jueves, 6 de febrero de 2014

Intento de detener contingentes de docentes agrava marcha en Xalapa


NORMA TRUJILLO BÁEZ

Nuevamente maestros que se manifestaron en la capital del estado de Veracruz fueron reprimidos, elementos de Tránsito y de Seguridad Pública del estado lanzaron “bolas de alambre de púas” a siete autobuses que venían de la zona norte del estado con el fin de que se les poncharan las llantas, lo que puso en riesgo la vida de los maestros que acudían a protestar para que se les respeten sus derechos laborales y contra “la mal llamada reforma educativa”.

Así, en el día de Constitución de 1917, los maestros protestaron por sus derechos, la imagen de Emiliano Zapata enarbolaba la marcha para invitar a la ciudadanía a unirse en contra de las reformas que se han dado porque “traen un pesar para el pueblo” y a través de cartulinas advertían “Duarte entiende o Veracruz se enciende (Michoacán?)”.

“De norte a sur, de este a oeste, la lucha sigue, sigue”. Los miles de maestros llegaron de todas partes del estado, caminaron por la avenida Xalapa, siguieron por Clavijero hasta llegar a la Plaza Lerdo, también para exigir que se respeten los acuerdos, porque la Secretaría de Educación de Veracruz les debe 59 quincenas de compañeros retenidas, además de 504 descuentos y retención de aguinaldos.

Pero el punto del incidente, dijo Zenyazen Escobar García, vocero del Movimiento Magisterial Popular Veracruzano (MMPV)-Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), fue en la carretera Xalapa-Veracruz a la altura del Agrocentro, en donde los policías y elementos de tránsito detuvieron a los camiones para evitar que los maestros llegaran a Xalapa.

Aunque precisó fueron siete los autobuses que trasladaban a los maestros que se pararon, de los cuales dos fueron los que ponchados para que no llegaran a la marcha, por eso se vieron obligados a cerrar las avenidas Ruiz Cortines, Xalapa y Lázaro Cárdenas.

Moisés Pérez Domínguez, uno de los maestros que viajaba en un autobús al que elementos de Seguridad Pública lanzaron alambre de púas, dijo que él viajó de Tantoyuca, pero después de 45 minutos de viaje, en la población Piedras Paradas, un Tsuru de color blanco detuvo el paso al camión y le aventaron esquirlas, provocando que las llantas se poncharan, “no se trató de un asalto, fue una acción “política”.

Lamentó estas actitudes porque estuvieron a punto de volcarse, sin embargo, esto no ha servido para que detengan su lucha, “contratamos otro camión y aquí estamos para apoyar al magisterio del Estado y empujar hacia adelante la lucha social que nos permita detener esta reforma educativa”.

Por su parte, Escobar García lamentó que el gobierno continúe con este tipo de represiones, ya que sólo se trataba de realiza una marcha pacífica que partiera de la Benemérita Escuela Normal Veracruzana con destino al centro de la ciudad, para exigir también que se respeten los acuerdos.