martes, 21 de enero de 2014

Acampan 70 familias afuera de mina en Zacatecas contra abusos de minera


Por Alfredo Valadez Rodríguez, corresponsal

Zacatecas, Zac. Alrededor de 70 familias de las comunidades Las Mesas y Anexo Cedros, municipio de Mazapil, mantienen un plantón desde el pasado jueves en el acceso principal de la mina de oro a cielo abierto Peñasquito de la empresa canadiense Goldcorp.

Los ejidatarios exigen una revisión del contrato que signaron con esa empresa minera en 2006, cuando arrendaron sus tierras a Goldcorp en condiciones que ahora se vislumbra “fueron muy desventajosas para los campesinos”, afirmó Alfonso Herrera, abogado de los manifestantes.

Vía telefónica desde el acceso principal a Peñasquito, donde se mantiene el plantón –a unos 265 kilómetros al noroeste de la capital de Zacatecas—, el abogado solicitó la presencia de los medios de comunicación, locales y nacionales, para que “se enteren de los abusos y la alevosía con la que ha actuado esta compañía en Mazapil”.

Herrera informó que los ejidatarios de Las Mesas y el Anexo Cedros ya interpusieron recursos legales de revisión ante las autoridades correspondientes, para obligar a Goldcorp a “revisar los contratos” que signaron con los campesinos hace casi ocho años, para poder explotar los yacimientos de oro en la región.

Sin embargo, dijo el abogado, los ejidatarios y sus familias han optado por realizar un plantón permanente frente al acceso principal de Peñasquito –que se inició el pasado jueves 16 de enero—, debido a que los funcionarios de la trasnacional minera se han negado a atender la petición formal de revisar los contratos.

“No nos han atendido, han sido evasivos como es su costumbre, y queremos que se sepa a nivel nacional e internacional de este gran problema que los habitantes de esta región de Zacatecas tienen con Peñasquito”, añadió.

El litigante de igual manera aseguró que “ya existe un grave problema de contaminación ambiental en Peñasquito, pues han ocurrido derrames en la presa de jales, donde hay sustancias tóxicas como cianuro y metales pesados que han contaminado el suelo y subsuelo del lugar”, sin que las autoridades ambientales hayan intervenido.

Sobre el plantón en Peñasquito, el gobernador Miguel Alonso Reyes afirmó este martes que se enteró de la protesta “a través de la propia empresa, de que se había tomado parte de las instalaciones, de los accesos”, aunque acotó que la acción la emprendió “un grupo de personas que no son aparentemente del ejido, donde hay una situación jurídica en curso”.

“Hemos estado atentos a través de la Secretaría General de Gobierno como interlocutores, para que a través de una mesa de diálogo se pueda resolver este problema y que no se vaya a agudizar, o no se vaya a complicar”, dijo el mandatario zacatecano.

Sin embargo, y a pesar del plantón de ejidatarios, Alonso Reyes destacó que las operaciones de la compañía minera no se han suspendido, las actividades extractivas y metalúrgicas del complejo continúan: “el reporte que tengo es que se sigue operando por parte de la empresa y que está un enlace de la Secretaría General de Gobierno y de la Secretaría de Economía del Estado al pendiente de la situación que pudiera presentarse”.