domingo, 4 de diciembre de 2016

COMUNICADO SOBRE EL SEPTIMO ANIVERSARIO DEL ASESINATO DEL COMANDANTE INSURGENTE RAMIRO DEL EJERCITO REVOLUCIONARIO DEL PUEBLO INSURGENTE

Hoy se cumplen ya siete años del asesinato del Comandante Insurgente Ramiro del ERPI, perpetrado por paramilitares financiados por el cacique Rogaciano Alba Álvarez y dirigidos por Cayetano Alvarado Palacios, alias “El Cuche Blanco”, en una cobarde emboscada con rifle en ráfaga.

Nosotros, el colectivo del TADECO, en nuestra calidad de adherentes a La Sexta Declaración de La Selva Lacandona, desde nuestra modesta trinchera de lucha civil y pacífica, desde abajo y a la izquierda y con toda nuestra digna rabia, reafirmamos que los asesinos de Ramiro son los grupos de poder económico y político que desde el Estado, los partidos políticos, los malos gobiernos y los cárteles del narco, mantienen a nuestro pueblo sometido, atemorizado y sumido en la pobreza a través de los grupos policiacos, militares y paramilitares, que persiguen, desaparecen, asesinan y agravian a la gente del pueblo en las ciudades, pueblos y comunidades.

Ahora, al paso de siete años, en su tumba que hemos construido con el esfuerzo de muchos compañer@s, hemos vuelto a reunirnos para rendirle un sencillo pero sentido homenaje a este joven revolucionario que con el corazón en la mano y lleno de sus mejores ideales en la conciencia, fue capaz de ofrendar su vida por nuestro pueblo, por darle una vida digna y por construir un mundo mejor. El Comandante Ramiro, con escasos estudios académicos, legó a nuestro pueblo, mejores y mayores enseñanzas que los políticos inflados por voluminosos y espurios currículums diseñados para escalar los corruptos escaños del poder político, tan alejados de la realidad popular.

De manera humilde y sencilla, reivindicamos al Comandante Ramiro, no porque pretendamos hacer una exaltación de la lucha armada a la cual fue orillado por el sistema y el Estado, nosotros luchamos por la vida y no por la muerte, luchamos por una vida digna y por los derechos humanos como herramientas para el cambio social y la construcción de una nueva sociedad; lo reivindicamos porque tenemos el corazón bien puesto abajo y a la izquierda y desde ahí nos identificamos con las causas que motivaron su lucha, con sus ideales de justicia y de una vida digna para el pueblo.

El Comandante Ramiro, con sus defectos y sus virtudes, con sus aciertos y sus desaciertos, como humano que fue, representa el ideal de la lucha de miles de guerrerenses y millones de mexicanos por construir una organización popular desde abajo y a la izquierda, construir un Programa Nacional de Lucha, por destruir el Estado capitalista y neoliberal, por levantar una Patria Nueva, con gobiernos que manden obedeciendo al pueblo.

El Comandante Ramiro luchaba contra el despojo, la explotación, la represión y el desprecio que son el signo de la política antipopular del Estado Neoliberal; no quería cambiar de gobierno, quería cambiar el sistema. El Comandante Ramiro es y debe ser un modelo a seguir para la juventud mexicana, un ejemplo del Hombre Nuevo que lucha por sus ideales; es la imagen del auténtico luchador social que incomoda a los poderes fácticos y formales porque enarbola antes que cualquier otra, un arma poderosa: la verdad

La lucha del Comandante Ramiro, dio esperanza, perspectiva de futuro e iluminó la oscuridad de pobreza, marginación y exclusión en que viven miles de guerrerenses en La Sierra, La Montaña y los barrios pobres de las zonas urbanas de la entidad. Orientó la autodefensa y la lucha autogestiva de muchos pueblos por darse seguridad, defender sus recursos naturales y abrir oportunidades de trabajo, salud, educación y cultura, por defenderse del sistema, de su Estado, de sus fuerzas represivas, de sus caciques y paramilitares.

Por ello seguimos y seguiremos luchando por liberar al Comandante Ramiro del olvido y por aliviar su ausencia para convertirla en ánimos de lucha. En éste sentido, mantenemos nuestro compromiso, junto con compañeros de otros colectivos y organizaciones, a reivindicar al Comandante Ramiro, a mantener su digna tumba y a enaltecer su imagen, como uno de los mejores hijos del pueblo que es y será eternamente.

Hoy a siete años rememoramos al Comandante Ramiro, lo nombramos con toda nuestra digna rabia y al hacerlo, al decir su nombre, no dejaremos que muera por el olvido, lo traemos de nuevo, armamos el rompecabezas de su vida de lucha y reafirmamos que, acá abajo, una muerte es sobre todo una vida. Con su aliento, continuamos exigiendo al gobierno federal y a los gobiernos estatales y municipales, el respeto a las comunidades, pueblos, organizaciones y familiares del Comandante Insurgente Ramiro en la región de la Sierra, donde continuaremos aportando lo mejor de nosotros, desde nuestra modesta trinchera, como lo hacemos en otros lugares también, de la entidad.


¡RAMIRO VIVE, LA LUCHA SIGUE!


¡¡ HONOR Y GLORIA ETERNA AL COMANDANTE INSURGENTE RAMIRO DEL ERPI!!


¡¡ PORQUE GUERRERO TIENE HISTORIA: POR LOS CAMINOS DEL SUR, LA SEXTA VA !!


TALLER DE DESARROLLO COMUNITARIO A.C.


Chilpancingo, Guerrero, 4 de noviembre del 2016