martes, 29 de octubre de 2013

Guerrero necesita estrategias de paz para mejorar la justicia: Rigoberta Menchú


MARGENA DE LA O Y
 FRANCISCA MEZA CARRANZA

La premio Nobel de la Paz de 1992, Rigoberta Menchú, consideró que Guerrero necesita de las estrategias de paz para mejorar la administración de justicia.

Menchú dio una conferencia de prensa junto con el gobernador Ángel Aguirre Rivero, después de estar en Acapulco ofreciendo una ponencia, pero se negó a dar una opinión de que en Guerrero sigan asesinando a líderes sociales o el acoso a organizaciones como la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (Crac).

Comentó que daba las condolencias al gobernador por los muertos que dejó la tormenta tropical Manuel, le ofreció su solidaridad. “La autoestima de Guerrero, es la autoestima de México”.

Después compartieron los proyectos para Guerrero en pro de la paz y Aguirre la invitó a venir próximamente para que inauguren el Centro de Atención a Mujeres en Ayutla, un ordenamiento de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Coidh) al Estado por el caso de las indígenas de Valentina Rosendo e Inés Fernández, violadas por militares.

También le compartió el gobernador que quedó finiquitado el conflicto agrario entre Tilapa y Tierra Colorada, ambas de Malinaltepec. El gobierno del estado entregó un cheque por sus tierras a los comuneros de Tierra Colorada, por un millón 988 mil 745 pesos, para terminar con el conflicto.

En entrevista, Menchú fue cuestionada sobre su impresión de Guerrero, donde siguen matando a líderes sociales, caso reciente de Rocío Mesino Mesino, dirigente de una fracción de la Ocss, y donde detienen policías y coordinadores comunitarios. “Conozco la realidad no sólo de Guerrero, sino de México, países centroamericanos, países latinoamericanos, y por eso es la urgencia de impulsar campaña con cultura de paz, no sólo el castigo, que muchas veces vemos, también vemos la otra parte, que es la educación, mejorar la impartición de justicia, y perfeccionar la investigación. Mejorar la administración de justicia”, sostuvo.

Del papel del gobierno del estado ante esa situación, comentó: “he felicitado muchísimo porque se ha trabajado intensamente, también al gobierno federal”.

A pregunta expresa de la detención de miembros de la Crac, entre ellos los coordinadores Nestora Salgado y Bernardino García, mencionó: “la verdad es que cada proceso penal y judicial es un caso específico, he aprendido, porque he litigado en tribunales, que no puedo opinar sobre un caso si no tengo el expediente completo, no tengo la investigación clara. Esto es justo lo que queremos incluir en la cultura de paz que vamos a impulsar”.

Se pronuncia por fortalecer el pluralismo jurídico

En Acapulco, Menchú se pronunció por la construcción y fortalecimiento de un pluralismo jurídico para que las personas no sean juzgadas con leyes que no entienden por no estar escritas en su lengua materna.

Durante su conferencia magistral Políticas Públicas con Enfoque Intercultural y de Género, la activista expresó que muchas veces las personas juzgadas no entienden leyes porque no están escritas en sus lenguas maternas.

“Pónganse ustedes en su lugar, qué harían ustedes que les estén juzgando en un idioma que no es suyo. Qué horror, qué terrible, qué miedo. O sea, entonces por qué no comprendemos la necesidad de construir un pluralismo jurídico donde a la gente no se le debe juzgar por una ley que dice tal cosa y no lo entienden, mucho menos si no participé en la elaboración de esa ley, cómo lo voy a acatar”, aseveró.

Dijo como ejemplo que si alguien es acusado en Alemania serán juzgados sin saber qué es lo que les dicen con ese idioma difícil y el tono de voz fuerte que utilizan los alemanes.

Asimismo, consideró que el sistema en las aduanas en el país es decadente porque hay violaciones a los derechos humanos en personas indígenas como, dijo, le ha pasado a ella por el hecho de ser maya.

Aseguró que es urgente educar a los policías mexicanos y a los aspirantes a controladores de las aduanas.

“Urge que eduquemos a los jóvenes que están aspirando a ser controladores de aduana porque ese mal sabor lo llevan ellos pero lo hacen con uno, los harán con mil, dos mil, tres mil, cuanto puedan hacer porque creen que tienen asegurada la vida sólo porque están en un puesto público”, aseveró.

Platicó que ella ha perdido horas en los aeropuertos mexicanos por su aspecto maya y que se queja de ello los agentes se sienten ofendidos y actúan peor.

“No saben ustedes las veces, las horas que yo he perdido en los aeropuerto mexicanos, porque sólo me miran maya, los policías no saben quién soy. Obviamente nunca ven televisión o radio o algo así. Y me paran, y yo les digo está bien que me revises pero por qué no revisaste a los demás, y ya solo con eso creen que ya ofendí su enorme autoridad y entonces se ponen a quitar la ropa, vente por acá, la maleta, no sé qué y eso significa un sistema decadente porque el ser humano es un ser humano que tiene que ser respetado”, expresó.