jueves, 13 de octubre de 2011

Crear nuevos partidos, si las fuerzas políticas de izquierda no están a la altura de las circunstancias, propone López Obrador





Crear nuevos partidos, si las fuerzas políticas de izquierda no están a la altura de las circunstancias, propone López Obrador
Madrid, España
Jueves 13 de octubre de 2011



* Conferencia Magistral de Andrés Manuel López Obrador en el Salón de Actos de la Fundación Ortega y Gasset-Gregorio Marañon

Muchas gracias a todos ustedes. Al doctor José Ortega Varela, presidente de la fundación Ortega y Gasset. Voy a leer un texto.

No vengo a hablar de nuestra apasionante relación histórica, con sus excesos, bondades, malos y buenos momentos. Vengo a exponer mi punto de vista sobre lo que está aconteciendo en mi país y en el mundo.

El pueblo de México, como el de América y Europa, está padeciendo por una tremenda crisis producida, en lo fundamental, por ese disparate llamado neoliberalismo.

En esencia se trata de un sistema que ha permitido el engrandecimiento de pocos a costa del sufrimiento de muchos. Y si esto no fuese cierto, que alguien nos explique por qué en una época aciaga para la inmensa mayoría de nuestros pueblos, existe una pequeña minoría que no deja de acumular riquezas y poder como nunca se había visto en la historia de la humanidad.

Por ejemplo, en 1991, hace 20 años, la revista Forbes, que publica la lista de los hombres más ricos del mundo, hablaba de que 274 potentados poseían, cada uno, más de mil millones de dólares, pero este año la misma publicación registra que hay mil 210 personas que tienen más de mil millones de dólares. Y lo obsceno es que hace 20 años, los 274 magnates acumulaban en conjunto 483 mil millones de dólares y ahora los mil 210 poseen 4 billones 284 mil millones de dólares. Es decir, en dos décadas, la fortuna de esta élite mundial se elevó más de 10 veces.

Todo esto, al mismo tiempo que millones de seres humanos viven en la pobreza y en la angustia de no tener ni siquiera para lo más indispensable. Reitero: lo que prevalece en el mundo es un sistema en el cual la prosperidad de unos pocos se sustenta en la miseria de muchos. Aunque todavía no se termine de entender y de aceptar esta infame y amarga realidad.

Por eso, es hora de iniciar la búsqueda de algo nuevo para alcanzar una convivencia social justa, humana y más igualitaria.

En México ya iniciamos el camino hacia ese ideal de dignidad y justicia como forma de vida. Pero antes de explicarles lo que estamos haciendo, quiero dar a conocer nuestro diagnóstico sobre los males que aquejan y atormentan a nuestra nación.

La crisis de México viene de tiempo atrás, aunque se precipitó desde la década de los 70, cuando un grupo de potentados en el ámbito internacional, ordenó a sus técnicos y a sus políticos diseñar y aplicar un nuevo modelo para dominar a los estados nacionales y apoderarse de los recursos naturales y de los bienes de la inmensa mayoría de los seres humanos.

Con esa encomienda, los ideólogos de la derecha inventaron una serie de recetas y recomendaciones que fueron sembrando, con el apoyo de los medios masivos de comunicación, en la mente de millones de personas para tratar de justificar la codicia y el pillaje.

Así, divulgaron e impusieron criterios tan absurdos como la supremacía del mercado; la utilización del Estado sólo para proteger y rescatar a las minorías privilegiadas y, desde luego, proclamaron que las privatizaciones eran la panacea.

También postulaban y siguen sosteniendo que el nacionalismo económico es anacrónico y la soberanía un concepto caduco frente a la globalidad; que se debían cobrar menos impuestos a las corporaciones y más a los consumidores; que eran más eficientes y honrados los administradores privados que los públicos; que debía predominar lo económico sobre lo político y lo social; que el Estado no debía promover el desarrollo ni procurar la distribución del ingreso porque, si le iba bien a los de arriba, les iría bien a los de abajo, con la idea peregrina de que si llueve fuerte arriba, gotea abajo, como si la riqueza en sí misma fuese permeable o contagiosa.

