martes, 18 de febrero de 2014

Mi sentencia es un castigo ejemplar para los que protestan en las calles: Mario González



Fuente: Juan Carlos Alarcón López

La sentencia de 5 años y nueve meses de cárcel a Mario González García, detenido previo a la marcha del 2 de octubre, por ataques a la paz pública, es un mensaje de las autoridades capitalinas para mostrar a la ciudadanía el poder del Estado frente a la protesta social.

Así lo externó el activista vía telefónica desde la Torre Médica del penal femenil de Tepepan, al señalar que la sentencia dictada en su contra por la Juez 19 de Delitos No Graves, Marcela Ángeles Arrieta, es un “castigo ejemplar”, un llamado de atención a todos los que participan en manifestaciones o protestas.

“Es como un ‘miren, dense cuenta, ahorita los estamos agarrando, si vas a manifestarte puedes quedarte mucho tiempo en la cárcel sin derecho a salir bajo fianza’, es como una consigna lo que nosotros creemos.

“Buscan demostrar ante la sociedad el castigo ejemplar, te manifiestas o participas en movilizaciones y te va a pasar esto”, aseguró el activista en entrevista con Noticias MVS.

Acusó a la juzgadora de dilatar el proceso, obviar pruebas a su favor y a su vez desestimar las contradicciones de los policías que lo detuvieron la tarde del 2 de octubre en el Centro Histórico.

“Los policías nadie me señala directamente, nadie me consignó, a mi no me agarraron con nada o con el material que me relacionara con el disque delito que cometimos.

“Aun con todo y eso la juez al ver como declaró sentencia pues no hizo ningún argumento, sólo copió las declaraciones de los policías y las pegó y ese fue su argumento para sentenciarme”, apuntó.

Mario González, quien convalece en la Torre Médica de Tepepan, debido al deterioro de su salud por los 58 días de huelga de hambre que realizó en el Reclusorio Oriente, recordó que el abuso de autoridad se hizo patente desde un inicio cuando fue reaprendido al salir de ese centro de reclusión.

Lo acusaron de intentar sustraerse de la acción de la justicia e incluso Ángeles Arrieta, lo consideró “peligroso social”, por el hecho de ocultar su identidad y aportar otro nombre el día de su detención, lo que lo llevó nuevamente a prisión.

Ante el cúmulo de irregularidades en el proceso y que derivó en sentencia condenatoria, su defensa apeló la resolución de la juez Ángeles Arrieta, por lo que el caso es ahora analizado por la titular de la Quinta Sala Penal, Magistrada Celia Marín Sazaki.

Mario González García, confía en que esa instancia esté alejada de cualquier “consigna” y juzgue apegada al principio pro persona y con absoluto respeto a los derechos humanos.

@amarilloalarcon