lunes, 21 de octubre de 2013

Crece movimiento de padres de familia contra reforma; respaldan a magisterio


FERNANDO INÉS CARMONA

Orizaba, Ver.- El rechazo contra la reforma educativa en la zona centro del estado ahora corre por cuenta de los padres de familia, que empiezan a organizarse para exigir la derogación de la enmienda y aunque las marchas de ellos no se comparan con las movilizaciones magisteriales, mantienen encendida la mecha de este movimiento social.

La marcha de ayer sorprendió no por el fondo -que es el mismo que el magisterial, sino por la forma. Los padres de familia, algunos, dejaron de ser los principales críticos del movimiento magisterial para poco a poco empezar a ser ellos los que encabecen las caminatas. Las protestas de los padres de familia empezaron desde el pasado viernes, cuando salieron a las calles a exigir la derogación de la reforma peñista y por fin se declararon en apoyo a las movilizaciones magisteriales.

Lo llamativo de las dos marchas que se registraron en menos de 72 horas en la zona de Orizaba es que poco a poco empiezan a congregar a los padres de familia que se percatan de cómo la advertencia que les hicieron los maestros se encaminan a ser una realidad o al menos todo indica eso.

La marcha de ayer recorrió casi nueve kilómetros, los mismos que en su momento caminaron en las cinco o seis movilizaciones que hicieron. Los padres de familia no arremetieron contra la prensa, al contrario, pidieron se unieran además de invitar a quienes salían a su paso a que se sumaran a las movilizaciones, que anuncian serán más, “a ti que estás mirando, también te está afectando” decían en sus consignas, tomadas de los maestros.

A su paso, los padres de familia recibían el apoyo de otros que les aplaudían y algunos de ellos les daban agua en bolsas o en botella. Los automovilistas también, con el claxon de su vehículo, respaldaban el movimiento; no obstante, y pese al agradecimiento, los padres de familia no sólo quieren eso, “lo que pedimos es aquellos que nos salen a reconocer que se sumen a las marchas porque esa es la única forma en la que podemos detener esta reforma que ya empezó a dañar la economía de los que llevamos a nuestros hijos a escuelas públicas”.

A ellos, dijeron unos padres de familia, “los que nos miran y aplauden, nadie los puede sancionar por salir a caminar con nosotros. No pertenecen a ningún sindicato que tenga que ver con la educación de sus hijos, por eso no entendemos la indiferencia con la que actúan los padres, saben que nos van afectar pero prefieren quedarse en casa”.

No obstante algunos de los que no participan en la marcha y consultados al respecto, dijeron desconocer el fondo de la marcha, “porque nadie se ha dado a la tarea de informarlo en las escuelas o si lo han hecho es muy poco convincente”, dijo la señora Yolanda Hernández, madre de familia del municipio de Nogales, quien además respaldó la marcha, pero pidió mayor información, “no nada más lo que vemos en las noticias o leemos en los periódicos”.

Por otro lado se conoció que las movilizaciones de parte de los padres de familia continuarán esta semana, además de que respaldan las acciones que vayan a emprender los maestros, “esto no termina hasta que se abrogue la reforma”, dijo Luis Pérez, participante en la marcha de ayer.