Con todos estos llamados “paradigmas”, que no son más que una retacería de enunciados sin fundamento teórico ni científico, los barones del dinero, con la colaboración de los organismos financieros internacionales, lograron implantar la agenda de las llamadas “reformas estructurales”, modificaron los marcos legales y sometieron en lo esencial a la mayoría de los gobiernos del mundo.

En el caso de México, estas políticas comenzaron a impulsarse desde el gobierno de Miguel de la Madrid (1982-1988), y se profundizaron durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari (1988-1994). En éste periodo, no sólo se adoptaron todos los dogmas del neoliberalismo de manera puntual, sino que se utilizaron como parapeto para llevar a cabo el peor saqueo de las riquezas y de los bienes de la nación que se haya registrado en la historia del país.

Desde luego, todo esto se hizo acompañar de una intensa campaña propagandística. Inclusive muchos intelectuales y líderes de opinión, repetían como loros sofismas para legitimar el bandidaje oficial y el predominio económico de una minoría por encima del interés público.

Para llevar a cabo la desincorporación de entidades paraestatales, consideradas “no estratégicas ni prioritarias para el desarrollo nacional”, se ajustó a la medida el marco jurídico y se legalizó la rapiña.

Es más, hubo procesos de licitación y rendición de cuentas ("libros blancos”), pero la verdad es que, en todos los casos, siempre se sabía, de antemano, quienes serían los ganadores en las subastas. Salinas, su hermano Raúl y el secretario de Hacienda, Pedro Aspe, eran los encargados de palomear, acomodar y alinear a todos los apuntados que participaron en el reparto de empresas y bancos.

Así, en 13 meses, del 14 de junio de 1991 al 13 de julio de 1992, con un promedio de 20 días hábiles por banco, se remataron 18 instituciones de crédito. Además, en cinco años, del 31 de diciembre de 1988 al 31 de diciembre de 1993, se enajenaron 251 empresas del sector público. Es decir, se privatizaron compañías como Telmex, Mexicana de Aviación, Televisión Azteca, Siderúrgica Lázaro Cárdenas, Altos Hornos de México, Astilleros Unidos de Veracruz, Fertilizantes Mexicanos; aseguradoras, ingenios azucareros, minas de oro, plata y cobre, fábricas de tractores, automóviles y motores, de cemento, tubería, maquinaria, entre otras.

La entrega de bienes de la nación a unos cuantos, no sólo se limitó a bancos y a empresas paraestatales. También se privatizaron las tierras ejidales, las autopistas, los puertos, los aeropuertos, la industria eléctrica y se incrementó el manejo de negocios de particulares nacionales y extranjeros en Petróleos Mexicanos.

Para calcular el monto que representó esta operación de traslado de dominio de bienes de la nación a particulares, basta un dato irrefutable: en julio de 1988, cuando se impuso a Salinas mediante un fraude electoral, en la lista de la revista Forbes, sólo aparecía una familia mexicana, los Garza Sada, con dos 2 mil millones de dólares; pero, al finalizar aquel sexenio, ya se habían incorporado a la lista 24 mexicanos más, que en conjunto poseían 44 mil 100 millones de dólares.

Y casi todos estos personajes habían sido beneficiados con empresas, minas y bancos que eran propiedad de todos los mexicanos. Y algo más: en 1994 México llegó a ocupar el cuarto lugar entre los países del mundo con más multimillonarios, un dudoso honor sólo superado por Estados Unidos, Japón y Alemania.

Salinas no sólo entregó empresas y bancos a sus allegados, sino que conformó con ellos un grupo compacto, una nueva oligarquía, con la deliberada intención de convertirse, al término de su sexenio, en jefe máximo.

Con el paso del tiempo, y durante los gobiernos de Zedillo, Fox y Calderón, este grupo no sólo siguió acumulando riquezas, sino que también fue concentrando poder político hasta situarse por encima de las instituciones constitucionales.

