miércoles, 12 de febrero de 2014

La reforma educativa sólo atendió a empresarios críticos de la enseñanza pública


Por Emir Olivares Alonso

Especialistas universitarios en materia educativa criticaron la forma en que se planteó y aprobó la reforma educativa, y manifestaron preocupación por las dudas que ha generado la evaluación, en particular la de los docentes.

Durante el seminario La reforma educativa en México, organizado por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, Ángel Díaz Barriga, miembro del Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación (Iisue), lamentó que ni el gobierno federal ni los legisladores hayan consultado a los especialistas en el tema.

Hoy tenemos una norma jurídica, pero parece que, en su omnipotencia, el Congreso de la Unión aprobó sin preguntarse si tenía que escuchar a los expertos. En el Consejo Mexicano de Investigación Educativa hay más de 450 investigadores, y de ellos más de 40 son expertos en evaluación. ¿No merecimos ser consultados?

Por el contrario, subrayó, sólo se atendieron las demandas de un grupo de empresarios y personas conservadoras que durante mucho tiempo han puesto en duda la enseñanza pública.

Durante la segunda mesa de discusión de este seminario, el investigador universitario indicó que se podría hablar de dos tipos de evaluación: el primero está basado en ciencias educativas, el cual mejora el proceso incrementando los logros, busca elementos de comprensión, tiene como meta mejorar y crea autorreflexión, entre otros.

En éste, dijo, no habría que hacer pruebas constantes para saber que los estudiantes de nivel básico tienen mal aprovechamiento en matemáticas, sino que con base en los resultados de esas evaluaciones se debe realizar un diagnóstico para saber a qué se debe y qué se debe hacer para mejorar.

El segundo se basa en una visión general-administrativa sobre la toma de decisiones a partir de juicios. Éste es el que se utilizó para la reforma educativa, señaló.

Indicó que no es tarea exclusiva de los profesores que los estudiantes aprendan. Su responsabilidad es crear condiciones para que el alumno aprenda, percatarse cuando no lo está haciendo y crear mecanismos para que pueda hacerlo.

Mario Rueda, también del Iisue, señaló que para evaluar a todos los actores del sistema de enseñanza se deben considerar varios elementos: el tamaño de dicho sistema, la distribución territorial (en el país hay lugares de difícil acceso), la presencia multicultural, los sistemas multigrado y la diversidad de las condiciones materiales.

En tanto, Hugo Aboites, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, señaló que contrario a lo que afirman las autoridades, la evaluación a que se someterá a los docentes es punitiva, ya que en caso de no aprobar, se les enviará a otros puestos administrativos y dejarán de estar frente a grupo.