lunes, 3 de febrero de 2014

GUERRERO: Proyecto Casa Grande de IMMSA, “una tomada de pelo”, reclaman mineros


RAYMUNDO RUIZ AVILÉS ( Corresponsal)

Taxco, 2 de febrero. El secretario general de la sección 17 de mineros de Taxco, Roberto Hernández Mojica, denunció que el proyecto de desarrollo comunitario Casa Grande, perteneciente a la Industrial Minera México SA de CV (IMMSA), no es más que una ofensiva contra los obreros en huelga y también “la tomada de pelo” a las agrupaciones, porque tiene otros fines, que es “aniquilar al sindicato y no de ayudar a la sociedad, como también hay actores políticos, como es el caso del diputado federal Marino Miranda Salgado, quien se comprometió ayudarnos y no lo ha hecho”.

Señaló que ha tenido denuncias y quejas de representantes de las agrupaciones civiles que participan en el proyecto, quienes le han comentado que no les han entregado los recursos como se comprometió la empresa a través de Casa Grande.

Explicó que desde hace tiempo presentó las quejas al comité nacional, porque ya se había advertido que Grupo México (GM) lo único que pretende hacer, es desestabilizar el movimiento obrero.

El líder minero aseguró que es una medida que están realizando para justificar los daños ecológicos que han hecho a la zona minera “y ahora quieren curarse en salud, diciendo que son una empresa socialmente responsable, cuando la realidad es otra”.

Recordó que desde hace un año, la empresa comenzó con una serie de campañas de salud en la zona minera, y “no la llevaron a otras comunidades de Taxco, porque solo lo hicieron dentro del perímetro donde se ha afectado y se ha contaminado”.

Dijo que tiene conocimiento de lo que le han hecho a los grupos que confiaron en la obtención de recursos “, y ahora resulta que no se los quieren entregar o bien lo hacen a su modo, cuando en la convocatoria no se establece esas medidas”.

Hernández Mojica se solidarizó y respaldó a las organizaciones Equipos Feministas AC y Calmecac, que denunciaron que no han recibido los recursos que entregaría el proyecto de desarrollo comunitario denominado Casa Grande, para realizar los proyectos que ingresaron al concurso y ganaron, por lo que se deslindaron de la empresa para la ejecución de sus trabajos.

En el caso de los actores políticos, señaló al legislador federal Miranda Salgado, quien buscó el apoyo de los mineros para su campaña “y participamos, pero desde que ganó y llegó al Congreso de la Unión, no ha regresado a dar la cara a los mineros y mucho menos para agradecernos el respaldo que le dimos”.

Denunció que “buscó a los mineros con fines de lucro político y nunca para ayudarlos en la solución de su huelga”.