lunes, 28 de octubre de 2013

Demandan en Olinalá liberar a Nestora Salgado y comunitarios


Asisten indígenas nahuas de Temalacatizingo y Tlatlahuquitepec y me phaa de Ayutla, y comisarios

El memorial incluye una misa y una manifestación pública en el Zócalo de la cabecera municipal

SERGIO FERRER ( Corresponsal)

Olinalá, 27 de octubre. Cientos de personas, entre niños, mujeres y hombres, marcharon en la cabecera municipal para conmemorar el primer aniversario del levantamiento armado del pueblo olinalteco contra la delincuencia organizada y para exigir la liberación de la comandante Nestora Salgado y los otros policías comunitarios presos.

Al memorial, que incluyó una misa y un acto público en el Zócalo, acudieron indígenas nahuas de Temalacatzingo y Tlatlauquitepec, me´phaa de Ayutla, y policías comunitarios de Huamuxtitlán, Ayutla, Atlixtac y Tixtla.

También desfiló Valentina Rosendo Cantú, mujer que denunció la violación y tortura de militares en su contra, caso que, al igual que el de Inés Fernández, fue llevado por Tlachinollan ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que fincó responsabilidad al Estado mexicano.

Rosendo Cantú comentó, en breve entrevista, que apoya a la Policía Comunitaria y que está contra la injusticia que se le hace a su comandante, Nestora Salgado.

Ya en el Zócalo, Gonzalo Molina, consejero de la comunitaria de Tixtla, recordó que, frente al miedo y el terror perpetrado por la delincuencia organizada dirigida por altas esferas del poder, el pueblo se armó para decir “ya basta”; pero, a pesar de eso, el gobierno liberó a los delincuentes que fueron retenidos al concretarse bajo ley y derecho la comunitaria de Olinalá, por lo cual le solicitó que no siga violando la Constitución ni la Ley 701 de Guerrrero.

A los delincuentes, Molina les avisó que pueden enderezar su camino y ser considerados ciudadanos con derechos y obligaciones. Reiteró, por otra parte, que la comunitaria está reforzando el trabajo con brigadas no armadas, que serán también base de su policía, “una juventud comunitaria” que no sea atraída por la delincuencia.

Exigió, haciendo eco de las demandas de los manifestantes, la liberación de los dos coordinadores (Nestora Salgado García y Bernardino García) y de los policías comunitarios detenidos “sólo por obedecer el mandato del pueblo de Olinalá”, y también de otros que constituyen la comunitaria de El Paraíso, que abarca ocho municipios, integrada a la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (Crac).

Por último, Molina aseguró que los pueblos del país tienen que constituir su Policía Comunitaria, de ser necesario, para que la paz, el orden y la libertad prevalezcan.

En su participación, Cleotilde Salgado, hermana de Nestora, hizo un llamado al presidente Enrique Peña Nieto para que revise el caso de la comandante, que también tiene nacionalidad estadunidense, para que se haga justicia. Dijo que la manifestación fue porque ella no es culpable de lo que la acusan, por lo cual el pueblo no está con la cabeza gacha, sino que se mantendrá en lucha.

La comandante de Huamuxtitlán, Rosario Cano, señaló que la detención de Salgado tiene connotación sexista, pues demuestra que el gobierno no aceptó que una mujer dirigiera a una policía comunitaria y defendiera a su pueblo.

Señaló, además, que es irregular que haya sido detenida por marinos y soldados, pues a ellos no les corresponde esa función. La joven denunció que ahora pesan cargos de secuestro contra Salgado García por la retención del síndico procurador, Armando Patrón, quien fue sorprendido en flagrancia cuando intentaba robarse una vaca prueba de un doble homicidio, pero no acudió a los llamados del síndico de Cualac para ir a verificar el lugar donde ocurrieron esos hechos horas antes.