domingo, 13 de febrero de 2011

Gobernación presionó en favor de trasnacional



La orden del retiro de los sellos de clausura en la gasera de la trasnacional Sempra en Ensenada provino del titular de Gobernación, asegura el jefe de Seguridad Pública local, general Florencio Cuevas. El alcalde, Enrique Pelayo, señala que la empresa violó la ley y ahora recurre a la confabulación con quienes han demostrado no importarles la integridad física de los ensenadenses Foto Francisco Olvera

GIRA 06 Estado de México: ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR

0602201106.jpg (500×333)

FECHA: Del jueves 10 al domingo 13 de febrero de 2011

ESTADO DE MÉXICO: Ayapango, Juchitepec, Tlalmanalco, Mexicaltzingo, San Antonio La Isla, Santa Cruz Atizapán, Almoloya del Río, Villa del Carbón, Chapa de Mota, Jilotepec, Soyaniquilpan, Polotitlán, Coacalco, Cuautitlán, Melchor Ocampo y Zumpango.

JUEVES 10 DE FEBRERO DE 2011
16:30 horas Mitin en Ayapango
18:00 horas Mitin en Juchitepec
19:30 horas Mitin en Tlalmanalco


VIERNES 11 DE FEBRERO DE 2011
16:00 horas Mitin en Mexicaltzingo
17:30 horas Mitin en San Antonio La Isla
19:00 horas Mitin en Santa Cruz Atizapán
20:30 horas Mitin en Almoloya del Río


SÁBADO 12 DE FEBRERO DE 2011
11:00 horas Mitin en Villa del Carbón
12:30 horas Mitin en Chapa de Mota
14:00 horas Mitin en Jilotepec
17:00 horas Mitin en Soyaniquilpan
18:30 horas Mitin en Polotitlán


DOMINGO 13 DE FEBRERO DE 2011
10:30 horas Mitin en Coacalco
12:30 horas Mitin en Cuautitlán
14:00 horas Mitin en Melchor Ocampo
17:00 horas Mitin en Zumpango



Fuente: Gobierno Legítimo
Difusión AMLOTV

Ebrard también se opone a coalición con el PAN en Edomex, revela AMLO


Ebrard también se opone a coalición con el PAN en Edomex, revela AMLO
Rosalía Vergara




Jilotepec, estado de México, 12 de febrero (apro).- El gobernador del estado de México, el priista Enrique Peña Nieto, tiene miedo de cómo los mexiquenses están respondiendo a la campaña de promoción de la candidatura de Alejandro Encinas al gobierno del estado, afirmó Andrés Manuel López Obrador.

Durante la llamada “Gira por la Lealtad” por tierra mexiquense, el excandidato presidencial aseguró que desde el primer recorrido por la entidad realizado en noviembre del año pasado, los pobladores “están despertando” y ayudarán al Movimiento Regeneración Nacional (Morena) a efectuar un cambio verdadero en el estado.

“Veo que la gente en el estado de México está despertando porque muchos estaban dormidos, asustados por Televisa, porque Enrique Peña Nieto tiene comprados o alquilados a la mayoría de los medios de comunicación y lo que veo es un despertar de la gente”, comentó en entrevista en el municipio Villa del Carbón, ante decenas de seguidores.

Acompañado por Encinas y el coordinador de la gira, Higinio Martínez, entre otros, el exjefe de gobierno capitalino sostuvo que pese a “los bombardeos de los medios de comunicación al servicio de Peña Nieto y el PRI, los mexiquenses están tomando conciencia de que falta en el estado un verdadero cambio”.

Comentó que el miedo del gobernador, quien hace dos días inició una gira por Chalco y Tlamanalco, es que Morena ha iniciado un trabajo desde abajo, con la gente del pueblo para organizarlos y “la prueba es que a dónde vamos siempre hay gente”.

Con esta estrategia, se le cae el plan al PRI y a Peña Nieto de apostarle al triunfo de una campaña electoral mediática, indicó. Respecto a una eventual alianza con el PAN, López Obrador dijo que esta ya no prosperará porque habló con el jefe de gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, y tampoco está de acuerdo con el plan impulsado por la dirigencia nacional perredista, encabezada por Jesús Ortega.

Al ser cuestionado sobre eventuales visitas de Ebrard al perredismo estatal, el tabasqueño expresó: “Pues qué bueno que venga a apoyar a Encinas. Marcelo no quiere una alianza con el PAN. Juntarnos con la mafia del poder porque podemos perder hasta la cartera”.

--¿Habló ya con Marcelo? –preguntaron los reporteros.

--Si.

--¿Y dice que no a la alianza con el PAN? –insistieron.

--Si. Con el PAN, no. Con ningún partido de la mafia del poder.

--¿Están juntos Andrés y Marcelo? –le cuestionaron.

--Estamos unidos, estamos unidos.

En su oportunidad, Encinas se refirió a las necesidades de cada pueblo visitado. En Valle de Bravo advirtió del peligro que corre el bosque de Encinos, razón por la cual el gobierno actual pretende impulsar el cambio de uso de suelo porque es un riesgo la preservación de recursos naturales y extenderá la mancha urbana.

“Por eso tenemos que ir organizados el 3 de julio y más porque las campañas electorales durarán 15 días para hacerlas mediáticas; entonces debemos ir unidos PRD, PT y Convergencia”, indicó y recordó que si en el año 2009 hubieran forjado coaliciones estos tres partidos no hubieran perdido la mayoría de los municipios gobernados por la izquierda.

“Si vamos unidos volveremos a ser la primera fuerza en el estado”, prometió y junto con López Obrador firmó los diez compromisos personalizados a la comunidad que serán cumplidos si Encinas asume el gobierno.

En este día visitaron Villa del Carbón, Jilotepec, Soyaniquilpan, Polotitlán y la comunidad San Juan Tuxtepec, perteneciente al municipio Chapa de Mota, donde saludó a Jesús Tovar y Francisco Hernández, miembros del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME).





Fuente: Proceso
Difusión AMLOTV

Legislatura con mordaza


Legislatura con mordaza
Jesusa Cervantes


MÉXICO, DF, 11 de febrero (apro).- Felipe Calderón Hinojosa arrancó su mandato en medio de una Legislatura, la LX, convulsionada, en donde diputados del PRD y del PAN se liaban a golpes y los primeros tomaban la tribuna; poco faltó para que Calderón no ingresara al recinto de San Lázaro y protestara como presidente de la República, y lo logró gracias al respaldo y acuerdo con los priistas.

El encono entre perredistas, que reclamaban el triunfo de Andrés Manuel López Obrador, y los panistas, que se decían ganadores y respetuosos de la legalidad, se mantuvo a lo largo de los tres primeros años del gobierno calderonista. De 2006 a 2009, los enfrentamientos y reclamos se hicieron presentes en todo momento y no hubo nunca poder que lograra coartar las expresiones de uno y otro bando.

Hoy, a mitad de la segunda legislatura que enfrenta Calderón, los panistas hallaron eco en el PRI para cerrar el paso a las tomas de tribuna, así como a las críticas y reclamos vía exposición de mantas, cartulinas o altavoces.

En la actual legislatura el número de legisladores afines a López Obrador disminuyó y algunos, los más fieles, llegaron bajo las siglas del Partido del Trabajo (PT), ocho para ser exactos, suficientes para poner de cabeza al resto de panistas, priistas, a los de Nueva Alianza (Panal) o del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), que no han podido ganarles un solo debate pero sí fulminarlos a la hora de las votaciones.

Después de un año y medio de tomas de tribuna y exhibición de mantas, en donde se le he dicho de todo a Calderón, desde espurio hasta borracho, la dupla PAN-PRI encontró una nueva forma de parar en seco a los ocho “rijosos petistas”: confeccionando un nuevo “reglamento-mordaza”.

Efectivamente, las limitaciones a la libertad de expresión y el atropello del gobierno contra la periodista Carmen Aristegui fueron aplicadas en sintonía con el nuevo reglamento que ambos partidos aprobaron el pasado 15 de diciembre e hicieron entrar en vigor el 1 de enero.

