martes, 7 de enero de 2014

[Sucumbios] En este 2014, la lucha sigue adelante...


En este 2014 la lucha sigue adelante cargados de esperanza por avanzar en nuestro camino rumbo a la JUSTICIA.

http://asociaciondepadresyfamiliares.blogspot.mx/2014/01/inicamos-el-ano-luchando.html

Protesta mensual
CADA UNO POR LA JUSTICIA

VIERNES 10 DE ENERO, 1 pm
frente a la Embajada de Colombia en México
(Paseo de la Reforma #379, cerca del Ángel de la Independencia)

¡CON CONVICCIÓN Y ESPERANZA SEGUIMOS LUCHANDO!

***************************************************************

Un mensaje al terminar el 2013 e iniciar el 2014.
¿AÚN HAY ESPERANZA?

Al finalizar el 2013 queremos compartir con ustedes un breve pensamiento, en esta ocasión, acerca de la esperanza, más aún, cuando se avecinan tiempos arduos para los pueblos y las luchas populares en México, América Latina y el mundo. Cada año que transcurre el panorama mundial es más grave, profundas crisis económicas arrojan a miles de personas a la pobreza y marginación, los Estados en el mundo se van cerrando a escuchar las demandas de sus pueblos ya que están más atentos en escuchar y cumplir las demandas de los ricos, de los capitalistas, del poder. Las injusticias son mayores y existen pocos o nulos procesos de reconciliación social, la violencia aumenta a la par de la depredación del medio ambiente. Pereciera que nos encontramos sumidos en una desesperación, donde reina la injusticia, la falta de memoria, de verdad, donde impera la impunidad.

Ante ello ¿Qué tenemos que hacer los pueblos? o más bien la pregunta sería, ¿Aún tenemos esperanza? pareciera una respuesta simple cargada del mayor optimismo, pero día a día conforme somos testigos del dolor que causan las injusticias a manos del poder comenzamos a dudar de nuestras fuerzas, de nuestra esperanza, por ello no puede ser una respuesta sencilla, pero sin duda alguna el inicio de la respuesta es que sí hay esperanza, no tenemos otra respuesta más que conservar la esperanza.

La esperanza en encontrar a un familiar desaparecido, la esperanza de lograr justicia por nuestros muertos, por nuestras víctimas, la esperanza de derrotar a la pobreza en millones de seres humanos en el mundo, de terminar con las imposiciones que sólo benefician a pocos en detrimento de la mayoría. La esperanza de seguir conservando nuestro medio ambiente, de encontrar paz, justicia, verdad, equidad social, la esperanza es nuestro alimento, es nuestra mayor utopía, es lo que nos hace resistir mientras se construye el triunfo.

Pero la esperanza no es nada si no se trabaja por ella, si no se construyen caminos para lograrla por más adverso que sea el panorama, quienes luchamos diariamente por un mundo mejor no tenemos nada que perder más que el miedo y tenemos la esperanza, sí, la esperanza de triunfar, pero ello no sólo es por decreto, por escribir bonitas palabras o desearlo, son momentos que requieren la unidad y la fuerza de todos por romper el miedo, la apatía, por construir caminos que nos lleven a derrotar la violencia de Estado trabajando juntos y coordinadamente para terminar con las injusticias, por conservar los lazos de solidaridad que nos identifican como pueblos que luchan por la esperanza.

A casi 6 años de la masacre de Sucumbíos, del asesinato de nuestro hijos Verónica Velázquez Ramírez, Soren Avilés Ángeles, Fernando Franco Delgado y Juan González del Castillo, de la persecución infame en contra de Lucía Morett Álvarez les podemos decir que las ideas que hoy externamos en este escrito nos han invadido a lo largo del 2013 que termina, pero después de lograr un momento de reflexión compartimos con ustedes que la esperanza y luchar por construirla son ánimos que queremos irradiar en este nuevo año 2014. No hay más camino que la esperanza y luchar por construirla día a día, no hay más camino que luchar por la justicia y lograrla.

Ciudad de México a 31 de diciembre de 2013.

ASOCIACIÓN DE PADRES Y FAMILIARES DE LAS VÍCTIMAS DE SUCUMBÍOS, ECUADOR.

******************************************************************

En un refugio guardado en su corazón
Llevan la bandera de Bolívar.
Su rostro la transmite en la sonrisa
Que dejaron en las imágenes del recuerdo.

Hoy desde lo alto suenan las campanas
Ustedes las tocan para mostrarnos el camino.

Juan, Verónica, Soren, Fernando desde lo alto nos miran
Y nos recuerdan que para ser grandes
Hay que saber soñar.


ASOCIACIÓN DE PADRES Y FAMILIARES DE LAS VÍCTIMAS DE SUCUMBÍOS, ECUADOR