martes, 17 de diciembre de 2013

Constatan violación de eólicas a derechos de pueblos indígenas en Juchitán


Por Rosa Rojas

Imagen de archivo de la construcción de la base de un aerogenerador en el parque eólico BiI Hioxho, de Gas Natural Fenosa, en el municipio de Juchitán de Zaragoza, Oaxaca. Foto Roberto García Ortiz

Funcionarios de las embajadas de Suiza, Noruega y Alemania en México visitaron -los días 12 y 13 de diciembre- a integrantes de la Asamblea Popular del Pueblo Juchiteco (APPJ) en Juchitán, Oaxaca y "constataron las violaciones a los derechos colectivos indígenas que comete la empresa Gas Natural Fenosa (GNF) con la construcción de un parque eólico en tierras comunales", informó el vocero de esa organización, Mariano López Gómez. Subrayó que la APPJ está promoviendo amparos contra GNF y que a partir de enero unificará fuerzas con organizaciones como la Unión de Comunidades Indígenas de la Zona Norte del Istmo (UCIZONI), contra la reforma energética.

Vía telefónica, López Gómez detalló que en las fechas citadas los visitaron en Juchitán el Consejero de la embajada de Suiza, Mirko Giulietti; el primer secretario de Asuntos Políticos y Protocolo de la embajada de Alemania, Aaron Mir Haschemi y el primer secretario de la embajada de Noruega, Simen Ekblom, junto con representantes de la Brigadas de Paz de Alemania y Holanda y el Grupo Código DH de Oaxaca quienes visitaron el campamento de la APPJ a la salida de Juchitán contra el parque de GNF y realizaron un recorrido por el parque que está construyendo la empresa.

Los diplomáticos "constataron daños a la ecología que está cometiendo GNF, ya que encontraron que en un lugar donde se está instalando la base de un aerogenerador y ya hay una parte construida de concreto, estaban extrayendo agua y ya tenían un líquido especial (los trabajadores) para cegar el venero, con lo que afectan nuestro acceso al agua", añadió.

Asimismo los visitantes pudieron verificar que, contrariamente a lo que afirma GNF se está instalando el parque en terrenos productivos y no en terrenos estériles, como afirma la empresa". Apuntó que uno de los ingenieros les informó, a pregunta expresa, que en la base de cada aerogenerador se utilizan unas 500 toneladas de varilla y concreto, lo que dañará irremediablemente los campos, indicó López Gómez.

Apuntó que uno de los diplomáticos comentó que "corroboraron una ausencia del estado ante tanta injusticia", por lo que la APPJ espera que estos representantes de sus embajadas coadyuven para que haya una presión internacional para que en México se respeten normas internacionales de derechos humanos como el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) "y nuestro derecho a vivir como pueblos indígenas".

Respecto a la reforma energética el vocero de la APPJ afirmó que "es un golpe más contra nuestros derechos colectivos como indígenas que permitirá a las grandes empresas imponer su ley, que es la de la injusticia, el despojo y el exterminio" por lo que conjuntamente con otras organizaciones buscarán realizar a partir de enero "acciones contundentes", contra la misma.