El objetivo del nuevo reglamento, que limita drásticamente la “libertad” de cada legislador a expresarse como mejor le parezca y de acuerdo con su estrategia política, tiene como centro que las sesiones en el pleno se conduzcan sin sobresaltos, sin tomas de tribuna, sin suspensiones momentáneas, sin reclamos, sin crítica desde una manta, sin reclamos desde una cartulina; en síntesis, sin que se exponga al Poder Ejecutivo.

Eso fue lo que sucedió el 4 de febrero, cuando los petistas Gerardo Fernández Noroña, Mario Di Costanzo y Jaime Cárdenas desplegaron una enorme manta que condenaba un supuesto alcoholismo de Felipe Calderón.

A los legisladores se les aplicó el nuevo reglamento para acallarlos, aunque finalmente la sesión se suspendió, no por la entrada en vigor de las nuevas reglas, sino porque los panistas se dejaron llevar por el impulso, el enojo y olvidaron la serenidad que todo político debe aprender, yéndose a los insultos y jaloneos contra los petistas. Un acto que también descontroló a los priistas quienes, divididos, acudieron en ayuda de uno y otro bando.

Uno de los daños colaterales por la presencia de Calderón en el poder es este nuevo reglamento, a través del cual se quiere acallar las voces críticas e incluso se pretende meter en orden a los diputados, aun en contra de la propia Constitución, la cual establece que ningún legislador podrá ser reconvenido por sus dichos.

En su artículo 8º, fracción XVIII del reglamento de marras, se obliga a diputados y diputadas a “retirar cualquier expresión material que hayan utilizado para su intervención en el pleno, una vez que éste haya concluido”; es decir, nadie podrá dejar expuesta manta, muñeco, cartulina o los objetos en los que se apoye para manifestar sus cuestionamientos.

Pero todavía peor, si el presidente de la Mesa Directiva lo conmnina a hacerlo, o algún legislador que se sienta ofendido exige el retiro de la manta y esto no se hace, al diputado que se esté manifestando se le ¡¡cerrará el micrófono!! y, si continúa con su actitud, se le descontará entonces un día de dieta.

Y si persiste en su manifestación, el presidente de la Mesa Directiva, como si fuera un acto dictatorial, “ordenará” el retiro de “las expresiones”.

El mismo artículo establece en su fracción XVII que los legisladores están obligados a “permitir la libre discusión y decisión parlamentaria en las sesiones, así como en las reuniones”. Esto implica que si un diputado siente que con alguna acción o expresión que realice otro en su contra se le está impidiendo hablar, entonces se podrá callar a quien le reclama.

La violación a la libertad de expresión de los legisladores no es sólo el único acto de autoritarismo fijado en el nuevo reglamento, existe otro no menos grave: la permisividad de “reuniones secretas” y, por supuesto, la obligación de la “secrecía” de los legisladores.

Desde cuándo, se podrá preguntar cualquier ciudadano, los actos de los diputados federales, que llegaron ahí con el voto de los ciudadanos, pueden realizar “reuniones secretas” como si fueran una hermandad. Se les olvida a los legisladores de PRI y PAN, autores de este nuevo reglamento, que sus actos deben ser “públicos” y no a “escondidas”.

¿Dónde quedó la esencia del Parlamento, que tiene su origen en los debates públicos del Senado romano? Olvidan que los Congresos son justamente para eso, para parlar, acordar a vista de todos y no para hacer leyes en privado, acuerdos en corto.

Estas “sesiones secretas” reconocidas y aceptadas en el nuevo reglamento no son sino una manifestación cínica de los acuerdos y modificaciones que, en privado, se hacen a las leyes.

Es el reconocimiento legal a reuniones como las ocurridas al inicio del sexenio, cuando se acordó la ley del ISSSTE sin que nadie se hubiera enterado cómo, cuándo y dónde se confeccionó para luego llevarse al pleno y ser votada con el pacto previo entre panistas y priistas.

“Sesiones secretas” es la nueva sección que tiene el reglamento, las cuales --según el artículo 8-- así las deben mantener los legisladores que en ella participen. Es decir, no pueden ni deben hablar sobre lo que ahí se discute, se acuerde o se firme.

Nada más absurdo y bárbaro para un Parlamento.

Y ni qué decir de los documentos que de ahí salgan, serán considerados “confidenciales” o “reservados”; ¡la transparencia de un Congreso tirada al cesto de la basura!

El embate contra la periodista Carmen Aristegui no fue un asunto aislado, que tenga que ver únicamente con una presión del gobierno hacia un particular para negociar su concesión; no, va más allá, se trató de una política de Estado que permea a otros poderes como el Legislativo.

Operada por el PAN y aceptada por el PRI, la conducción de las próximas legislaturas, de mantenerse este nuevo reglamento, serán recordadas por la represión y opacidad que en ellas prive.

Cuando algún diputado se sienta ofendido o considere que el Presidente en turno, que el secretario en turno o cualquier funcionario está siendo ofendido, puede invocar el artículo 115 y exigir una moción de orden, con el argumento de que se está “faltando el respeto al orador”, o que se está generando “alteración del desarrollo de una sesión”; con ello logrará acallar cualquier señalamiento incómodo o que lo exhiba.

Aunque el nuevo reglamento es a todas luces violatorio de la libertad de expresión, será difícil que los ocho diputados del PT y algunos del PRD lo echen abajo, a pesar de que existen 89 “observaciones”.

El nuevo reglamento no sólo pretende que las sesiones del pleno se realicen sin sobresaltos, esto también incluye las reuniones de comisiones y comités. En una palabra, se está proponiendo un Parlamento sumiso, sin posibilidad de reclamo, y en donde a las minorías se les aniquile su libertad a disentir de las mayorías y expresarlo como mejor lo consideren.

¿Fascista, dictatorial, presidencialista, castrante? Sí, eso podría llegar a ser el nuevo reglamento si estos aspectos no se modifican.

Comentarios: mjcervantes@proceso.com.mx






Fuente: Proceso
Difusión AMLOTV

Programa especial del Dr. Sladogna: Revisión crítica de la pastoral "subjetiva";"política" 12-Febrero-11

Tweet Revisin crtica de la pastoral "subjetiva";"poltica". Programa espeical "escucharte" con el dr. Alberto Sladogna.
Audio en MP3 para escuchar y compartir dando clck AQU.
Audio en MP3 para descarga directa dando clck AQU.
MP3 en ITUNES dando clck AQU.
Videos de Noticias con el bote en Pantalla completa dando clck AQU
No dejen de visitar www.tiraderodelbote.com

Carmen Aristegui: ¿Qué hacer?



Carmen Aristegui: ¿Qué hacer?
Miguel Ángel Granados Chapa


MÉXICO, D.F., 12 de febrero.- Una vez más Carmen Aristegui ha sido arrojada fuera del circuito radiofónico. La coartada que esta vez sirvió para que MVS resolviera separarla partió de un hecho cuyo alcance y significado admite diversas interpretaciones pero que tenía importancia noticiosa: un escándalo en la Cámara de Diputados por un señalamiento de legisladores de la oposición al presidente de la República. La periodista, al presentar el suceso en su emisión del viernes 4 de febrero, situó en un contexto necesario el mensaje de los impugnadores del presidente y concluyó con una pregunta y una petición: ¿Hay problemas con el modo de beber del presidente? Sería sano que Los Pinos lo aclarara.

La Presidencia lo negó el miércoles 9 de febrero, ya tarde. El secretario particular de Felipe Calderón, Roberto Gil Zuarth, dio respuesta a la interrogante de la aguerrida pero sobre todo inteligente periodista. Bastó que describiera la laboriosidad presidencial, lo apretado de su agenda, su diligencia notoria, atestiguada por toda suerte de personas que lo han visto pleno de salud. Lo que pudo decirse el viernes mismo se aplazó hasta cinco días más tarde, cuando ya se habían amontonado los acontecimientos: Carmen Aristegui no condujo su emisión matutina en el 102.5 del cuadrante capitalino de FM; se generó una vastísima, multitudinaria protesta en las calles y en las redes sociales, y la periodista, al sentar su posición, anunció estar dispuesta a retomar el micrófono (ella dijo que el lunes 14, lo que sería simbólico, aunque podría ser otro día próximo) si se lavaba su nombre, ensuciado por la afirmación de que rompió el código de ética al presentar como noticia un rumor.

