miércoles, 12 de marzo de 2014

El cementerio nuclear de Temascalapa II



En concreto
Laura Itzel Castillo
12 de Mar de 2014

En mi colaboración de la semana pasada escribí acerca de la situación que prevalece en la zona de San Juan Teacalco del municipio de Temascalapa, con relación al Centro de Almacenamiento de Desechos Radioactivos (Cader), que se ubicó supuestamente de manera provisional en esa región, en el año de 1984, a consecuencia de la contaminación generada por la apertura de un aparato médico de teleterapia, que fue desarmado para venderlo como chatarra en Ciudad Juárez, sin conocer que contenía cobalto 60.

A partir de ese momento, se contaminaron varillas y otros productos que fueron vendidos en distintas partes del país. En enero de 1984, también se exportó a EU el material, incluyendo bases para mesas metálicas que contenían sustancias radioactivas. El 16 de enero un tráiler cargado con 30 toneladas de varilla contaminada fue detectado, cuando se aproximó al Laboratorio Nuclear de los Álamos, donde se encuentran instalados varios detectores de radiación nuclear.

Pese a que esta tragedia llevara a México a ocupar el primer lugar en contaminación radioactiva en América, las autoridades mexicanas, en su afán de evadir la responsabilidad, declararon que todo estaba bajo control.

Las autoridades de EU lograron rescatar varilla contaminada distribuida en varias ciudades, demolieron edificios y otras construcciones regresando los materiales contaminados a México. El asunto tuvo tal repercusión que en Zacatecas también se demolieron algunas casas edificadas con ese material.

Fue así que en diciembre de 1984 se creó el Cader en San Juan Teacalco, del municipio de Temascalapa, en el estado de México, que colinda con los de Tolcayuca, Tizayuca y Villa Tezontepec en Hidalgo, y Tecámac, San Juan Teotihuacán, San Martín de las Pirámides y Axapusco, en el estado de México.

Desde hace años los habitantes de la zona demandaron la reubicación del Cader. Se llevó a cabo un estudio por parte de la CFE, sin embargo el tiempo pasa y las autoridades en lugar de resolver los problemas, promueven la urbanización de unidades habitacionales en medio de la radioactividad. Los habitantes de esta amplia región exigen que las autoridades asuman su responsabilidad y protejan a la población, como es su responsabilidad.