viernes, 7 de marzo de 2014

VERACRUZ: Infiltrados violentaron concentración del MMPV en el Congreso local, aseguran


JAIR GARCÍA

Fuego y una lluvia de piedras, huevos, envases de vidrio, extintores y gases lacrimógenos, además de un total desinterés de parte de los diputados locales fue lo que se vivió la mañana de este jueves, cuando una protesta de repudió contra la Ley de Educación de Veracruz por parte de maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y del Movimiento Magisterial Popular Veracruzano (MMPV) se salió de control afuera del Congreso local.

Lo que inicialmente comenzó como una protesta pacífica, se volvió por instantes violenta, cuando miembros de la CNTE y del MMPV intentaron entregar varios conos de huevos a los diputados, pero se les impidió el acceso, lo cual propició una revuelta, donde de la nada un grupo de agitadores intentó tumbar una de las rejas de entrada al Congreso.

Previamente, prendieron fuego una piñata a la que se le colocó una fotografía del autoproclamado líder moral de la sección 32 del SNTE, Juan Nicolás Callejas Arroyo, mientras los maestros coreaban “ya cayó, ya cayó, Callejas ya cayó”.

Pero el momento más álgido se dio cuando se les negó la entrada y embistieron la reja, al mismo tiempo que otros profesores le colocaron estopas con alcohol a la reja para prenderle fuego.

La respuesta de los policías del IPAX y de los elementos de seguridad interna del Congreso fue apagar la lumbre con extintores al mismo tiempo que se arrojó gas lacrimógeno para intentar dispersar a los profesores.

Mientras los maestros se repelieron hacia atrás y pedían orden, otros sujetos con gorras y lentes oscuros comenzaron a la lanzar piedras y botellas de vidrio, sin atender el llamado de permanecer quietos.

Los dirigentes de la CNTE y MMPV detectaron esta situación y pidieron a sus agremiados retirarse porque ellos no venían a agredir a nadie, pero algunos sujetos no identificados continuaron arrojando piedras y otros objetos.

Fue durante unos cuantos minutos que los maestros intentaban prender fuego a las cartulinas colocadas en la reja de entrada, mientras que el personal de seguridad sofocaba con el uso de extintores.

Maestras y maestros retaban al personal de seguridad a una confrontación sin armas, extintores ni gases, pero los custodios permanecieron tranquilos a la expectativa y sólo utilizando el extintor para apagar el fuego y dispersar a los profesores que se acercaban a la reja.

Previo a que se saliera de control, los maestros llegaron a la entrada del Congreso después de las 9 de la mañana y poco a poco fueron colocando un enorme tendedero con cartulinas que incluían en nombre de cada uno de los diputados que votaron a favor de la Ley de Educación de Veracruz, en casi todos incluían calificativos como traidores, vendepatrias e ignorantes.

Sin embargo, destacaban las de Juan Nicolás Callejas, a quien lo señalaban de “gran traidor del magisterio”, o las dedicadas a los panistas, a quienes acusaron de votar sólo por sus intereses.

De María del Carmen Pontón, Edgar Díaz Fuentes y Jacqueline García, escribieron que era una vergüenza que se dijeran maestros, mientras que a Guadalupe Ingram la calificaron de basura e inepta.

Todo ese tendedero de cartulinas fue el que intentaron quemar los maestros al colocar estopas con alcohol, pero se les impidió con los extintores.

Desde que llegaron durante un par de horas estuvieron lanzando consignas contra los diputados y dando razones por las cuales la Ley de Educación de Veracruz afecta sus derechos laborales, y en todo ese lapso permitieron la entrada y salida de personas y trabajadores del Congreso con normalidad.

En ese par de horas, ningún representante del Congreso salió a dialogar con ellos para conocer sus inquietudes o para invitarlos al diálogo, simplemente fueron ignorados, a pesar de que el presidente de la Junta de Coordinación Política, Juan Nicolás Callejas Arroyo, ha declarado en varias ocasiones que cualquier grupo de maestros iba a ser recibido para escucharlos.