jueves, 6 de febrero de 2014

Otro periodista secuestrado; presión de los medios moviliza fuerzas en zona sur


SAYDA CHIÑAS CÓRDOVA

LOS REPORTEROS DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN LOCALES REALIZARON DOS PROTESTAS EN EL MUNICIPIO DE COATZACOALCOS PARA EXIGIR QUE SE INCREMENTEN LOS OPERATIVOS PARA LOCALIZAR AL REPORTERO GREGRORIO JIMÉNEZ DE LA CRUZ ¦ FOTOS SERGIO BALANDRANO

Coatzacoalcos Ver.- El periodista del diario Notisur, Gregorio Jiménez de la Cruz fue secuestrado en las primeras horas de este miércoles; debido a la presión de los medios de comunicación, el gobierno del estado activó el protocolo de seguridad que involucra la operación de las fuerzas del orden estatal y federal. Las organizaciones civiles de defensa de periodistas y la libertad de expresión exigieron que se realicen investigaciones puntuales y se recupere con vida al comunicador.

A las 7:15 horas, un grupo de cinco personas con armas largas y con pasamontañas arribaron a la casa del periodista, cuando regresaba de llevar a sus hijos la escuela y amenazaron a dos de sus hijas. Al ver la situación el reportero pidió a sus agresores que las liberaran y solo se lo llevarán a él.

De acuerdo con las investigaciones, Gregorio Jiménez fue golpeado y empujado al interior de un vehículo de lujo y sin placas; sus agresores presuntamente habrían huido hacia la zona de los ejidos de Coatzacoalcos y los límites con Agua Dulce. Los directivos de diario Notisur notificaron a las fuerzas federales y estatales de la desaparición para que se aplicara el operativo de vigilancia. La presión de los medios de la región aceleró el procedimiento.

Desde las 8 horas, elementos de las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena), de Marina (Semar) y de Seguridad Pública (SSP) del estado activaron el operativo para buscarlo en toda la zona que colinda con Villa Allende. La Comisión Estatal de Atención y Protección de Periodistas de Veracruz (CEAPP), y compañeros del reportaron buscaron el resguardo de su familia y fueron trasladados a la cabecera municipal, resguardados por la Policía Ministerial y el Mando Único.

Como parte de sus actividades, se buscó la protección de la fiscalía especializada en atención a delitos contra periodistas de la Procuraduría General de la República (PGR), con lo cual se permitió que la Policía Federal se incorporara a las labores de investigación. Hasta el mediodía, los familiares de Gregorio Jiménez de la Cruz declaraban sobre su secuestro. La familia del periodista refirió que había sido amenazado meses antes debido a la incomodidad de una persona sobre las notas que había escrito en diario Notisur.

Gregorio Jiménez de la Cruz, de 42 años de edad, es padre de cinco jóvenes y además sostén de su nieto. En su labor periodística estaba encargado de cubrir la fuente policiaca en Villa Allende y además cubría la nota social en esa zona, sobre todo las manifestaciones e inconformidades de los ciudadanos.

En sus escritos era muy cauto y sus últimas publicaciones estaban relacionados con el secuestro del representante de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), Ernesto Ruiz Guillén, con el apodo del Cometierra. Gregorio Jiménez había dado seguimiento a los plagios, asesinatos y los problemas de inseguridad que se había presentado en la Villa de Allende, uno de las zonas que se registraban con altos índices de delincuencia.

Abren investigación

En ese tenor la Procuraduría General de Justicia (PGJ) del estado inició la investigación ministerial COAT4/058/2014, y desahoga las indagatorias para dar con su paradero. En un comunicado, La PGJ dio a conocer que abrió diversas líneas de investigación para establecer el móvil e identificar a los responsables del plagio del comunicador; al mismo tiempo, designó al director de Investigaciones Ministeriales, Enoch Maldonado Caraza, como responsable del caso, quien ya se encuentra en esta ciudad y al frente de este caso. “Desde el primer momento que se tuvo conocimiento del hecho, las autoridades de procuración de justicia establecieron contacto con la familia del comunicador para brindarles todo el apoyo necesario. La SSP, con el apoyo de las fuerzas federales del Ejército, la Marina, así como la Policía Federal, mantienen un intenso operativo en la zona sur para localizar a Gregorio Jiménez de la Cruz”, refiere el comunicado.

Hasta el cierre de la edición, se confirmó la detención de dos sospechosos, quienes estuvieron involucrados de manera indirecta en el plagio, pero no fue confirmado por las autoridades hasta que terminen las investigaciones.

Presionan medios locales

Los reporteros de los medios de comunicación local realizaron dos protestas en el municipio de Coatzacoalcos para exigir que se incrementen los operativos para localizar al reportero. La primera de las marchas se realizó minutos después del evento de conmemoración de la Constitución política.

La segunda marcha se realizó a las 17 horas, los reporteros marcharon desde el parque de la Madre hasta las instalaciones del Mando Único de Policía Naval, donde nuevamente consignaron su preocupación por la seguridad del compañero. Los reporteros exigieron justicia y que se redoblen los esfuerzos para encontrar con vida al comunicador.