A pesar de que la dignidad de Carmen Aristegui la condujo a poner muy alta la cota de actitudes a tomar, los protagonistas del suceso respondieron al acicate que resultó de su mensaje. La Presidencia, que había negado tener que ver con el despido de la periodista (pero que cándidamente aceptó que la concesionaria le dio cuenta de lo ocurrido, lo cual sólo es comprensible como si se le ofreciera una satisfacción), produjo el informe sobre la agenda presidencial, de cuyo conocimiento se desprende que Felipe Calderón goza de cabal salud. Y MVS, en vez de rechazar la disposición de su estrella hasta el viernes anterior (que estaba en ascenso, cada vez con más estaciones interesadas en repetir el noticiario), sólo anunció que tomaría decisiones en los próximos días.

En la noche del jueves 10, cuando se escriben estas líneas, esa era la situación. Cabe esperar una rectificación y que Carmen vuelva al aire la próxima semana, no necesariamente el lunes, si su reputación queda a salvo. Parece haber quedado claro que el episodio generó sólo pérdidas para todos, que son remediables con buena voluntad (tener presente la cual no es por fuerza candor pueril).

Pero todos, y no sólo Carmen Aristegui, debemos pensar en qué hacer. Todos, digo, porque el problema laboral de la periodista no es sólo un problema laboral, sino un desgarramiento en el tejido social, tan en mal estado por el amontonamiento de crisis que padece nuestro país, en medio de las cuales es imprescindible la información y el análisis, al mismo tiempo lúcido e independiente que ejerce Carmen Aristegui.

Algunos pasos en la solución que todos debemos generar le corresponden a ella directamente, por supuesto. Si no se concretara el entendimiento sugerido por las posiciones de las partes, queda a la periodista el camino legal para buscar su reinstalación. Ella y MVS firmaron en enero de 2009 un contrato cuyos términos tal vez fueron violados por la empresa. Es que, anexo al contrato, forma parte de la relación profesional el código de ética al que se refirió la concesionaria, pero que incluye un mecanismo que dejó de observarse en la actitud empresarial. Cuando una de las partes juzgue que se ha violado el código, ha de acudir a un árbitro cuya actuación está prevista en los propios documentos, nombrado con la aquiescencia de las partes y cuya labor consiste en determinar si se violó el código y el modo de enmendar su vulneración, que ni por asomo incluye la ruptura laboral. Aunque la ruina de José Gutiérrez Vivó se gestó en amplia medida en la lentitud y lenidad de los tribunales, que bendijeron o fueron incapaces de impedir el abuso del Grupo Radio Centro, una vía a la mano, si no se recapacita, es el ejercicio de acciones legales.

Otra vía a recorrer, de difícil trazo y práctica aún más complicada, consiste en que la sociedad que ahora airada protesta se organice en torno de Carmen para dotarla de los instrumentos propios de su trabajo. Lo propuse cuando en enero de 2008 los grupos Prisa y Televisa la despidieron de XEW. Se trata de aprovechar la movilización que crece a causa de esta nueva arbitrariedad para constituir una sociedad anónima en que miles de accionistas integren un capital suficiente para emprender tareas de comunicación electrónica. Claro que el gobierno que irritado reprime a Carmen no le facilitará un acceso de este género. Pero sin dejar de intentar que la sociedad mercantil imaginada adquiera su propia concesión, es de investigar la posibilidad de tomar en arrendamiento tiempos en emisoras carentes de programación propia que obtienen ganancias vendiendo tiempo a adquirentes responsables de los contenidos. La producción radiofónica así lograda debería encontrar salidas paralelas y simultáneas en internet y otras formas de conexión. No es ciertamente una empresa sencilla, pero otros lances de represión editorial encontraron en esta vía el camino para su construcción. Es muy difícil, pero no imposible.

Pensemos también en que Carmen tenga acceso a canales de difusión públicos, como Radio UNAM. Cuando en 2008 la periodista fue despojada de su micrófono se exploró esa posibilidad, también difícil de concretar porque técnica y financieramente las frecuencias universitarias no están habilitadas para la competencia comercial. Pero si fuera preciso, es posible imaginar fórmulas que con respeto pleno a la legislación universitaria permitan, a través de asociaciones civiles y aun sociedades mercantiles no lucrativas, la presencia de una voz libre como la de Carmen en el espacio universitario.

Fórmulas de la misma naturaleza se pueden poner en práctica en canales de difusión que existen sólo virtualmente ahora y que podrían aprovechar la experiencia y el talante profesional de Carmen. Por sólo aventurar ejemplos, puede pensarse en el canal digital de televisión concesionado por la Cofetel al gobierno de la Ciudad de México o el permiso para operar una radioemisora a la Universidad Autónoma Metropolitana. La estipulación de condiciones claras para una tarea conjunta en que los intereses de las partes queden escrupulosamente protegidos, y los de la periodista a salvo de coyunturas políticas, sería una fórmula que daría sentido desde el principio a esas iniciativas de difusión que no se han echado a andar.

Muchas otras personas tendrán sin duda muchas otras ideas sobre cómo trascender de la cólera civil a la práctica de una comunicación democrática. Lo importante es que el pasmo no nos venza y superemos la etapa de la neurosis contemplativa y la denuncia flamígera.

Algo, mucho, tendremos que hacer.


Fuente: Proceso
Difusión AMLOTV

Carta abierta a Joaquín Vargas



Carta abierta a Joaquín Vargas
Denise Dresser


Estimado Joaquín:



Te escribo desde el desconcierto que me ha producido el despido de Carmen Aristegui por la supuesta violación del código de ética de MVS. Yo he sido colaboradora de MVS Radio desde hace dos años, como participante en la mesa política de los lunes. Siempre he agradecido el espacio, el apoyo y la libertad que durante ese tiempo nos brindaste allí. Siempre he pensado en ti como un hombre dispuesto a tomar riesgos, defender principios, asumir posiciones impopulares y enfrentarte al gobierno cuando ha sido necesario. Por ello me resulta aún más sorpresiva tu decisión, la cual corre en contra de tu biografía, la historia de la empresa y el perfil personal y profesional que has logrado construir. Me parece que has cometido un error grave, gravísimo, como resultado del cual todos pierden: pierde MVS, pierdes tú, pierde la libertad de expresión, pierde la Presidencia, pierde el país. He aquí las razones:

Nunca habrá un consenso sobre la decisión de Carmen Aristegui de abordar el tema de la manta en el Congreso –denunciando el supuesto alcoholismo de Felipe Calderón– como lo hizo. Habrá quienes argumenten que informó sobre un hecho noticioso e hizo las preguntas pertinentes, y habrá quienes digan que se excedió. Habrá quienes insistan en que tenía derecho a cuestionar a Felipe Calderón como lo hizo, y habrá quienes repliquen que se equivocó. Habrá quienes subrayen que la salud mental de un presidente es un tema de interés público, y habrá quienes contesten que es del orden estrictamente privado. Habrá quienes cuestionen a Carmen por dar validez a los planteamientos de Gerardo Fernández Noroña, y habrá quienes digan que se volvieron informativamente importantes en el momento en que suspendieron las labores del Congreso.

Independientemente de la posición que los lectores, radioescuchas y ciudadanos en general asuman, lo que queda claro es que no se despide a un periodista por hacer preguntas incómodas, airear temas controvertidos o hacer comentarios editoriales que generen escozor. De ser así, ningún periodista mexicano tendría empleo en este momento. Ningún periodista internacional hubiera sobrevivido esa vara de medición. Rush Limbaugh ya hubiera sido despedido por acusar a Barack Obama de “musulmán”; William Safire hubiera sido despedido por llamar a Hillary Clinton una “mentirosa congénita”; Larry Rohter hubiera sido despedido por escribir acerca de los problemas con el alcohol que tenía Lula; Jorge Ramos hubiera sido despedido por preguntarle a Vicente Fox si usaba Prozac. Pero los despidos no se dan precisamente porque el valor fundacional de la libertad de expresión se protege por encima del interés empresarial o los sentimientos heridos del aludido.

