martes, 14 de enero de 2014

Jornaleros desarmados, víctimas del operativo del Ejército en Michoacán


JOSÉ GIL OLMOS

El féretro de Rodrigo Benítez Pérez.
Foto: Miguel Dimayuga

ANTUNEZ, Mich., (proceso.com.mx).- Habitantes de este lugar se manifestaron en contra el desarme de los grupos de autodefensa ciudadana que ayer a la medianoche encabezó el Ejército.

A pesar del operativo militar para desarmar a los grupos de autodefensa, éstos permanecen vigilando sus poblaciones con armas de fuego.

En un recorrido, se observó que los grupos de autodefensa permanecen armados en el entronque de Cuatro Caminos que une Apatzingán con Parácuaro y Nueva Italia.

En tanto, se confirmó que dos personas murieron durante los enfrentamientos de ayer. Se trata de Rodrigo Benítez Pérez, de 25 años y Mario Pérez, de 50, ambos de Antúnez, municipio de Parácuaro.

Eran jornaleros que se sumaron a los grupos de autodefensas cuando estaban siendo desarmados por los militares. “¿Por qué los mataron sino traían armas? Era gente pacífica, trabajadores recogiendo limones”, cuestionaron familiares de Rodrigo Benítez.

Mientras acompañaban a sus muertos, amigos y familiares señalaron que los soldados dispararon por haber defendido a los grupos de autodefensa que llegaron a Antúnez para echar al grupo criminal de “Los Caballeros Templarios”.

“Ellos (autodefensas) nos defienden, son gente como nosotros, si los desarman van a venir a matarnos” advirtió una mujer que pidió no dar su nombre por miedo al grupo criminal.

De acuerdo con los testimonios de varios habitantes de este lugar, los Caballeros Templarios les fijaban los precios de la carne y pan, así como de otros alimentos para obtener ganancia.

Además, los tenían sometidos por amenazas y los obligaban a manifestarse en contra de los autodefensas.