Los reporteros exigieron al gobierno del estado que hubiera respuesta inmediata o de lo contrario se presentará la renuncia del secretario de Seguridad pública, Arturo Bermúdez Zurita. También se remarcó que en la zona sur de Veracruz se han incrementado los secuestros y los índices de delincuencia no han disminuido a una semana de que el gobernador lanzara por tercera ocasión el refuerzo de vigilancia.

También a través de las redes sociales se hizo circular un pronunciamiento de varios reporteros de todo el país, donde se señala que “el secuestro de Gregorio Jiménez nos indigna como gremio, por lo que reporteros y editores de toda la República exigimos a las autoridades de Veracruz: Una investigación seria, transparente y expedita del secuestro de nuestro compañero; No descartar a priori ninguna línea de investigación, especialmente la que involucre su actividad como periodista; y Garantizar la seguridad de su familia y de sus compañeros de trabajo en el medio en el que se desempeña.

Al gobierno federal le exigen: La inmediata intervención e investigación de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos en Contra la Libertad de Expresión; y La intervención del Mecanismo de Protección a Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas para garantizar la seguridad de sus familiares y de su medio.

También en las redes se activaron los hashtags #losqueremosvivos y #Periodistasfollow, los cuales fueron utilizados como forma de presión en otros secuestros de periodistas.

Respuesta del gremio periodístico

A nivel nacional, se conoció el secuestro del periodista y la nota tuvo repercusiones nacionales e internacionales, debido al apoyo de las organizaciones de defensa de la libertad de prensa y derechos humanos. En un comunicado el Comité para la Protección de los Periodistas demanda a las autoridades mexicanas hacer “todo lo que esté a su alcance” para dar con el paradero del reportero veracruzano Gregorio Jiménez.

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) hizo un llamado a los secuestradores del periodista Gregorio Jiménez de la Cruz, para que lo liberen, y exigió a las autoridades mexicanas a hacer “todo lo que esté a su alcance” para dar con el paradero del comunicador, privado de su libertad afuera de casa en Coatzacoalcos.

Carlos Lauría, coordinador senior del programa de las Américas del CPJ, recordó que al menos tres periodistas han desaparecido en Veracruz desde 2011 y no han sido hallados aún, de acuerdo con las propias investigaciones que realiza el CPJ, que destacó que “la violencia vinculada al narcotráfico ha convertido a México en uno de los países más peligrosos del mundo para la prensa”.

Por parte del organismo Reporteros Sin Fronteras, también realizaron un pronunciamiento y mandaron una nota a los medios nacionales, reprobando el secuestro del periodista. Balbina Flores, vocera del organismo en México, mostró su solidaridad con el gremio periodístico de Coatzacoalcos y se comunicaron con la fiscalía especial de la PGR para que este pendiente del caso.

Según la organización civil Reporteros Sin Fronteras, Veracruz es uno de los estados más peligrosos para el ejercicio periodístico en México. En esa entidad entre mayo de 2011 y junio de 2012 han sido asesinados los siguientes periodistas y fotoperiodistas: Noel López Olguín, Miguel Ángel López Velasco, Misael López Solana, Yolanda Ordaz, Regina Martínez, Guillermo Luna Varela, Gabriel Huge Córdova, Esteban Rodríguez y Víctor Manuel Báez Chino.

La organización Artículo 19, a través de Sebastián Aguirre, quien colabora temas de Derechos Humanos y protección a periodistas, también se pronunció para que el gobierno del estado agilice las investigaciones. Esta organización también ha denunciado que el estado de Veracruz es una de las entidades donde la impunidad en los crímenes a periodista ha prevalecido.

Abre Investigacion CNDH

Por su parte, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), dio a conocer que inició de oficio una investigación por el caso de la desaparición del periodista veracruzano Gregorio Jiménez. Por instrucciones del ombudsman nacional, visitadores adjuntos acudieron al lugar de los hechos a efecto de recabar evidencias y testimonios del caso y conocer de las actuaciones ministeriales relativas a la investigación de tales acontecimientos.

“Los agravios en perjuicio de periodistas comprometen a los gobiernos federal y estatal a realizar un oportuno y eficaz esfuerzo de investigación que impida la impunidad y el deterioro progresivo de la libertad de expresión”.

La Comisión Nacional sostiene que es obligación del Estado prevenir cualquier acto que violente la libertad de expresión, ya que toda sociedad democrática debe tener como uno de sus principales componentes la participación de una prensa libre e independiente, que cumpla con su función social en condiciones de seguridad.

De enero del año 2000 a la fecha, la CNDH ha tenido conocimiento de los casos relacionados con la muerte de 87 periodistas o trabajadores del sector periodístico, asesinados, presumiblemente, por razón de su trabajo; asimismo, de 2005 a la fecha se han registrado 21 casos de periodistas desaparecidos.

En la Recomendación General número 20, este organismo público autónomo refiere los agravios a periodistas y la impunidad imperante, donde las autoridades procuradoras de justicia, en un importante número de casos, han sido omisas en su deber de esclarecer homicidios.