Al emitir un comunicado en el cual aseguras que Carmen Aristegui “violó el código de ética” de la empresa, has generado una enorme –y legítima– suspicacia. En primer lugar, te verás obligado a hacer público ese código de ética, incluyendo la prohibición explícita de diseminar rumores como si fueran información, firmado por ella. Y si no lo haces, seguirás alimentando la especulación que te rodea. Que si te llamaron de Los Pinos para exigir una disculpa y por ello se la demandaste a Carmen. Que si querías hacerle un favor al gobierno –entregándole la cabeza de Carmen en bandeja de plata– a cambio de la renovación y la ampliación de tus concesiones. Que, en el momento de obtenerlas, lo primero que harás será vendérselas a Carlos Slim. Que desde hace un buen tiempo sentías que la presencia de Carmen en MVS era una amenza a tus intereses empresariales y que, en el fondo, su despido en este momento fue tan sólo un pretexto. Esto es lo que se dice sobre ti de manera reiterada. Esto es lo que sale a colación cada vez que se menciona tu nombre. Con una reacción sobredimensionada y colérica, has logrado empañar de golpe tu reputación y la de tu familia. A partir de hoy serás visto como un censor, un represor, un hombre intolerante. Alguien que no entiende los principios que la democracia –para sobrevivir– necesita resguardar.

Y aunque niegues la presión de la Presidencia, será tu palabra contra la de Carmen Aristegui. Será tu versión de los hechos contra la de ella. Y en esa confrontación llevas todas las de perder, porque había muchas formas de darle una salida a este problema. MVS pudo haber emitido un comunicado de prensa diciendo que la posición expresada por Carmen no constituía la posición oficial de la empresa, punto final. Pero al exigirle a Carmen que leyera una disculpa redactada por ti cerraste la puerta a una mejor solución para todos los involucrados.

Si tu objetivo era congraciarte con Los Pinos, en realidad le has enviado una manzana envenenada. Las protestas por parte de la Presidencia serán vistas como un esfuerzo fallido por negar su involucramiento. Si Felipe Calderón no te pidió una disculpa por parte de Carmen Aristegui, la percepción entre los millones de radioescuchas de MVS en este momento es que así fue. Si Felipe Calderón no tiene un problema de alcoholismo, después de este sainete será aún más difícil convencer a la opinión pública de lo contrario. Hoy el presidente se enfrenta a un grave problema de imagen. El que da la impresión de irritarse demasiado, negar demasiado, exigir disculpas y demandar cabezas tan sólo confirma la acusación lanzada en su contra.

Y tú, Joaquín, al actuar como lo has hecho, has contribuido a crear esa percepción. Tu comportamiento, efectivamente, ha sido suicida. Y eso, como bien dijo Carmen Aristegui en su conferencia de prensa, no lo merece tu familia, no lo merece MVS, no lo merecen los ciudadanos, no lo merece México.

Como colaboradora de MVS, como alguien que ha aplaudido la independencia y el valor civil de la empresa en el pasado, como ciudadana mexicana consciente de sus derechos y dispuesta a pelear para defenderlos, te pido que reconsideres tu postura y pares un proceso que se ha revertido en tu contra. Como escribió la novelista Pearl Buck, ganadora del Premio Nobel, “cada gran error tiene su punto medio; ese segundo cuando puede ser rectificado y quizás remediado”. Ese momento ha llegado para ti, Joaquín. Ojalá apeles a los mejores ángeles de tu naturaleza, en lugar de sucumbir a los peores demonios que te han poseído en los últimos días.



(+) Este texto se publica en la edición 1789 de la revista Proceso, ya en circulación.




Fuente: Proceso
Difusión AMLOTV

Caso Aristegui: El Trasfondo


Caso Aristegui: El Trasfondo
Jenaro Villamil


El despido de Carmen Aristegui del grupo MVS tiene el aspecto de ser sólo el sacrificio de un peón en el juego de las concesiones federales en telecomunicaciones. Televisa se sintió amenazada por la irrupción de la cadena Dish (donde aparece la mano de Carlos Slim y donde se retransmitía el espacio informativo de Aristegui) y a la Presidencia le causan urticaria los comentarios y los enfoques informativos de la comunicadora, y parecería presionar a MVS usándola como pretexto. La defenestración (que no es irreversible) de la periodista podría haber dejado satisfecho a uno de los equipos en pugna...

Una semana antes del día en que Carmen Aristegui lanzó al aire la pregunta que desató la furia de Los Pinos y de los defensores a ultranza de la institución presidencial –“¿tiene o no problemas de alcoholismo el presidente de la República?”–, la guerra soterrada entre Telmex y Televisa, los dos gigantes de las telecomunicaciones mexicanas, tomó un nuevo y dramático matiz.

El viernes 28 de enero Televisa presentó ante la Comisión Federal de Competencia (CFC) una denuncia por presuntas irregularidades en la autorización que este organismo antimonopolio emitió en 2009 para que diera inicio el servicio de la empresa Dish México (formada en 51% por MVS, de Joaquín Vargas; 49% por Dish Network, de Charles W. Ergen, y con Telmex como socio en los servicios de venta y facturación).

Los abogados de Televisa argumentan que esta sociedad es una “simulación” porque Telmex tiene un papel más relevante que el de simple socio en la facturación. Esta empresa no puede ofrecer servicios de televisión restringida por el candado existente en su título de concesión y que ha generado una fuerte disputa entre la empresa de Carlos Slim y el gobierno de Felipe Calderón.

Televisa ha presionado con todos los medios a su alcance para impedir que Telmex ingrese al mercado de la televisión restringida, el de mayor crecimiento anual –más de 11%– y clave para los servicios de triple play (audio, video e internet).

Desde que la CFC aprobó la sociedad formada por Dish México, ésta ha representado una fuerte competencia para el sistema de televisión satelital Sky (el de mayor volumen de ganancias en Televisa), que antes dominaba 95% del mercado. La oferta de Dish, más barata y con 6 canales de alta definición, le ha arrebatado cerca de 2 millones 200 mil clientes a Sky.

En buena medida el noticiero radiofónico matutino de Carmen Aristegui (con el mayor rating –0.62 puntos en diciembre de 2010– y retransmitido en el canal 52 de MVS a través de Dish) se convirtió en el punto más atractivo de venta para un sector de clase media en Monterrey, Guadalajara y la Ciudad de México, donde este servicio ha penetrado más rápido.

Pero está en juego algo más que el mercado de la televisión restringida.

Extracto del reportaje principal que se publica en la edición 1789 de la revista Proceso, ya en circulación.






Fuente: Proceso
Difusión AMLOTV

La mordaza







Porfirio Muñoz Ledo
La mordaza



Mientras en el mundo árabe las sociedades toman las plazas y los jóvenes asumen la conducción del futuro, en México la ciudadanía pareciera paralizada por el terror y la indefensión. Sin ninguna garantía ni solución inmediata a la violencia física, la represión económica y la incompetencia de los gobernantes. Un precipicio sin frenos ni atenuantes.

Los regímenes más afectados por la corriente democrática del Oriente Medio, aunque todavía se aferran al poder, ofrecen distintos grados de apertura política para vacunarse contra los efectos expansivos del movimiento. Aquí en cambio, un Ejecutivo acorralado se exhibe inconsciente de la catástrofe y reacciona con gestos autoritarios, tan inútiles como obsoletos.

A semejanza del momento culminante de nuestra transición —1997— la Cámara de Diputados se coloca en el epicentro de la libertad. A pesar del trafique legislativo y del insolente “mandarinato” se erige en tribuna por antonomasia de la denuncia pública y en representación activa de la mayoría social. El fuero adquiere sentido cuando sirve de escudo protector a las voces emanadas del sufragio.

De ahí las maniobras oscuras con las que el duopolio parlamentario pretende imponer un reglamento mordaza, disfrazado de instrumento de “productividad legislativa” —como la reforma laboral de la derecha— que intenta conculcar prerrogativas irrenunciables de los diputados. Un acto administrativo, aún no consensuado, que contradice mandatos expresos de la Constitución y de la ley.

Cuando a las minorías numéricas del Congreso se les priva del derecho a legislar y se rechazan sus iniciativas sin razones válidas, el recinto se convierte en un campo de Agramante. Ante los oídos sordos y antenas silenciosas proliferan las contiendas verbales y las acciones contundentes que aspiran a honrar las expectativas de los electores, a riesgo de la deformación mediática.

