martes, 14 de enero de 2014

Prohíben a víctimas de la “guerra sucia” argentina ejercer demanda contra Daimler


Washington. La Corte Suprema resolvió por unanimidad el martes prohibir a sobrevivientes y víctimas de la "guerra sucia" argentina a demandar en California a la ex DaimlerChrysler Corp. de Stuttgart, Alemania, por presuntos abusos cometidos en el país sudamericano durante la dictadura militar de 1976-1982.

La decisión podría dificultar que víctimas de crímenes en el extranjero pidan justicia en cortes estadunidenses, argumentó la corte.

Las víctimas dicen que fueron secuestradas y torturadas por el gobierno argentino a fines de los 70 y los familiares de quienes desaparecieron presentaron una demanda en la que sostienen que Mercedes Benz fue cómplice de los asesinatos, torturas o secuestros cometidos por las fuerzas armadas contra trabajadores sindicalizados de la industria automotriz.

En las décadas de 1970 y 1980 miles fueron asesinados o "desaparecidos" en Argentina; entre ellos había sindicalistas, activistas de izquierda, periodistas e intelectuales en lo que se conoció como la "guerra sucia".

La demanda señala que "el secuestro, detención y tortura de los demandantes fue realizado por fuerzas de seguridad estatales que actuaban bajo la dirección y asistencia material de la planta de Mercedes Benz en González Catán, cerca de Buenos Aires".

La demanda sostiene que Daimler puede ser llevada a juicio en California por los abusos cometidos en Argentina, ya que su subsidiaria, Mercedes Benz, vendió vehículos en ese estado. Un juez federal rechazó la demanda, pero la corte de apelaciones del 9no distrito de Estados Unidos revirtió la decisión.

La compañía, actualmente conocida como Daimler, sostiene que dado que es una empresa alemana no debe ser demandada en una corte estatal por ciudadanos extranjeros por acciones presuntamente cometidas por una subsidiaria en un país extranjero.

La jueza Ruth Bader Ginsburg, quien escribió la decisión, estuvo de acuerdo. Ni Daimler ni Mercedes-Benz de Estados Unidos tiene su sede o principal sitio de negocios en California, dijo. "Concluimos que la 'casa' de Daimler no está en California, por eso no puede ser demandada ahí por daños que los demandantes atribuyen a la compañía en Argentina", dijo Ginsburg.

Si la corte hubiera aceptado el planteamiento de las víctimas, dijo Ginsburg "si un vehículo de Mercedes-Benz se volcara en Arabia Saudí y lastimara al conductor y sus pasajeros de Noruega, las personas heridas podrían presentar una demanda por fallas del vehículo en California".

La decisión, no obstante, no significa que compañías extranjeras no puedan ser demandas en Estados Unidos por crímenes cometidos en el extranjero.

Ginsburg dijo que "puede haber un caso excepcional (donde) las operaciones de una corporación en un sitio distinto al de su sede o principal fuente de negocios puede ser tan importante y de naturaleza tal pueda considerarse que tiene su sede en ese estado. Pero este caso no permite explorar esa cuestión porque las actividades de Daimler en California no se acercan a ese nivel".

La vocera de Daimler, Andrea Berg, dijo que la empresa estaba complacida con el fallo de la corte. "Las acusaciones de los demandantes son infundadas, y el dictamen de hoy pone fin al prolongado litigio en Estados Unidos", añadió.