En la actualidad sus integrantes constituyen una especie de supremo poder oligárquico y conservador. En los hechos, ellos son los que verdaderamente mandan en el país: deciden sobre cuestiones fundamentales en la Cámara de Diputados y en el Senado, en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en el Instituto y en el Tribunal Electoral, en la Procuraduría General de la República, en la Secretaria de Hacienda y en los partidos Acción Nacional y Revolucionario Institucional.

Además, poseen o controlan a la mayor parte de los medios de comunicación del país.

Y como es evidente, ocupados en el pillaje, lo que menos les ha importado es el destino de México. Desde 1983, en sentido estricto, no se trazan planes de desarrollo apegados a la realidad y al interés nacional.

Todo ha quedado supeditado a recetas impuestas por los organismos financieros internacionales y a las llamadas "reformas estructurales" en materia laboral, energética, fiscal y de seguridad social que, en esencia, significan más privatización, beneficios para una élite y costosos retrocesos sociales.

La política aplicada en los últimos 28 años –que no considera, entre otros factores, ni la distribución del ingreso ni el bienestar– ha resultado ineficaz hasta en términos cuantitativos. De 1983 a la fecha, el crecimiento del Producto Interno Bruto ha sido en promedio de 2.3 por ciento y, si consideramos el aumento de la población, el per cápita es de 0.4 por ciento anual, una de las tasas más bajas del continente americano y del mundo.

El gobierno abandonó las políticas de fomento al sector agropecuario, a la industria y al resto de las actividades productivas. Se dividió a PEMEX y a la industria eléctrica, y se rompió la cadena de valor que permite manejar de manera eslabonada e integral al sector energético.

Esto explica en buena medida la paradoja de que México, siendo uno de los principales países productores de petróleo sea, a la vez, uno de los más grandes importadores de gasolinas y de otros petrolíferos en el mundo.

La poca creación de empleos y el abandono del campo y de las actividades productivas provocaron el aumento de los flujos migratorios a los Estados Unidos y México se convirtió en el país que más mano de obra exporta al extranjero.

En la actualidad, el fracaso de esta economía de élite se mide con tasas de desempleo y subempleo del 21 por ciento de la población económicamente activa. Hoy, según cifras oficiales, el 67 por ciento de los trabajadores con empleo, 7 de cada 10, reciben ingresos que no superan los tres salarios mínimos, o sea, 10 euros diarios.

Uno de los resultados más lamentables de la política neoliberal es que, en los últimos 28 años, el número de pobres pasó de 32 a 60 millones; es decir, casi se duplicó.

Asimismo, duele decir que de 2007 a la fecha, por la llamada “guerra contra el narcotráfico”, han perdido la vida alrededor de 50 mil mexicanos, muchos inocentes y en su mayoría jóvenes que no tuvieron oportunidades y fueron obligados por las circunstancias a tomar el camino de las conductas antisociales.

En pocas palabras, la violencia en México se ha originado, en buena medida, por la falta de empleo, por el empobrecimiento del pueblo y porque se le ha cancelado el futuro a los jóvenes que no tienen posibilidad ni de trabajo ni de estudio.

Ahora bien, nosotros qué estamos haciendo. Desde hace cinco años hemos venido construyendo, desde abajo y con la gente, el Movimiento Regeneración Nacional, conocido por sus siglas como MORENA.

Este proceso inició luego del fraude electoral del 2006, cuando decidimos no rendirnos, no claudicar y seguir luchando hasta lograr la transformación de la vida pública de México.

En este periodo, con acciones de resistencia civil pacífica, hemos defendido el petróleo, los derechos sociales y la economía popular.

Nos ha tocado recorrer, palmo a palmo, el territorio nacional y celebrar miles de asambleas informativas en las plazas públicas para mantener encendida la llama de la esperanza.

Lo más importante ha sido el trabajo que han dedicado, muchas mujeres y hombres, libres y conscientes, a la difícil pero indispensable tarea de organizar al pueblo para renovar al país.