El mayor peligro para un gobierno tambaleante y para los intereses que aún lo sostienen es el eco favorable que esas manifestaciones puedan tener en la radio y la televisión. Ese es el origen de la sanción draconiana impuesta a Carmen Aristegui, por intervención directa de la Presidencia de la República. Como “en los peores tiempos” del antiguo régimen, ha dicho la Asociación Mexicana del Derecho a la Información.

Las dos ocasiones anteriores en que la comunicadora vio suspendidos sus programas, se reveló que los cuestionamientos que realmente los originaron eran absolutamente ciertos, como los graves delitos de Marcial Maciel, ahora condenados hasta por el Vaticano. También que las emisoras —y hoy MVS— estaban en negociaciones con el gobierno.

La medida más saludable que habría de promoverse en la coyuntura sería el debate y aprobación de reformas constitucionales y legales sobre medios electrónicos, que pluralicen su funcionamiento, los rijan por valores democráticos y establezcan la sana distancia del Ejecutivo a través de un organismo autónomo responsable de regularlos. Es lo que nos proponemos hacer, argumentando la supuesta dictaminación obligatoria de las iniciativas.

El país vive los momentos más aciagos de su historia contemporánea: la proximidad de una intervención directa de Estados Unidos. Cuando las primeras filtraciones de WikiLeaks, lo advertimos sin ambages. Desde entonces, todas las declaraciones de los funcionarios norteamericanos van en el mismo sentido; incluyendo las del general que describió los planes intervencionistas, aunque luego se haya retractado en el más puro estilo delamadridiano.

La sociedad en su conjunto debiera reaccionar patrióticamente ante el peligro y los poderes públicos asumir las graves responsabilidades de su encargo. Calderón está obligado a expresarse con verdad ante el país y la comunidad internacional. Persistir en el ocultamiento y la autoafirmación pueril —así sea a caballo— sería la peor de las complicidades y de los suicidios.

Si careciese de la entereza y la dosis necesaria de autocrítica para proceder a una nueva convocatoria, debiera ceder el paso a un reemplazo constitucional del Ejecutivo que permitiera la instalación de un gobierno de salvación nacional. La palabra la tenemos todos, en términos irrevocables.

Diputado federal del PT

Fuente: El Universal
Difusión AMLOTV


Siempre unidos Ebrard y yo, afirma López Obrador

1202201101.jpg (500×333)


Siempre unidos Ebrard y yo, afirma López Obrador
Villa del Carbón, estado de México
Sábado 12 de febrero de 2011



* Hay unidad entre el jefe de Gobierno y el presidente legítimo en el Estado de México y a nivel nacional, subraya

*Rechaza un proceso ríspido en la contienda electoral del próximo 3 de julio en el estado de México

*Hay un despertar ciudadano ante la necesidad de concretar una transformación de la vida pública del país, enfatiza

, El presidente legítimo de México, Andrés Manuel López Obrador, rechazó que vaya a ser ríspido el próximo proceso electoral del 3 de julio, como consideró el gobernador mexiquense, Enrique Peña Nieto.

Advirtió que ante las próximas elecciones ha observado que la gente de la entidad está despertando ante la necesidad de una transformación de la vida pública del país, porque muchos ciudadanos estaban dormidos, estaban hipnotizados por la televisión, particularmente por Televisa y porque Peña Nieto tiene comprados o alquilados a la mayoría de los medios de comunicación.

“Lo que estoy viendo es que hay un despertar de la gente, a pesar del bombardeo de los medios de comunicación que están al servicio del gobernador mexiquense y del PRI, y está tomando conciencia de que hace falta un cambio verdadero en el estado de México”, subrayó al conceder una entrevista a los reporteros después de finalizar la reunión informativa en Villa del Carbón.

Al pedirle los representantes de los medios de comunicación su opinión sobre cómo se movilizará a 10 millones de electores cuando fueron acortados a 5 semanas los tiempos de campaña en la entidad, López Obrador manifestó que el movimiento que encabeza está trabajando para organizar a las personas en comités y lograr concientizar a la gente sobre la necesidad de lograr una renovación de México.

“Yo estoy seguro de que va a haber un despertar ciudadano en la entidad mexiquense y ese es el miedo que tiene Peña Nieto”, manifestó al destacar que las fuerzas progresistas y la izquierda ganarán las elecciones en el Estado de México.

El presidente legítimo de los mexicanos afirmó que el gobernador mexiquense tiene miedo ante la posibilidad de que la izquierda triunfe en el estado, “porque pensaba que todo iba a depender de los medios de comunicación y como él tiene acaparados los medios de comunicación” podría lograr ganar la contienda del 3 de julio.

Señaló que Peña Nieto tiene el apoyo de la televisión, sobretodo de Televisa y desde hace cinco años lo vienen introduciendo como si fuera un producto chatarra. “¿No ven como lo presentan? Cada vez bien vestidito, bien peinadito, es una barbie masculina”.

Explicó que las elecciones del 3 de julio no las ganará quien tenga mejor publicidad.

Ante la posibilidad de una alianza entre los dirigentes del PRD y el PAN, López Obrador expresó que no prosperará esa asociación, porque lo mejor es llevar a cabo una alianza entre los partidos del pueblo: PRD, PT y Convergencia, como se ha hecho en otras ocasiones.

Por ejemplo, manifestó, el Frente Amplio Progresista encabezado por las tres fuerzas políticas, le ganaron al tricolor y al albiazul en las elecciones presidenciales de 2006.

Al pedirle su opinión sobre que el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard insiste en una alianza del PRD con el PAN en el estado de México, el presidente legítimo de México expresó que era bueno que Ebrard Casaubón fuera a apoyar a la propuesta del Movimiento Regeneración Nacional, Alejandro Encinas.

López Obrador aseguró que el jefe de Gobierno capitalino no recorre esta entidad para concretar una alianza con el PAN, ni con ningún partido de la mafia del poder, “porque juntarnos con ellos, como lo hacen Carlos Salinas con Felipe Calderón o Elba Esther Gordillo, significaría correr el riesgo de que uno pierda hasta la cartera, vale más no reunirnos con ellos”.

Acompañado por los dirigentes del PRD en el Distrito Federal, Manuel Oropeza, de Convergencia en el estado de México, Juan Abad y por el senador del PT, Ricardo Monreal, indicó que el jefe de Gobierno y el presidente legítimo de México irán unidos tanto en el estado de México, como a nivel nacional, “siempre unidos”.

Tanto en Villa del Carbón, Chapa de Mota, Jilotepec, Soyaniquilpan y Polotilán, expuso que el Movimiento Regeneración Nacional (MORENA) tiene como propuesta al diputado federal, Alejandro Encinas Rodríguez para que sea el candidato del PRD, PT y Convergencia para las elecciones del 3 de julio donde se renovará el gobierno mexiquense.

Aclaró que todavía no es el candidato Encinas Rodríguez de las fuerzas progresistas, porque “nos acusarían de actos anticipados de campaña, pero vamos a esperar a que conforme a la ley electoral y a los estatutos de los partidos para que decidan si apoyan o no la propuesta de MORENA.

El presidente legítimo de México denunció que Peña Nieto y los legisladores del PRI aprobaron disminuir a cinco semanas los tiempos electorales, “porque a ellos les conviene, tienen dinero malhabido, ellos tienen los medios de comunicación para manipular y engañar a la gente y por eso no quieren que dure mucho la campaña electoral.

Sin embargo, destacó, “nosotros tenemos que hacer un trabajo de organización, a ras de tierra, para convencer a la gente que es necesario una renovación de la vida pública en el estado.

Señaló que el candidato del PRI será alguien sin principios, sin ideales, que solo necesitan a la gente cuando necesitan los votos y cuando llegan al poder se olvidan del sufrimiento del pueblo y en el caso de Alejandro Encinas es una gente con principios e ideales, una persona honesta que lucha por la justicia y el bienestar de las personas.

Andrés Manuel López Obrador y Alejandro Encinas Rodríguez dieron a conocer 10 compromisos básicos para el bienestar social de los mexiquenses que incluyen la creación de fuentes de empleo; aplicar el seguro del desempleo; apoyar a los productores del campo; instalar comedores populares y aplicar la pensión alimentaría a los adultos mayores.

