jueves, 31 de octubre de 2013

Recibió CDHDF 300 casos de agresiones contra la libertad de expresión


La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) ha recibido 300 casos de agresiones contra la libertad de expresión, de enero a octubre de este año.

El secretario para la Promoción de los Derechos Humanos e Incidencia en Políticas Públicas de la CDHDF, Gerardo Sauri Suárez, informó que del total 270 corresponden a actos contra periodistas, medios de comunicación y personas que ejercían su derechos a expresarse.

Al participar en el II Encuentro Nacional El compromiso social de los periodistas en un entorno de violencia, recordó los asesinatos de Jaime González, Daniel Martínez y Alberto López Bello, así como las desapariciones de Sergio Landa y Mario Ricardo Chávez, ocurridas en Veracruz y Tamaulipas, respectivamente.

Sauri Suárez destacó que este organismo contabilizó más de 50 agresiones a periodistas mientras realizaban la cobertura de manifestaciones sociales.

"El número de agresiones casi duplica las de 2012, cuando la CDHDF registró y documentó 190 en contra del derecho a la libertad de expresión, principalmente en el Distrito Federal", indicó en un comunicado.

Señaló que en escenarios de conflicto social los periodistas ahora enfrentan en el país el amago de los poderes fácticos.

"El periodismo ético continúa siendo el principal factor de protección de la libertad de expresión, por lo que se deben fortalecer los mecanismos de protección del ejercicio periodístico".

Ello, dijo, "antes de que sean amenazados de muerte, perseguidos o exiliados, a través de la adecuada impartición de justicia en los Ministerios Públicos y Tribunales".

En su oportunidad Judith Calderón, representante de la Casa de los Derechos de Periodistas, dio a conocer que una vez formada la Red Nacional de Periodistas, han acudido ya profesionales de varias entidades.

Detalló que lo hacen a través de 122 enlaces en los estados, que registraron 15 asesinatos en 2012, así como amenazas, golpes, hostigamiento sexual, laboral y persecuciones.

"Lo más importante es que las y los periodistas saben que cuando sucede algo pueden dirigirse hacia algún lugar", enfatizó.