MORENA es fruto de ese esfuerzo colectivo. Y aunque todavía no se consolida por completo, ya cuenta con 2 mil 223 comités municipales y 38 mil 136 comités de base, integrados por 183 mil dirigentes. También han aceptado participar como Protagonistas del Cambio Verdadero o como representantes del gobierno legítimo 4 millones 200 mil ciudadanos. Y todos los días, miles de personas se están anotando o adhiriendo a nuestro movimiento.

Forman parte de esta gran organización, indígenas de todas las etnias, campesinos, pescadores, obreros, trabajadores independientes, maestros, estudiantes, profesionales, comunicadores, productores del campo –sean comuneros, ejidatarios o pequeños propietarios– artesanos, artistas, intelectuales, científicos, comerciantes y empresarios.

Se trata de un movimiento amplio, plural e incluyente, integrado por mujeres y hombres de distintas corrientes de pensamiento. Hay católicos, evangélicos de todas las denominaciones, creyentes de otras religiones, agnósticos, ateos y libres pensadores.

Hace once días se constituyó MORENA como asociación civil y se conformaron los órganos de dirección del movimiento.

Quiero subrayar que MORENA es un espacio abierto, libre, plural, deliberativo, donde participan militantes de partidos y ciudadanos sin partido. En nuestro movimiento se acepta que un ciudadano pueda pertenecer a MORENA y, al mismo tiempo, ser miembro de un partido, de una organización sindical, empresarial o de un movimiento social o ciudadano.

En MORENA no existe un pensamiento único, hay pluralidad, pero coincidimos y nos une un objetivo superior: la transformación de la vida pública de México. Y a eso convoca MORENA a todos los movimientos sociales y ciudadanos, a mujeres y a hombres de buena voluntad, a que juntos construyamos un nuevo pacto social, un acuerdo donde realmente se respeten la Constitución y las leyes, con compromisos muy puntuales como, por ejemplo, que habrá democracia participativa, mediante el referéndum, el plebiscito y la revocación del mandato; plenas libertades para hacer negocios pero no influyentismo, corrupción ni impunidad; no se permitirán privilegios fiscales ni monopolios; se eliminará el gasto destinado a mantener las canonjías de la alta burocracia; será prioritario impulsar actividades productivas para reactivar el crecimiento económico y generar empleos; se enfrentará el flagelo de la violencia combatiendo la pobreza, incorporando a los jóvenes al estudio, al trabajo, a la recreación y al deporte; se democratizarán los medios de comunicación; se cuidará el medio ambiente; se evitará la explotación irracional del petróleo y de otros recursos naturales no renovables; no se malgastará la herencia de las nuevas generaciones; las riquezas de la nación y el fruto del trabajo de los mexicanos se distribuirán con justicia y nunca más se permitirá que los privilegios de pocos se sustenten en la opresión y en la miseria de muchos.

Se tiene claro que dadas las circunstancias del país, por muy justas y nobles que sean otras causas, lo principal es luchar por un cambio de régimen. Sin ello, no hay posibilidad de buen gobierno, de empleo, bienestar, justicia, independencia, respeto a los derechos humanos, seguridad, tranquilidad ni paz social.

Dicho de otra forma, la decadencia actual que se expresa en crisis económica, política, en pérdida de valores, en descomposición social y violencia, no podrá frenarse y superarse, si el pueblo no mete en cintura a quienes, movidos por la ambición al dinero y al poder, mantienen secuestradas a las instituciones públicas, sin importarles el sufrimiento de la gente y el destino de la nación.

Tengamos en cuenta que quienes se creen los dueños de México, los integrantes del supremo poder oligárquico y conservador, que son los principales responsables de la tragedia nacional, están decididos a mantener, a costa de lo que sea, el régimen caduco de opresión, corrupción y privilegios.

Es evidente que quieren perpetuarse en el poder, mediante el truco de la supuesta alternancia entre el PRI y el PAN, cuando en realidad se trata de lo mismo. Es el llamado gatopardismo, que consiste en que las cosas en apariencia cambian para seguir igual.

Estamos conscientes de que nuestro propósito de transformar a México no es un asunto sencillo. No sólo es enfrentar a un candidato o a un partido político, sino derrotar en buena lid y de manera pacífica a un grupo de intereses creados muy poderosos.