También, dar atención médica y medicamentos gratuitos; ampliar el programa de desayunos escolares; otorgar útiles y uniformes escolares gratuitos; tener un programa de construcción, ampliación y mejoramiento de vivienda; mejorar los caminos y carreteras de la entidad, además aplicar un programa de desarrollo urbano para mejorar los servicios públicos.

Tanto el presidente legítimo de México y el diputado federal del PRD firmaron los 10 compromisos que se cumplirán si la izquierda y las fuerzas progresistas ganan el estado de México.

Para mañana, López Obrador y Encinas Rodríguez visitarán los municipios de Coacalco, Cuautitlán, Melchor Ocampo y Zumpango.



Fuente: Gobierno Legítimo
Difusión AMLOTV

Carta entregada en MVS durante el mitin y la marcha en apoyo a Carmen Aristegui



Ciudad de México, D.F. a 12 de febrero de 2011

C. JOAQUIN VARGAS
PRESIDENTE DE MVS
P r e s e n t e

Estamos aquí ciudadanas y ciudadanos mexicanos indignados para demandarle de manera enérgica y respetuosa la restitución de la periodista Carmen Aristegui al frente de programa de noticias.

La salida de Carmen de la radio constituye un atropello a nuestro derecho a la información, ya que ustedes los concesionarios tienen el compromiso de utilizar para el bien común el espectro radioeléctrico propiedad de todos los mexicanos.

El regreso de Carmen confirmará la disposición de esa empresa y su compromiso por abrir y mantener espacios a la pluralidad de opiniones, y dar voz a todos los sectores sociales que buscamos expresarnos para mantener la cohesión de nuestra sociedad.

La restitución de Carmen nos hace ganar a todos, a nosotros porque volveremos a contar con un espacio informativo objetivo y de calidad que hemos hecho nuestro.

A ustedes, porque después de esta decisión se incrementará su audiencia y se fortalecerá su imagen.

Reconocemos los esfuerzos de todos los grupos y ciudadanos que se han expresado y manifestado a través de las redes sociales y por los medios de comunicación, suscribimos con ellos esta petición y estamos atentos a su respuesta.

NO +
CENSURA

Responsables de la elaboración de la carta
Esmeralda Vázquez Osorno, esmera.267@gmail.com
Leticia Carrillo Luna, nightwich@gmail.com
Jaime López Vela, jvela@cabinetjuridique.com.mx
55 26 53 71 60






Go to ImageShack® to Create your own Slideshow

La crisis de México no es por mala suerte, destaca AMLO




El alza de combustibles cierra la pinza y desatará la carestía
La crisis de México no es por mala suerte, destaca AMLO
El neoliberalismo, política de pillaje que desprecia al pueblo, sostiene
Israel Dávila
Corresponsal
Periódico La Jornada
Sábado 12 de febrero de 2011, p. 15
Mexicaltzingo, Mex., 11 de febrero. El nuevo aumento en los precios de la gasolina y el diesel a partir de este sábado demuestra que en México existe un gobierno indolente, al que no le preocupa la situación que vive la gente, dijo hoy Andrés Manuel López Obrador, durante su recorrido por municipios mexiquenses.

El que fuera candidato presidencial lamentó que los gobernantes sean insensibles ante la pobreza, la carestía y la escalada de violencia que vive el país, y ahora se agrega, como una pinza que se cierra, el alza a los combustibles, que según apuntó, desatará la inflación.

A (Felipe) Calderón ya no sé ni cómo calificarlo, porque no quiero ser grosero, pero lo mínimo que puedo decir es que es un frívolo. Ayer lo vimos subido en un avión de la Fuerza Aérea Mexicana, con sus lentes y todo, jugando a los soldaditos. De veras la situación de México es preocupante, afirmó al terminar su mitin en la plaza principal de esta localidad.

López Obrador exhorto a la gente a no caer en la desesperanza o en la depresión, y les recordó que aún existe una salida para cambiar el rumbo de México, y eso se logrará cuando su movimiento pueda ganar la elección presidencial de 2012 al PRI y al PAN, partidos que, consideró, están al servicio de la mafia del poder.

México no está así por mala suerte o por cuestiones del destino, sino por la política neoliberal aplicada desde hace 28 años, con Carlos Salinas. Una política de pillaje que beneficia a unos cuantos. Estos no quieren al pueblo, más bien lo desprecian, dijo.

El dirigente pidió a la gente no quedarse de brazos cruzados o esperar a que de arriba venga el cambio que necesita al país: el cambio se debe dar de abajo hacia arriba, solo el pueblo puede salvar al pueblo, asentó.

López Obrador visitó los municipios de San Antonio la Isla, Santa Cruz Atizapán y Almoloya del Río, en el Valle de Toluca. En todos los encuentros fue acompaño por Alejandro Encinas, precandidato del Movimiento por la Regeneración Nacional al gobierno del estado de México, a quien calificó como un hombre honesto, con valores y con capacidad para gobernar de la mejor manera.

El ex jefe de gobierno del Distrito Federal reiteró su rechazó a una alianza entre PRD y PAN, aunque sostuvo que la posibilidad de esta unión, ya esta muy desdibujada. Lo mejor, apuntó, será ir unidos con los partidos del pueblo: PRD, PT y Convergencia para ganar el gobierno de esta entidad.

Encinas recalcó que sólo será candidato aliancista si la unión es entre los partidos de izquierda e hizo votos para que en el PRD haya un acuerdo lo antes posible para designar al nuevo dirigente nacional y éste pueda trabajar para conjuntar esfuerzos con el PT para las elecciones que se avecinan en julio.


Fuente: La jornada
Difusión AMLOTV

Estalla júbilo por la renuncia de Mubarak




Estalla júbilo por la renuncia de Mubarak
El ejército egipcio toma el control del gobierno
Finalizan 30 años de autocracia tras 18 días de protestas

Foto

La noticia de la dimisión cundió como fuego entre los miles congregados a lo largo de la ribera del Nilo. La imagen, en la plaza Tahrir, en el centro de El Cairo, anocheFoto Ap

Foto

Músicos y soldados, entre los cientos de miles que con cantos, risas, oraciones y bailes festejaron el adiós del mandatarioFoto Ap


Foto
Mohamed Husein Tantawi, ministro de Defensa, es el máximo representante del nuevo régimen. En un comunicado, el ejército se comprometió ayer a celebrar elecciones libres y transparentesFoto Reuters
Robert Fisk
The Independent
Periódico La Jornada
Sábado 12 de febrero de 2011, p. 19
El Cairo, 11 de febrero. De pronto todos se pusieron a cantar. Y a reír, a gritar y orar, arrodillándose en el suelo y besando el sucio pavimento frente a mí, danzando y alabando a Dios por librarlos de Hosni Mubarak –un rapto de generosidad, porque fue más su valor que la intervención divina lo que derrocó al dictador–, y derramando lágrimas que salpicaban sus ropas. Fue como si todo hombre y mujer acabara de contraer matrimonio, como si el júbilo pudiese ahogar las décadas de tiranía, dolor, represión, humillación y sangre. Ésta será conocida para siempre como la revolución egipcia del 25 de enero –el día que comenzó– y será para siempre la historia de un pueblo en pie de lucha.

El anciano se había ido por fin, entregando el poder no al vicepresidente –signo ominoso, aunque esta noche los millones de revolucionarios no violentos no estaban de ánimo para apreciarlo–, sino al consejo del ejército egipcio, a un mariscal de campo y un montón de generales, garantes por ahora de todo aquello por lo cual los manifestantes y por lo que algunos dieron la vida.

Hasta los soldados estaban felices. En el momento mismo en que la noticia de la partida de Mubarak cundió como el fuego entre los manifestantes fuera de la sede de la televisión estatal, a orillas del Nilo, resguardada por el ejército, el rostro de un joven oficial estalló en regocijo. Todo el día los manifestantes habían estado diciendo a los soldados que son hermanos. Bueno, ya veremos.

