lunes, 4 de noviembre de 2013

Retroceso en migra infantil y juvenil en la gestión de EPN


NORMA TRUJILLO BÁEZ

Los niños y adolescentes migrantes no acompañados son un problema mayor porque al cruzar al año 100 mil por México, no se protege sus derechos y no existe avance para integrar albergues especiales atendiendo los tratados internacionales; con la administración de Enrique Peña ha habido retroceso, manifestó Nashieli Ramírez Hernández, especialista en Investigación Educativa y Ejercicio de la Docencia por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Veracruz, es el estado clave para proteger a los menores –expuso–, quienes en los últimos años salen de sus países y de las entidades mexicanas, como es el caso de las zonas serranas de Veracruz porque sufren violencia comunitaria, salen porque huyen del abuso y la delincuencia que hay en sus pueblos, pero lejos de apoyar, se les criminaliza y se les ve como pandilleros.

En entrevista, quien también es integrante del Grupo de Expertos en Primera Infancia de la Organización de Estados Americanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) dijo que la situación de niños y niñas y adolescentes no acompañadas representa un problema mayúsculo que en el sexenio pasado lo que se hizo fue crear una mesa interinstitucional.

Explicó que se armó un mecanismo de coordinación y se creó una ruta que plateaba que las instancias que tienen que ver con la protección de estos niños no acompañados migrantes tuvieran la protección del estado, “tenemos de entrada que entender que como firmante de los derechos de los niños con la ONU (Organización de las Naciones Unidas), México y con la modificación al primero constitucional está obligado a cumplir y a proteger los derechos de cualquier menor de edad, no importa su nacionalidad o estatus”.

Con ello el país tendría que estar viendo por los niños guatemaltecos, hondureños, salvadoreños y los propios niños mexicanos e incluso de otras nacionalidades que van desde ecuatorianos hasta chinos; niños migrantes no acompañados; por una parte, –informó– se conformaron una serie de albergues por ejemplo, en la zona de Soconusco en Chiapas, sin embargo enfrentan problemas por la falta de sensibilidad política.

Así dijo que Veracruz es un punto de encuentro y de alta vulnerabilidad de migrantes en México; en Acayucan y el sur de Veracruz proteger a los niños menores de 12 años significa una laguna institucional y por lo regular los albergues con normatividad no reciben a adolescentes; por otro lado está la criminalización de los adolescentes emigrantes, “porque los ligan a adicciones y pandillas, maras, entonces se criminaliza a estos muchachos en lugar de protegerlos”.

Ramírez Hernández señaló que el problema es grave, ya que ocho de cada 10 menores migrantes no acompañados son adolescentes mayores de 12 años y con esto se está dejando sin proteger a los menores.

La migración de menores no acompañados sigue creciendo, durante el último informe que dio el Instituto Nacional de Migración (INM), a finales del 2012, y a mediados del 2013 teníamos el mismo número de repatriados que el total del 2012, entonces estamos hablando que se ha duplicado la cifra de adolescentes guatemaltecos, hondureños, que están cruzando por México.

De niños migrantes no acompañados mexicanos se ha mantenido la salida había un pico que tenía que ver cuando la redignificación familiar, pero en el estado de Michoacán es preocupante porque los muchachos están siendo coptados por el crimen organizado y entonces no se están yendo.

Veracruz, en los años 90 fue un estado receptor de migrantes, se vuelve un estado expulsor por su lógica histórica, pero a entidad le costó trabajo construir sus redes de apoyo y en áreas de Veracruz como la zona de Zongolica, de las zonas indígenas, los adolescentes ya salieron y siguen saliendo por la situación económica, por eso los niños, los adolescentes viven esta situación; violencia y nulificación familiar, son las tres causas por la que los niños migran no acompañados.

La violencia que los expulsa del país no es familiar sino comunitaria, por eso en el 2012 la estadística marcaba que la migración centroamericana se daba porque los adolescentes venían huyendo de los maras salvatrucha y de la delincuencia organizada que existe en sus comunidades, señaló la investigadora.

Pero para atender esta situación, Veracruz es clave para resolver nacionalmente la protección de niños y adolescentes no acompañados –no mexicanos y mexicanos–, el estado, es clave por su posición geográfica, entonces si resolvemos la entidad estaremos resolviendo una gran parte del tránsito y la protección de estos niños adolescentes, expresó.

“Un problema es que el gobierno estatal piensa que no es un problema local sino federal, pero mientras esto no se planteé, una visión de problema local no se podrá avanzar ni se estarán atendiendo a los menores de edad y de entrada hay una violación constante, en un albergue se tendría que tener separados a los adolescentes, el mismo protocolo no dejaría tener a estos niños, estos niños deberían de estar evaluándose, su interés superior, haciendo su repatriación más rápida y no teniéndolos conviviendo con adultos o detenidos en las oficinas migratorias”, dijo.

A la fecha advirtió que son 18 mil niños los que han sido devueltos, pero están cruzando por México más de 100 mil niños no acompañados al año y muchos de ellos están siendo utilizados en la explotación laboral y sexual, ya sea en cuestiones lícitas e ilícitas, sostuvo Ramírez Hernández.