Pero también creemos, inspirados en las enseñanzas de nuestra historia, que el poder de los opresores es demasiado débil cuando gobiernan contra la voluntad de los pueblos.

Siempre hemos pensado que las tiranías, las dictaduras, los cacicazgos duran hasta que el pueblo quiere.

De igual manera, es pertinente señalar que cuando triunfe nuestro movimiento, nadie será perseguido o desterrado. Buscamos justicia, no venganza. No nos mueve el resentimiento ni el odio, sino como decía Ortega y Gasset "tenemos una razón vital": el amor al prójimo y a la patria.

Sencillamente anhelamos que el gobierno deje de estar al servicio de una minoría y represente de verdad a todos los mexicanos. Queremos patria para todos. Patria para el pobre. Patria para el humillado.

Asimismo, aunque nuestro movimiento va más allá de lo electoral, no vamos a dejar pasar la oportunidad que vendrá con las elecciones presidenciales de julio de 2012. Siempre en la historia de México, cuando hay una elección presidencial, se producen condiciones favorables para lograr un cambio de régimen.

Por eso, en los próximos nueve meses que faltan para la elección presidencial, nos aplicaremos a fondo para despertar conciencias y lograr en este plazo el triunfo electoral que dé inicio a una etapa nueva en la vida pública de México.

En este periodo pasarán muchas cosas, no sólo por el ambiente de incertidumbre que existe, sino porque el pueblo tendrá necesariamente que pensar si decide o no ser dueño y constructor de su propio destino.

Amigas y amigos:

En nuestros recorridos por el México profundo y en diálogos circulares con la gente, hemos aprendido algunas lecciones que resumo y comparto con ustedes:

1. Si no hay un cambio de régimen no será posible detener el proceso de degradación que padecemos.

2. Los cambios que se requieren no se van a dar de arriba para abajo. Sólo el pueblo puede salvar al pueblo y sólo el pueblo organizado puede salvar a la nación.

3. Nada se logra si no se trabaja en informar, concientizar y organizar al pueblo. Y este esfuerzo nunca es en vano, tarde o temprano habrá frutos.

4. En esta época de decadencia y de pérdida de fe es indispensable buscar salidas, no caer en el desánimo, el escepticismo y la frustración, hay que mantener encendida la llama de la esperanza.

5. Siempre se produce un proceso de transformación cuando la gente toma conciencia de que unida y organizada puede más que sus opresores.

6. El objetivo no es llegar a ocupar cargos políticos o administrativos, sino la renovación tajante de la vida pública.

7. Aunque los dados estén cargados o las cartas estén marcadas, hay que apostar a la transformación por la vía pacífica y electoral. La violencia no es el camino, al contrario, sirve de pretexto al autoritarismo y propicia más sufrimiento.

8. Ante la crisis de la llamada clase política, es indispensable la formación y el surgimiento de líderes honestos con propósitos más elevados que sus legítimas aspiraciones personales.

9. Si los partidos de izquierda no están a la altura de las circunstancias hay que reformarlos y si de plano esto no es posible, debe optarse por construir, desde abajo y con la gente, nuevos partidos o crear movimientos amplios, pero no dedicarse únicamente a lo espontáneo, a lo sectorial, gremial o social, sino trabajar siempre en concientizar y organizar al pueblo para cambiar el régimen.

10. Hay que tomar en cuenta que la crisis actual no es sólo por falta de bienes materiales, sino también por la pérdida de valores espirituales, morales y culturales, por eso es indispensable auspiciar una nueva corriente de pensamiento, para alcanzar un ideal moral, cuyos preceptos exalten el amor a las familias, a la naturaleza y a la patria; con apego a la verdad, la dignidad, la tolerancia y la cultura; e insistir que la felicidad no se logra acumulando riquezas, títulos o fama, sino estando bien con nuestras conciencias, con nosotros mismos y con el prójimo.

Muchas gracias a todas y a todos ustedes.



Fuente: Gobierno Legítimo
Difusión AMLOTV