jueves, 13 de octubre de 2011

Cubanos y mexicanos en la ruta del Che


FERNANDO ACOSTA RIVEROS

El internacionalismo, la revolución y la solidaridad estuvieron presentes en la Ciudad de México al cumplirse el 44 aniversario de la muerte de Ernesto Guevara de la Serna, conocido mundialmente como el Che, el pasado domingo 9 de octubre. Un grupo de ciudadanos cubanos y mexicanos notables como Ricardo Alarcón de Quesada, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular cubana y Carlos Payán Velver, fundador del diario La Jornada, participaron en el VI Encuentro Continental de Solidaridad con Cuba desde el jueves 6 de octubre.

Ernesto Guevara de la Serna, médico argentino que se unió en tierras mexicanas a la causa revolucionaria cubana, tras conocer a Ñico López en Guatemala y después a Fidel y Raúl Castro Ruz en la Ciudad de México en 1955, se preparaba durante el mes de octubre de 1956 para viajar como combatiente desde la patria de Benito Juárez hacia la isla caribeña donde nació José Martí. Hace 55 años, el 10 de octubre de 1956, Antonio del Conde, mexicano, amigo de Fidel y el Che, entregó los 50 mil pesos que costó el yate Granma a la empresa Schuylkill Products Company Inc.

La ruta del Che Guevara desde Córdoba y Buenos Aires hacia México fue seguida en estos días por varios argentinos solidarios con Cuba, como la compañera Stella Calloni, periodista fundadora del diario Página/12 y corresponsal de La Jornada en la patria de Cristina Fernández Kirchner. El VI Encuentro se inició justamente cuando el pueblo cubano recordaba el atentado terrorista realizado 35 años atrás contra los pasajeros y tripulantes de una aeronave de Cubana de Aviación que despegaba del aeropuerto de Barbados hacia La Habana.

Terroristas contrarrevolucionarios cubanos cometieron ese monstruoso y repugnante acto el 6 de octubre de 1976 al quitarle la vida a 73 personas que iban a bordo del avión, entre ellos 57 cubanos, incluidos los 24 integrantes del equipo juvenil de esgrima que acababa de obtener todas las medallas de oro en un campeonato deportivo; 11 jóvenes guyaneses, seis de ellos seleccionados para realizar estudios de medicina en Cuba y cinco ciudadanos de la República Popular Democrática de Corea. En esta acción estuvo vinculada la Agencia Central de Inteligencia estadunidense (CIA) como quedó demostrado al investigar a dos de sus agentes: Luis Posada Carriles y Orlando Bosch.

Amenazas, atentados y un bloqueo criminal, impuestos por los gobiernos de Estados Unidos hacia Cuba durante más de medio siglo han arrebatado la vida a más de 3 mil 500 cubanos. Solamente en marzo del año 1960 el sabotaje al buque francés La Coubre dejó un saldo de más de 100 muertos y centenares de heridos. Educadores argentinos, bolivianos, chilenos, colombianos, cubanos, dominicanos, hondureños, mexicanos, nicaragüenses, peruanos, uruguayos y venezolanos, preparan diversos homenajes para recordar a Manuel Ascunce Domenech, joven alfabetizador cubano, el próximo 26 de noviembre, cuando se cumplan 50 años de que fuera asesinado por contrarrevolucionarios en la provincia de Sancti Spiritus.

Grandes manifestaciones condenando la invasión estadunidense realizada en Bahía Cochinos, Cuba, en 1961, se realizaron en la Ciudad de México en esa época. Uno de los personajes que promovió la amistad y solidaridad con Cuba, fue Lázaro Cárdenas del Río, ex presidente mexicano y figura apreciada en todas las naciones de nuestra América. El internacionalismo cardenista y huevarías fue refrendado durante el VI Encuentro Continental, por delegados de 23 países, entre quienes se encontraban, acompañando a cubanos y mexicanos: Manuel Zelaya, ex presidente de Honduras; Tomás Borge, comandante nicaragüense, fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN); Le Thanh Tung, embajador de Vietnam; Jorge Mancilla, embajador de Bolivia; Patricia Vaca Narvaja, representante diplomática de Argentina; Rodolfo Camarosano, embajador de la República Oriental del Uruguay; Trino Alcides, representante diplomático de la República Bolivariana de Venezuela, estudiantes y trabajadores, hombres y mujeres, ciudadanos de Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Panamá, Perú, Costa Rica e incluso de Estados Unidos, cuyo pueblo fue dignamente representado por Gail Walker, activista hija de Lucius Walker, religioso cristiano, fundador de la Organización Comunitaria (IFCO) e integrante de Pastores por la Paz, movimiento destacado por su apoyo espiritual, material y moral al pueblo de Cuba.

Mientras en la capital mexicana se desarrollaba el encuentro solidario con la patria de José Martí, en Miami, Estados Unidos, se anunciaba la liberación de René González Sehwerert, uno de los cinco patriotas cubanos detenidos en 1998 y acusados de espionaje. René, Antonio Guerrero, Fernando González, Gerardo Hernández y Ramón Labañino, son cinco compañeros guevaristas que ingresaron en territorio norteamericano y lograron infiltrarse en organizaciones contrarrevolucionarias de la mafia miamense para evitar nuevos atentados terroristas contra Cuba. Salvaron la vida de muchos cubanos y estadunidenses.

Durante 13 años de presidio y calumnias, los cinco revolucionarios guevaristas han soportado presiones y abusos, con una entereza ejemplar. Se han convertido en símbolo de lucha revolucionaria y resistencia antiimperialista para las nuevas generaciones de Cuba y de los países de nuestra América. Ahora René González ha sido condicionado a permanecer tres años más en tierras del imperio para que su libertad sea supervisada. Esta decisión pone en peligro su vida por obvias razones. Los amigos y simpatizantes de los Cinco Cubanos en todo el mundo demandamos nuevamente la libertad total, sin condiciones, para Antonio, Fernando, Gerardo y Ramón, así como la repatriación pronta a Cuba del camarada guevarista René González Sehwerert.

Fuente: La Jornada de Jalisco