miércoles, 5 de marzo de 2014

Anuncian la creación de una brigada de autodefensa en Tamaulipas


CIUDAD VICTORIA, Tamps. (proceso.com.mx).- Una recién creada brigada de autodefensa de Tamaulipas informó ayer que hirió y ejecutó a 16 presuntos miembros del grupo criminal “Los Zetas”, entre ellos a un agente ministerial, tres abogados y un sicario que participó en el crimen de Don Alejo Garza Tamez, quien murió defendiendo sus propiedades.

Ayer por la noche fue distribuido un volante en el que un grupo armado anuncia que emprenderá acciones contra el grupo criminal “Los Zetas” y en defensa de la población.

De hecho, el grupo se adjudica ya varias ejecuciones. En el comunicado se informó que fueron atacados 16 presuntos miembros de “Los Zetas”, pero no ahonda al respecto. Sólo señala: “Unos muertos, otros heridos, pero todos atacados”.

Sin embargo, en las últimas dos semanas fueron abandonados siete cadáveres de hombres y mujeres que se mencionan en el volante repartido en calles de Ciudad Victoria, calificada como “la capital del secuestro”.

“Nosotros, la Brigada Alberto Carreta Torres, hemos pasado por las armas a los siguientes criminales Zetas”, se lee en el volante repartido entre la población.

La información de la brigada de autodefensa, que toma el nombre de un general revolucionario tamaulipeco, cita 16 nombres, apodos o apellidos de hombres y mujeres que supuestamente fueron atacados.

El texto menciona que fue agredido Jair Fuentes González, contador del grupo criminal “Los Zetas” y abogado que defendió a varios capos detenidos, cuyo cadáver recién fue abandonado en calles de esta ciudad.

Además, el comando se atribuye el homicidio de Alberto Castelán, Hipólito Jiménez “ y El Charro”. Este último, presunto sicario que participó en el asesinato de Alejo Garza.

Los cadáveres de siete de los mencionados en el volante fueron abandonados en calles de esta ciudad durante las últimas dos semanas, pero ninguna autoridad informó sobre quién realizó esas ejecuciones.

El texto de la brigada precisa que el artículo 10 de la Constitución protege el derecho de la población a poseer armas de fuego para su autodefensa, aunque reconoce que las leyes secundarias restringen el uso y la portación de armas, por lo que urge una reforma ante la ausencia del Estado de Derecho, para que la población se arme.

“Entre más desarmado estés, más fácil serás asaltado, secuestrado y asesinado”, agrega el comunicado.

Critica el programa del Ejército mexicano para el intercambio de armas por despensa, al asegurar que pareciera haber sido “aconsejado por los criminales”.

“Te quieren desarmar para que seas presa fácil. Lo que tú no hagas por defender tu vida, tu familia y tus bienes, jamás lo van hacer la policía, los ministeriales y otros más que en Ciudad Victoria son parte de la delincuencia, son Zetas. Los funcionarios lo saben y están involucrados” (sic).

El volante advierte a los funcionarios tamaulipecos que “también ellos pagarán en su momento”, por sus crímenes contra la población.

El texto concluye: “Nuestra acción es un grito de guerra contra los criminales Zetas”.

La nueva brigada lanzó volantes en importantes calles de Ciudad Victoria y publicó el texto en una página de internet especializada en advertir sobre situaciones de riesgo.

Cabe destacar que, a diferencia de los grupos de autodefensas michoacanos, la brigada actuó más como una guerrilla urbana clandestina.

En el municipio rural de Hidalgo ya opera otro grupo que se autodenomina Columna Pedro J Méndez, el cual asegura haber ejecutado y colgado a varios miembros de “Los Zetas” que operaban y secuestraban en esa zona.

Posteriormente del anuncio de la creación de la Brigada de autodefensa en Ciudad Victoria, el grupo que controla la plaza ordenó a los agentes de tránsito, controlados por ellos, que colocaran retenes en diversas avenidas para revisar vehículos de los ciudadanos. Además, se pueden apreciar hombres armados, “estacas”, que circulan impunemente y vigilan varios barrios de la capital de Tamaulipas.