lunes, 28 de octubre de 2013

Se suman docentes de Campeche al movimiento nacional contra reforma educativa


ROSA SANTANA

HECELCHAKÁN, Camp. (proceso.com.mx).- En el I Encuentro Democrático Magisterial, Normalista y Popular en Defensa de la Educación, maestros, normalistas y paterfamilias de la región sur-sureste del país acordaron hoy aquí concentrarse en la capital del país la primera semana de noviembre para sumarse al movimiento nacional contra la reforma educativa, y las reformas estructurales en general impulsadas por el presidente Enrique Peña Nieto.

El evento, que se prolongó casi 12 horas, tuvo como sede la Escuela Normal Rural de Hecelchakán y asistieron representantes de los sindicatos Mexicano de Electricistas (SME) y Ferrocarrilero, así como de la disidencia magisterial de Oaxaca, Michoacán, Guerrero, Chiapas, Yucatán, Quintana Roo y Campeche.

En el encuentro, que en su primera parte transcurrió a puertas cerradas, los maestros y paterfamilias campechanos desconocieron los acuerdos que sus comisionados firmaron con el gobernador Fernando Ortega Bernés la madrugada del pasado viernes y también destituyeron a esos representantes.

En ese documento que firmaron, los maestros disidentes de la Sección 4 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), agrupados en el Movimiento Base Magisterial Democrática de Campeche y los paterfamilias inconformes con la reforma educativa aceptaban entregar las escuelas que mantienen tomadas y regresar este lunes a sus aulas.

No obstante, ese pacto “tramposo” con el gobernador fue desconocido hoy y los asistentes a la reunión acordaron mantener el paro en las escuelas al menos en los municipios de Calkiní y Hecelchakán, en la zona maya del estado, donde las escuelas se mantienen cerradas desde hace casi dos meses.

Asimismo, los estados participantes acordaron que el próximo 4 de noviembre desde sus respectivos estados saldrán caravanas al Distrito Federal para reforzar la lucha magisterial contra las reformas estructurales del gobierno federal.

También aceptaron sumarse a la Organización Política del Pueblo y los Trabajadores (OPPT), que en diciembre próximo habrá de constituirse formalmente, como miras a erigirse en un partido político de las clases populares.

“Tenemos que organizarnos políticamente, crear un partido de los trabajadores y luchar por el poder, pero no sólo en elecciones. Lo difícil es organizarnos como pueblo y trabajadores. La cosa es no quedarnos sentados y pensar que ya nos ganaron. Tenemos que movernos juntos para cerrar un solo puño”, dijo Juan José Gómez, prosecretario de Trabajo del SME.

A su vez, Rusel Aguilar Brindis, de la OPPT, comentó que las reformas estructurales están incendiando el país y en esta región es necesario que retomar la idea de partido que concibieron Ricardo Flores Magón y el yucateco Felipe Carrillo Puerto a fin de que las clases populares puedan contar con un instrumento para defender sus derechos.