Decir que fue un día histórico es restar magnitud a lo que esta victoria en verdad significa para los egipcios. Mediante la mera fuerza de voluntad y el valor frente a la odiada policía de seguridad de Mubarak; mediante la conciencia –sí– de que a veces hay que combatir con más que palabras y redes sociales para derrocar a un dictador; mediante el solo acto de luchar con puños y piedras contra policías provistos de pistolas aturdidoras, gas lacrimógeno y balas de verdad, lograron lo imposible: poner fin –deben rogar a su Dios que sea permanente– a casi 60 años de autocracia y represión, 30 de ellos con Mubarak.

Los denostados árabes, maldecidos, sujetos a abuso racial en Occidente, tratados como retrasados e ignorantes por muchos de los israelíes que deseaban mantener el imperio despiadado de Mubarak, se pusieron en pie, abandonaron el miedo y echaron al hombre a quien Occidente amaba como un líder moderado que haría lo que ellos mandaran al precio de mil 500 millones de dólares al año. No sólo los europeos del este pueden alzarse contra la brutalidad.

Que este hombre, menos de 24 horas antes, hubiera anunciado en un momento de delirio que aún quería proteger a sus hijos del terrorismo y que se mantendría en el poder hizo aún más preciada la victoria de este viernes. La noche del jueves, hombres y mujeres habían alzado sus zapatos en el aire para mostrar su desprecio al líder decrépito que los trataba como niños incapaces de tener dignidad política y moral. Luego este viernes él partió como si tal cosa para Sharm el-Sheikh, centro vacacional de estilo occidental en el Mar Rojo, un lugar que tiene tanto en común con Egipto como Marbella o Bali.

Así pues, para la noche del jueves la revolución egipcia quedó en manos del ejército, cuando una serie de confusas y contradictorias declaraciones de los militares indicaba que mariscales de campo, generales y brigadieres se disputaban el poder en las ruinas del régimen de Mubarak. Israel, según varias prominentes familias castrenses cairotas, trataba de persuadir a Washington de promover a su egipcio favorito –el ex capo de la inteligencia y vicepresidente Omar Suleiman– a la presidencia, en tanto el mariscal Tantawi, ministro de Defensa, quería que su jefe del estado mayor, el general Sami Anan, gobernara el país.

Cuando Mubarak y su familia fueron llevados a Sharm el-Sheikh la tarde del viernes, ello sólo confirmó la impresión de que su presencia era más irrelevante que provocadora. Los cientos de miles de manifestantes en la plaza Tahrir olían la misma descomposición del poder y hasta Mohamed El Baradei, el ex inspector de armas de la ONU y ambicioso premio Nobel, anunció que Egipto estallará y debe ser salvado por el ejército.

Los analistas hablan de una red de generales dentro del régimen, aunque es más como una telaraña, un amasijo de altos oficiales en competencia que ganaron su riqueza personal y sus celosamente guardados privilegios sirviendo al régimen, cuyo líder parece hoy tan demente como senil. La salud del presidente y las actividades de los millones de manifestantes por la democracia en todo Egipto son ahora menos importantes que el encarnizado combate dentro del ejército.

Sin embargo, si bien han descartado al rais –el presidente–, los altos mandos militares son de la misma vieja guardia. De hecho, la mayoría fueron absorbidos hace mucho en el entramado de poder del régimen. En el último gobierno de Mubarak el vicepresidente era un general, al igual que el primer ministro, el viceprimer ministro, el ministro de la Defensa y el de Interior. El propio Mubarak era comandante de la fuerza aérea. El ejército llevó a Nasser al poder. Apoyó al general Anwar Sadat. Apoyó al general Mubarak. Introdujo la dictadura en 1952 y ahora los manifestantes creen que se convertirá en el agente de la democracia. Vaya esperanza.

Toma de plazas

Por tanto –tristemente–, Egipto es el ejército y el ejército es Egipto. O al menos, ay, eso le gusta pensar. Por tanto, quiere controlar –o proteger, como constantemente reiteran sus comunicados– a los manifestantes que exigen la partida final de Mubarak. Pero los cientos de miles de revolucionarios democráticos –enfurecidos por la negativa de Mubarak a abandonar la presidencia el jueves por la noche– comenzaron este viernes su propia toma de El Cairo, desbordando la plaza Tahrir, no sólo alrededor del edificio del parlamento, sino también frente a la sede de la radio y televisión estatal, en la ribera del Nilo, en las avenidas principales que llevan a la lujosa residencia de Mubarak y en el suburbio residencial de Heliópolis. Miles de manifestantes en Alejandría llegaron a las puertas de uno de los palacios de Mubarak, donde la guardia presidencial repartió agua y comida en un tibio gesto de amistad. Los activistas también tomaron la plaza Talaat Haab, en el centro comercial de El Cairo, mientras cientos de académicos de las tres principales universidades de la ciudad marchaban hacia Tahrir a media mañana.

Luego de las expresiones de ira durante toda la noche ante el paternalista e insultante discurso de Mubarak –se extendió hablando de sí mismo y de sus servicios en la guerra de 1973, haciendo sólo vagas referencias a los deberes que supuestamente iba a reasignar a su vicepresidente Omar Suleiman–, las manifestaciones de este viernes comenzaron entre muestras de buen humor y extraordinaria civilidad. Si los esbirros de Mubarak esperaban que su casi suicida decisión del jueves induciría a la violencia a los millones de manifestantes, se equivocaban: por todo El Cairo, los jóvenes hombres y mujeres que son el fundamento de la revolución egipcia se comportaron con la prudencia que el presidente Obama pidió este viernes con tan escasa convicción. En muchos países habrían quemado edificios de gobierno luego de un mensaje presidencial tan pleno de soberbia; en la plaza Tahrir organizaron recitales de poesía, y luego oyeron que el odiado antagonista se había ido.

Pero los versos en árabe no ganan revoluciones, y todo egipcio sabía este viernes que la iniciativa ya no estaba con los manifestantes ni con la remota y levemente demencial figura del ex dictador de 83 años. El futuro cuerpo político del país reside en unos 100 militares cuya vieja fidelidad a Mubarak –puesta a dura prueba por el espantoso discurso del jueves por la noche, para no hablar de la revolución en las calles– ha sido abandonada del todo. La mañana del viernes, un comunicado militar –leído, cosa por demás extraña, por un anunciador civil de la televisión estatal– llamó a realizar elecciones libres y justas y añadió que las fuerzas armadas están comprometidas con las demandas del pueblo, el cual debe reasumir un modo normal de vida. Trasladado al lenguaje civil, esto significa que los revolucionarios deben empacar sus cosas mientras una camarilla de generales se divide los ministerios de un nuevo gobierno. En algunos países a esto se llama golpe de Estado.

En torno del abandonado palacio de Mubarak en El Cairo, la mañana de este viernes, miembros de la guardia personal, poderosa fuerza paramilitar separada del ejército –sus miembros visten una extraña mezcla de boinas rojas y cascos verdes de acero con ribetes plateados– tendieron alambre de púas en todo el perímetro, instalaron enormes parapetos de arena y pusieron detrás soldados armados con ametralladoras. Tanques y vehículos blindados fueron emplazados en torno a la alambrada. Era un gesto vacío, digno del mismo Mubarak, porque ya había huido.

Con todo, las instrucciones impartidas a los soldados de cuidar a los manifestantes parecen haber sido seguidas al pie de la letra en las horas anteriores a la victoria. Un teniente primero del tercer ejército, joven de 25 años con altos estudios y dominio del inglés, ayudaba a los manifestantes a revisar las identificaciones de los que ingresaban a las cercanías del Ministerio del Interior, aunque reconocía de buen talante que no estaba seguro de que las protestas en la capital fueran la mejor forma de lograr la democracia. No había dicho a sus padres –su padre es ingeniero– que estaba en el centro de El Cairo para que su madre no se preocupara; les dijo que estaba de servicio en el cuartel.

Pero, en una confrontación, ¿abriría fuego contra los manifestantes?, le preguntamos. “Muchas personas me preguntan eso –contestó–. Yo les digo: ‘no puedo disparar a mi padre, a mi familia… ustedes son como mi padre y mi familia’. Y tengo muchos amigos aquí.” ¿Y si llegaran órdenes de disparar a los manifestantes? “Estoy seguro de que no ocurrirá –respondió–. Todas las demás revoluciones (en Egipto) han sido sangrientas. Yo no quiero sangre aquí.”

