lunes, 2 de diciembre de 2013

Con marcha exigen a Aguirre frenar represión contra activistas en Guerrero


EZEQUIEL FLORES CONTRERAS

CHILPANCINGO, Gro. (proceso.com.mx).- Integrantes de organizaciones sociales, grupos de autodefensa, normalistas y el magisterio disidente marcharon para exigir al gobierno de Ángel Aguirre Rivero cese al hostigamiento y represión al movimiento social.

El dirigente de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG), Gonzalo Juárez Ocampo, dijo que decidieron salir a las calles para condenar la ola de asesinatos de dirigentes sociales y el encarcelamiento de guardias comunitarios.

Por ello, el líder magisterial llamó a Aguirre a frenar la campaña orquestada desde el gobierno federal para criminalizar la protesta social.

De lo contrario, el estallido social en la entidad será inminente, advirtió Juárez Ocampo.

A las 10:30 horas un contingente de aproximadamente 4 mil personas partió en marcha de la parte norte de la capital y arribó a la sede del Ejecutivo donde realizaron un mitin.

Durante la protesta, Norma Mesino, dirigente de la Organización Campesina de la Sierra del Sur (OCSS), condenó los asesinatos de su hermana Rocío Mesino y el de 16 dirigentes sociales más durante el periodo de Aguirre, que hasta el momento siguen impunes.

En su discurso, Mesino recordó que este día se conmemora el 39 aniversario del asesinato del legendario líder guerrillero y profesor normalista Lucio Cabañas Barrientos, registrada en 1974 en la sierra de Atoyac durante una operación contrainsurgente implementada por el Ejército.

La movilización representa la reactivación del Movimiento Popular de Guerrero (MPG), que surgió a partir del rechazo del magisterio disidente a la reforma educativa impulsada por el gobierno federal que aglutinó a diversos sectores sociales y puso en jaque la administración de Aguirre.