martes, 14 de enero de 2014

Presencia de agentes federales en Zócalo también afecta a negocios: Canacope


Por Laura Gómez Flores

México, DF. La presencia de policías federales y locales en el Zócalo refuerza el tema de seguridad, pero también ha causado un "boomerang que golpea a los negocios establecidos por el cierre de vialidades, quienes tardarán más tiempo en recuperarse", afirmó el presidente de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo (Canacope), Gerardo López.

En conferencia de prensa señaló que la formulación de un "protocolo de actuación" para atender en los propios estados las necesidades y demandas de los grupos sociales, debe ser parte de un nuevo esquema de gobernanza que podrá aliviar la pesada carga que las protestas públicas imponen a nuestra ciudad.

La decisión de las autoridades de no permitir la ocupación nuevamente de los espacios recuperados del Zócalo y gran parte del Monumento a la Revolución, donde las pérdidas por ventas no realizadas ascienden a mil 895 millones de pesos por bloqueos, plantones y movilizaciones de integrantes de la CNTE desde hace 140 días, es benéfica, pero "también deben considerar el uso legítimo de la fuerza pública cuando sea necesario", afirmó.

El ofrecimiento de la Secretaría de Desarrollo Económico de créditos de entre 300 mil y 2.5 millones de pesos a tasas preferenciales es bienvenido y tocará a los afectados en ambos espacios decidir si lo solicitan, mientras la Canacope gestiona la ampliación del plazo para que un mayor número de negocios se incorpore al programa de condonación fiscal de los impuestos predial, nómina y hospedaje.

Hasta el momento, precisó, no se ha entregado ningún apoyo de esa índole, pero sí 2 mil 500 seguros de desempleo para meseros y trabajadores de hoteles y estacionamientos; y confiamos que las actividades deportivas, culturales y artísticas a realizarse en el Monumento a la Revolución ayuden a reactivar la zona.

Sin embargo, solicitamos al gobierno capitalino y a la Asamblea Legislativa trabaje de manera efectiva en un programa de indemnización para los negocios afectados, con los recursos autorizados por la Cámara de Diputados, en el Fondo de Capitalidad.