jueves, 13 de febrero de 2014

Familiares de Gregorio Jiménez exigen justicia; descartan la “venganza personal”


Por Eirinet Gómez, corresponsal

Xalapa, Ver., 12 de febrero.

Los restos del periodista Gregorio Jiménez de la Cruz, secuestrado y asesinado presuntamente por una célula de la delincuencia organizada, fueron sepultados en el panteón de Villa Allende, municipio de Coatzacoalcos. Sus compañeros y familiares demandaron justicia y rechazaron las versiones de la Procuraduría General de Justicia del Estado de que el homicidio fue por una venganza personal.

El cuerpo –hallado por las autoridades en una fosa clandestina en una casa de seguridad de Villa Allende– fue entregado a los deudos a las 23 horas del martes. Después de velarlo, este miércoles a las 15 horas partió el cortejo fúnebre de la casa de Gregorio, en la colonia Fonhapo de Villa Allende, para darle sepultura.

Carmela Hernández Osorio viuda de Jiménez dijo que su compañero fue levantado y asesinado por una nota que publicó, no por un pleito vecinal. Explicó que el conflicto con Teresa de Jesús Sánchez Cruz, propietaria del bar El Palmar, quien supuestamente ordenó que lo mataran, surgió por una nota que (Gregorio) sacó días antes de ese pleito.

Explicó que en la discusión entre Gregorio Jiménez y Sánchez Cruz –hace tres meses–, ella le dijo que eso no se iba a quedar así, que lo mandaría matar, que no sabía con quién se metía, que ella tenía muchas influencias.

La viuda comentó que la seguridad en Villa Allende se deterioró: había secuestros y levantones. Los vecinos sabían que él era periodista y le pedían que escribiera sobre eso.

Luis Alberto Jiménez, hijo mayor de Gregorio, también descartó la venganza personal como móvil del asesinato. “Fue por las notas sobre los levantones, por eso lo hicieron, no somos tontos”.

Por instrucciones del gobierno estatal, la familia fue llevada a un lugar seguro ante posibles represalias de los detenidos por el crimen.

El periodista fue secuestrado en la costa del Golfo de México el miércoles de la semana pasada, y su cuerpo fue hallado en una fosa junto a otros dos cadáveres, uno de los cuales fue identificado este miércoles como Ernesto Ruiz Guillén, dirigente local de la Confederación de Trabajadores de México, según reportó la agencia Ap.

La tercera víctima enterrada en el patio de una casa de seguridad es aparentemente un taxista de Coatzacoalcos, que aún no ha sido identificado por las autoridades.

En las ciudades de Veracruz y Xalapa, los periodistas marcharon en silencio e hicieron un pronunciamiento en el que recordaron a los 10 comunicadores asesinados durante el gobierno de Javier Duarte de Ochoa.

Exigieron la destitución del gabinete de seguridad, integrado, entre otros, por el secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, y el procurador de Justicia, Amadeo Flores Espinoza.

La Procuraduría General de Justicia del Estado de Veracruz informó de la aprehensión de Gerardo Contreras Hernández, otro de los presuntos integrantes del grupo que secuestró y asesinó a Jiménez de la Cruz. Explicó que la captura se logró a partir de la declaración de los otros cinco detenidos.

Urgen medidas de protección: ONU

Ángeles Cruz, Roberto Garduño y Enrique Méndez

Organismos internacionales de derechos humanos condenaron el asesinato del periodista Gregorio Jiménez de la Cruz y exigieron a las autoridades federales y locales realizar una investigación exhaustiva, diligente e imparcial, que se castigue a los responsables y no se descarte la posibilidad de que la muerte del comunicador esté relacionada con su labor profesional.

El cadáver de Jiménez de la Cruz fue hallado el pasado martes en una fosa clandestina junto con los de otras dos personas en el Las Choapas, Veracruz.

Al respecto, ayer el pleno de la Cámara de Diputados guardó un minuto de silencio a solicitud de legisladores de PT, PAN y Movimiento Ciudadano.

Diputados priístas de Veracruz manifestaron que desde la desaparición de Jiménez se investiga la participación de una mujer, quien por 20 mil pesos ordenó a una célula de sicarios de Los zetas que asesinara al reportero.

Gregorio Jiménez quien colaboraba en los diarios Notisur y El Liberal del Sur, desapareció seis días antes en Coatzacoalcos.

No descartar represalias: AI

Amnistía Internacional (AI) y Artículo 19 recordaron a las autoridades su obligación de garantizar que quienes ejercen el periodismo puedan realizar su labor sin temor a represalias. Esta vertiente no se debe descartar de las indagatorias, subrayó Artículo 19.

La oficina en México del alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) resaltó que desde 2011 se han reportado muertes violentas de comunicadores: Regina Martínez, Esteban Rodríguez, Gabriel Hugé Córdova, Irasema Becerra, Guillermo Luna Varela, Víctor Manuel Báez Chino, Noel López Holguin, Miguel Ángel López Velasco, Yolanda Ordaz de la Cruz, Misael López Solana, Esteban Rodríguez y Agustina Solana.

Javier Hernández Valencia, representante de la ONU-DH, dijo que combatir la impunidad que rodea muchos casos de agresiones contra comunicadores y los múltiples ataques a instalaciones de medios, es un deber indelegable e irrenunciable de las autoridades, pero urge que se diseñen y apliquen medidas de prevención ante la vulnerabilidad creciente en la que desarrollan sus labores.