jueves, 13 de octubre de 2011

Veracruz, el estado que más discrimina a la población indígena, revela la Enadis


Mientras que en el país seis de cada 10 mexicanos considera que la riqueza es el factor que más divide a la nación y poco menos de la mitad de la población cree que son los partidos políticos y la repartición de apoyos del gobierno, en Veracruz somos los más autoritarios con los niños y somos el estado que más discrimina a los indígenas, según reveló la Encuesta Nacional sobre Discriminación (Enadis) 2010.

El documento elaborado por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM revela que hay una gran distancia entre lo que opinamos los mexicanos de algunos temas y sobre algunos sectores de la población y lo que estos sectores sienten y creen que les hacemos.

Toda vez que los padres de Veracruz junto con los de Tabasco son de la opinión de que los niños deben tener los derechos que les da la ley está por debajo de la media al ser 57.8 por ciento, los niños deben tener los derechos que les da la ley 37.3 por ciento los que los padres les quieran dar y 1.5 por ciento les niegan los derechos por ser menores de edad.

En relación con la discriminación de los indígenas, casi 60 por ciento de las minorías étnicas de Veracruz (junto con Tabasco) reconocen a la discriminación como su principal problema; mientras que en Aguascalientes, Guanajuato y Querétaro tres de cada 10 opinaron lo mismo.

A pesar que desde el 2000 se incorpora en el artículo 1 de la Constitución el derecho a la no discriminación, que en 2003 se promulga la Ley para Prevenir y Eliminar la Discriminación, que en 2004 se crea el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación; que hay 17 entidades que cuentan con leyes para prevenir la discriminación, 12 no cuentan con ella, uno de esos es Veracruz y sólo 13 códigos penales estatales la tipifican como delito.

Para la elaboración de la Enadis 2010 se visitaron 13 mil 751 hogares de 301 municipios en 11 zonas geográficas (10 zonas metropolitanas de mayor población del país, cuatro tipos de localidad y cuatro zonas fronterizas del país).

La visión discriminadora de los mexicanos

Dentro de las situaciones o razones que los mexicanos percibimos hacen diferencia, para 60 por ciento influye mucho la riqueza, para 26 por ciento es poco y 12 por ciento nada.

Para 46 por ciento de los mexicanos los partidos políticos provocan divisiones entre la gente en gran medida, para 31 por ciento poco y 20 por ciento nada; mientras que 45 por ciento opina que es la educación y 35 por ciento dice que poco y 18 por ciento nada.

Para 41 por ciento la repartición de apoyos del gobierno divide en mucho a la población, 33 por ciento opina que en poco y 23 por ciento que en nada.

En opinión de los mexicanos consideramos que los homosexuales, migrantes e indígenas no son respetados sus derechos: 76 por ciento opina que los derechos de las personas y los grupos de homosexuales se respetan poco o nada; un escalón más arriba, con 75 por cento considera que los migrantes están en la misma situación de sus derechos que los homosexuales y 74 por ciento dice que los indígenas.

Casi cuatro de cada 10 personas de nivel socioeconómico medio y medio alto consideran que los derechos de los discapacitados no se respetan, sin embargo esta percepción en niveles socioeconómicos más bajos disminuye a tres de diez.

Los niños y los jóvenes con derechos disminuidos en Veracruz

Los veracruzanos somos más autoritarios que los estados de las penínsulas del sureste y del noroeste, pues tenemos la más baja opinión respecto a los derechos que ofrece el estado y la ley para los niños respecto a la media nacional y esas zonas geográficas e incluso tienen mejor opinión para el trato a la niñez en Chiapas, Guerrero y Oaxaca.

En el país 65.5 por ciento de los mexicanos opina que los niños deben tener los derechos que les da la ley, 27.6 por ciento los que los padres les quieran dar y casi 4 por ciento les niegan los derechos por ser menores de edad.

Sin embargo los padres de Veracruz junto con Tabasco, esta opinión está por debajo de la media al ser 57.8 por ciento los niños deben tener los derechos que les da la ley, 37.3 por ciento los que los padres les quieran dar y 1.5 por ciento les niegan los derechos por ser menores de edad.

Otro indicador relacionado con la justificación poca o mucha para pegarle a los niños indica que somos más benevolentes los veracruzanos, pues en la región Chiapas, Guerrero y Oaxaca tres de cada 10 personas están con esta visión, en Veracruz y Tabasco sólo dos de cada 10.

Sin embargo, más de la mitad (54.5 por ciento) opina que en nuestro país se le pega mucho a los niños para que obedezcan, 27.8 por ciento algo y 13.3 por ciento poco.

La juventud es otro sector sancionado por nuestra opinión como mexicanos pues una de cada cuatro personas considera que se justifica algo (15.2 por ciento) o mucho (11.1 por ciento) llamar a la policía cuando se ve un grupo de jóvenes reunidos en una esquina, mientras que 48.7 por ciento considera que nada.

Los indígenas en Veracruz son mal vistos

Casi 60 por ciento de las minorías étnicas de Veracruz (junto con Tabasco) reconocen a la discriminación como su principal problema; mientras que Aguascalientes, Guanajuato y Querétaro tres de cada 10 opinaron lo mismo.

En contraste, una de cada 10 personas pertenecientes a un grupo étnico en las regiones de Durango, San Luis Potosí, Zacatecas, Hidalgo, Morelos, Puebla, Tlaxcala, Baja California, Baja California Sur, Colima, Jalisco, Michoacán y Nayarit compartieron esa sensación.

En relación con las minorías étnicas que consideran que no tienen las mismas oportunidades que otros sectores para conseguir trabajo el estado está en la media con 37 por ciento; sin embargo no es la misma situación con Hidalgo, Morelos, Puebla y Tlaxcala porque asciende al extremo de 62.7 por ciento y es en Campeche. Quintana Roo y Yucatán el mínimo con 20.2 por ciento.

Somos más tolerantes en la profesión de la religión

En Veracruz (junto con Tabasco) también resultamos más tolerantes en relación con la religión, pues el 82 por ciento considera que las autoridades deben defender los derechos de los no católicos para vivir en un lugar en donde la mayoría profesa esa religión, sólo 2 por ciento de la población considera que se deberían de expulsar a los protestantes; 8.7 por ciento habla de reubicación de quienes profesan otro credo y el 5.8 por ciento estima que las autoridades no deberían hacer nada.

Sin embargo, eso no implica que nos vean de la misma manera las minorías religiosas, pues donde más se sienten hostigados por la gente de la colonia o barrio donde vive es en Durango, San Luis Potosí y Zacatecas con 45.3 por ciento; mientras que ocupamos el segundo lugar junto con Tabasco con el 32 por ciento.

En este contexto resulta urgente la revisión de la política pública del gobierno del estado y una especial del gobierno federal para la infancia y los indígenas de la entidad porque entre los mexicanos, los veracruzanos resultamos quienes más los discriminamos.

Fuente: La Jornada de Veracruz