Su memoria histórica es correcta. Los cairotas se levantaron en armas contra el ejército de Napoleón en 1798, combatieron a la monarquía en 1881 y 1882, lanzaron insurrecciones contra los británicos en 1919 y 1952 y se rebelaron contra Sadat en los disturbios por hambre de 1977 y contra Mubarak en 1986, cuando hasta la policía abandonó al gobierno. Por lo menos cuatro soldados se unieron a los manifestantes en Tahrir el jueves. Un coronel me dijo hace una semana que uno de nuestros camaradas trató de suicidarse en la plaza. Así pues, los generales que hoy pelean como buitres sobre los restos del régimen de Mubarak deben tener cuidado de que sus soldados no hayan sido infectados por la revolución.

En cuanto a Omar Suleiman, su propio discurso posterior al de Mubarak, el jueves por la noche, fue casi tan infantil como el del presidente. Dijo a los manifestantes que se fueran a casa –tratándolos, en palabras de uno de ellos, como ovejas– y culpó como de costumbre a las estaciones de radio y televisión por la violencia en las calles, idea tan ridícula como la enésima afirmación de Mubarak de que hay manos extranjeras detrás de la revolución. Tal vez las ambiciones de Suleiman de ser presidente también han terminado: otro anciano que creía poder liquidar la revolución con falsas promesas.

Tal vez la sombra del ejército es una imagen demasiado oscura para invocarla después de una revolución tan monumental en Egipto. La alegría de Siegfried Sassoon el día del armisticio de 1918, que puso fin a la Primera Guerra Mundial –cuando también todo el mundo de pronto se puso a cantar–, era genuina y merecida. Sin embargo, esa paz condujo a un sufrimiento más intenso. Y los egipcios que han luchado por su futuro en las calles de la nación en las tres semanas pasadas tendrán que cuidar su revolución de enemigos tanto internos como externos, si quieren lograr una verdadera democracia. El ejército ha decidido proteger al pueblo, pero, ¿quién acotará el poder del ejército?

© The Independent

Traducción: Jorge Anaya


Fuente: La jornada
Difusión AMLOTV

Piden manifestantes ante MVS Radio restitución de Carmen Aristegui




Piden manifestantes ante MVS Radio restitución de Carmen Aristegui

Unas 500 personas se congregaron en ese lugar y partieron después a Los Pinos, donde realizarán mitin.

Fernando Camacho Servín
Publicado: 12/02/2011 13:17
México, DF. Más de quinientas personas se reunieron frente a la sede de MVS Radio por cuarta ocasión para demandar la restitución de la periodista Carmen Aristegui y exigir que se respete la libertad de expresión en el país.

Entre gritos de “Fuera Calderón” y “Carmen, valiente, aquí está tu gente”, los manifestantes comenzaron al filo de la una de la tarde una marcha rumbo a la residencia oficial de Los Pinos, donde realizarán un mitin en repudio a la presión de Felipe Calderón para despedir a la comunicadora, como ella misma lo denunció el miércoles pasado.

Durante el acto, se advirtió que la salida de Aristegui es un “atropello contra las audiencias” y se mencionó que la movilización social puede generar grandes cambios, como lo demuestran las rebeliones civiles de Egipto y Túnez.

Entre goyas, banderas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y de la diversidad sexual, se anunció que el próximo 20 de febrero los simpatizantes de la periodista acudirán a la carrera de MVS con máscaras de Aristegui.

El diputado petista Gerardo Fernández Noroña, presente en la movilización, coincidió en que la salida de la comunicadora se debió a un “berrinche presidencial”, y dijo que el próximo martes desplegará una nueva manta en referencia al tema.



Por otra parte, en Morelia, Michoacán, un grupo de personas, encabezadas por la titular de la Secretaría de la Mujer en la entidad, Cristina Portillo Ayala, marcharon este mediodía por el centro histórico para respaldar a la periodista Carmen Aristegui y manifestarse en contra de la censura.


Fuente: La jornada
Difusión AMLOTV

Cartones de la Jornada





El caso Aristegui, un acto de violencia de género





El caso Aristegui, un acto de violencia de género
Fernando Camacho Servín

Periódico La Jornada
Sábado 12 de febrero de 2011, p. 15
El despido de Carmen Aristegui de MVS Radio, por sugerir que la Presidencia debía aclarar el supuesto alcoholismo de Felipe Calderón, no sólo es un atentado contra la libertad de prensa, sino también un acto de violencia de género que limita la participación de las mujeres en cargos directivos en los medios de información.

Así lo advirtieron las diputadas perredistas Teresa Incháustegui y Leticia Quezada, quienes en conferencia de prensa exigieron la restitución inmediata de la comunicadora en su espacio radiofónico, así como una explicación completa de Los Pinos sobre el papel que desempeñó en este tema.

Durante el acto, la presidente del Consejo ciudadano por la equidad de género en los medios de comunicación, Lourdes Barbosa, leyó un comunicado en el que decenas de organizaciones sociales calificaron lo ocurrido con Aristegui como un acto de violencia institucional de género, que transgrede el artículo 18 de la Ley Federal de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

El posible acto de censura del mandatario también habría faltado a los acuerdos de la cuarta Conferencia Mundial de Beijing, firmados y ratificados por México, que pugnan por el acceso de las mujeres a espacios importantes en los medios.

De acuerdo con cifras de la Cámara Nacional de la Industria de la Radio y la Televisión, resaltó Barbosa, sólo 7 por ciento de las concesiones en medios electrónicos están en manos de mujeres, como concesionarias, directoras o gerentes. Además, el género femenino enfrenta condiciones de precariedad particularmente difíciles en el gremio periodístico.

Incháustegui, presidente de la Comisión especial sobre feminicidios de la Cámara de Diputados, resaltó que el de Aristegui era uno de los pocos espacios donde se abordaban con inteligencia y sentido crítico muchos temas sensibles que ignoraban otros periodistas, por lo que anunció que se está considerando interponer una queja ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Por su parte, Quezada llamó al Congreso a discutir cuanto antes una nueva ley de medios que permita a diversos sectores sociales tener espacios de expresión, y en esa medida evitar que sólo los empresarios tengan acceso a ellos.

Ambas legisladoras coincidieron en que si no se frena el ataque contra Carmen Aristegui, estaríamos ante un retroceso muy grave de la democracia en el país, en el que el Presidente sigue controlando a su gusto las concesiones del espectro radioeléctrico y los periodistas no se atreven a cuestionar de fondo a las autoridades.


Fuente: La jornada
Difusión AMLOTV

Más de 48 horas de ayuno





Más de 48 horas de ayuno
Rubén Villalpando
Corresponsal
Periódico La Jornada
Sábado 12 de febrero de 2011, p. 9
Ciudad Juárez, Chih., 11 de febrero. Familiares y activistas cumplieron 48 horas en huelga de hambre para exigir la presentación con vida de los hermanos Malena y Elías Reyes Salazar, así como la esposa de éste, Luisa Ornelas Soto, levantados el 7 de febrero en Guadalupe Distrito Bravos del Valle de Juárez.

Pese a las heladas de hasta 8 grados centígrados bajo cero, los demandantes se plantaron ante la sede de la fiscalía del estado, donde protestan, encabezados por Marisela Reyes Salazar, quien dijo que hombres con indumentaria militar privaron de la libertad a sus hermanos y cuñada.

Entre los acompañantes solidarios hay cuatro que ayunan con Marisela, hermana, como Elías y Malena, de la activista Josefina Reyes, victimada el 3 de enero de 2010, cuyo hijo Julio César y hermano Rubén también fueron asesinados.

Los manifestantes atienden a los periodistas nacionales y extranjeros que llegan al plantón, donde también colocaron cruces en memoria de las desaparecidas o asesinadas en Ciudad Juárez.

Aunque una funcionaria identificada como Juanita Castañeda habló con familiares de los desaparecidos y personal de la fiscalía inició su búsqueda, los denunciantes dijeron estar decepcionados de las autoridades por su ineficacia ante el atentado contra la familia Reyes Salazar.

AnteriorSiguiente
Subir al inicio del texto



Fuente: La jornada
Difusión AMLOTV