martes, 8 de octubre de 2013

Con ayuda de expertos, usuarios que no pagan luz tienen servicio


RODRIGO SOBERANES

Cuatro municipios de la zona popoluca y náhuatl de Veracruz tienen electricistas técnicos en alta tensión capacitados por ex trabajadores de Luz y Fuerza del Centro y que mantienen con energía eléctrica a miles de personas que están en resistencia contra la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

La resistencia civil contra las altas tarifas de la CFE, que surgió hace 10 años en la serranía del sur de Veracruz, está en vías de generar su propia energía eléctrica, en rebelión contra el Estado, al que acusan de imponer cobros “injustificados” que están fuera de sus posibilidades económicas.

“Debemos construir otras alternativas y ahora cada comunidad tiene sus técnicos en alta tensión”, contó Ramiro Tapia, habitante de Sotepapan, que junto con Tatahuicapan, Mecayapan y Pajapan es uno de los municipios que siguen en ese movimiento de resistencia tras 10 años de sus inicios.

“Eso ha ido fortaleciendo nuestras comunidades. Si nos hacen eso en cuanto a la energía, ¿qué no nos pueden hacer en otras cosas? Hay que aprender a resistir”, dijo Tapia a la salida de una reunión de algunos de los integrantes de ese movimiento.

Están en contra de la CFE hace una década porque, afirman, en menos de tres años, los cobros por el servicio a casas con tres fotos y algunos electrodomésticos pasaron de tener cifras de dos a tres dígitos, y en ocasiones los montos superaban los mil pesos.

“O comemos o pagamos la luz”, resumió Ramiro Tapia.

Explicó que los primeros técnicos fueron capacitados en el estado de Chiapas, donde también existe el movimiento de resistencia contra la CFE, y los primeros que aprendieron han extendido su conocimiento ya en todas las comunidades de esos cuatro municipios.

Contaron tres miembros de la resistencia que en abril de 2011, una “caja de control” de la CFE fue instalada en Tatahuicapan “para hacer los apagones desde Coatzacoalcos”.

Afirman que en esa ocasión, un 1 de mayo de 2011, los técnicos de las comunidades se dieron cuenta de dónde provenían los apagones y desactivaron la caja, un hecho que recalcaron como un logro significativo para sus esfuerzos de conocimiento comunitario.

En la actualidad, se siguen formando técnicos en esa región veracruzana, con ayuda de especialistas del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) que laboraban en la desaparecida compañía de Luz y Fuerza del Centro, explicó Tapia.

Durante sus reuniones, hablan de un proyecto para generar su propia energía eléctrica y valoran las opciones que tienen para llevarlo a cabo.