miércoles, 23 de octubre de 2013

Acción colectiva vs el maíz transgénico




En concreto
Laura Itzel Castillo
23 de Oct de 2013

El pasado 5 de julio un grupo de ciudadanos y ciudadanas presentó una acción colectiva en contra de la siembra de maíz transgénico en el país.

Entre los firmantes se encuentran: el padre Miguel Concha, el maestro Bernardo Bátiz, el doctor Víctor Manuel Toledo, el doctor Antonio Turrent, la académica y luchadora social Cristina Barros, el doctor Raúl Hernández Garciadiego, el ingeniero Víctor Suárez, el licenciado Federico Guillermo Berrón Autrique, el antropólogo Julio Glockner, la maestra Adelita San Vicente y el abogado René Sánchez Galindo, además de actrices como Regina Orozco y Jesusa Rodríguez, entre otros tantos.

Estas acciones colectivas son una figura jurídica novedosa incorporada a nuestra Constitución, en su artículo 17, como parte de la reforma política que incluyó también la consulta popular para asuntos de trascendencia nacional. Las acciones colectivas se sustentan en el interés legítimo que pueden tener diversos miembros de la comunidad, con respecto a la afectación del medio ambiente, la salud y el patrimonio.

Después de varios meses, el juzgado Federal Décimo Segundo de Distrito en Materia Civil, en el Distrito Federal, emitió una medida precautoria en la que ordena a Sagarpa y Semarnat abstenerse de realizar actividades tendientes a otorgar permisos de liberación al ambiente de maíz genéticamente modificado (OGM), prescindir de efectuar procedimientos para la liberación comercial, piloto y experimental al ambiente de OGM de maíz; y suspender el otorgamiento de permisos de liberación experimental, piloto y comercial de OGM de maíz.

Esta demanda se elaboró con base en investigaciones de científicos, organizaciones sociales y campesinas que a lo largo de 15 años han venido luchando por defender el maíz, principal sustento de los y las mexicanas, en contra de la voracidad de las empresas trasnacionales.

La medida precautoria, basada en el riesgo de daño inminente al medio ambiente, impide a empresas como Monsanto y Pioneer —entre otras—, liberar maíces transgénicos en el campo mexicano, en tanto se resuelva el juicio de acción colectiva. Enhorabuena.