jueves, 23 de enero de 2014

Caen tres supuestos Templarios en el Edomex


MÉXICO, D.F. (apro).- A sólo tres días del blindaje federal anunciado en los estados que colindan con Michoacán, tres presuntos extorsionadores fueron detenidos en Ixtapaluca, Estado de México. Dijeron ser integrantes de “Los Caballeros Templarios”.

Aprehendidos por integrantes de la policía municipal y estatal, se identificaron como José Juan Navarro de 24 años de edad, Miguel Ángel Navarro Calderón de 23 años de edad y Joel Aboytes Alcántara de 33 años de edad, según los primeros reportes.

Dijeron tener su domicilio en el municipio de Valle de Chalco y pertenecer al grupo del crimen organizado contra el que se crearon las llamadas “autodefensas” en Michoacán.

La aprehensión se logró cuando comerciantes de ese municipio denunciaron que los presuntos extorsionadores fueron a un mercado ubicado en la calle Real del Oro. Según el testimonio, les exigieron el pago de entre 200 y mil pesos, dependiendo del negocio que tuvieran, para evitar que hicieran daño a ellos o a sus familias.

Frente a la amenaza, los afectados pidieron el apoyo de la policía municipal y estatal. Los presuntos criminales llegaron al mercado a bordo de un automóvil marca Tsuru con placas 618-ZCY del Estado de México, con el que aparentaban dar el servicio de taxi. Al intentar cobrar la “cuota”, fueron identificados por los afectados; entonces los uniformados los aprehendieron.

La presencia de los Caballeros Templarios en el Estado de México no es reciente. Desde 2012 se tiene registro de detenciones por secuestros y homicidios de supuestos integrantes de este grupo en municipios como Ixtapaluca y Valle de Chalco. También se les ha relacionado con la colocación de mantas con amenazas hacia otra organización criminal y se les ha incautado droga y armas de alto calibre.

El lunes 20 de enero, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, se reunió con los gobernadores de los seis estados que colindan con Michoacán. Acordaron “blindar” las fronteras de sus estados con el aumento de la presencia de policía federal y patrullajes en coordinación con la policía local.

El propósito, dijeron, fue evitar que grupos del crimen organizado y de los llamados autodefensas amplíen su zona de influencia o pretendan resguardarse en estados vecinos, así como proteger a los ciudadanos que viven en esos territorios. Los estados participantes fueron Jalisco, Colima, Guerrero, Guanajuato, Querétaro y Estado de México.

Ese mismo día por la noche, autoridades del municipio de Susupuato, al sur michoacano y en frontera con el municipio de Valle de Bravo del lado mexiquense, reportaron el hallazgo de cinco cadáveres, dos de ellos de niños.

El martes 22, la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) confirmó que las víctimas eran miembros de una sola familia y habitantes de la comunidad de San Juan Atezcapan.