lunes, 11 de noviembre de 2013

Asegura vocero del Cecop que el estado planea aprehenderlo y llevarlo a Tepic


Como al Consejo no puede comprarlo ni dividirlo, Aguirre se propone acallarlo, asegura el líder

HÉCTOR BRISEÑO

El vocero del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositoras a la Presa La Parota (Cecop), Marco Antonio Suástegui Muñoz, denunció que el gobierno estatal tiene la intención de aprehenderlo desde este domingo en la madrugada, acusado de terrorismo, secuestro y ataques a las vías federales, como un acto de represión por oponerse a la construcción de la presa La Parota, impulsada por la Comisión Federal de Electricidad (CFE), desde hace más de una década, en la zona rural de Acapulco, y por exigir la reconstrucción de los pueblos afectados por la crecida del río Papagayo el pasado 15 de septiembre.

El 3 de noviembre, pobladores de Cacahuatepec acordaron detener las plantas de bombeo de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco, Papagayo 1 y 2, que se encuentran en la comunidad de Salsipuedes, si el gobierno municipal no cumple su promesa de ayudar a reconstruir los poblados de Cacahuatepec afectados por la crecida del Río Papagayo debido a la tormenta Manuel, a mediados de septiembre pasado, de lo que culpan al mal manejo de la presa hidroeléctrica La Venta.
En asamblea del Cecop efectuada en Aguacaliente, a la que asistieron unos 300 representantes de los 47 anexos de los Bienes Comunales de Cacahuatepec, Suástegui Muñoz explicó que policías ministeriales instalaron tres retenes en las inmediaciones de Cacahuatepec, en Las Plazuelas, San Isidro y cerca de Tres Palos, con la orden de detenerlo, apresarlo y posteriormente trasladarlo al penal de máxima seguridad en Tepic, Nayarit.

Para arribar a la asamblea, afirmó, tuvo que cambiar de vehículo.

Suástegui Muñoz responsabilizó de lo ocurrido al gobernador Ángel Aguirre Rivero y Humberto Salgado Gómez, quien durante su gestión, ha sido secretario general de gobierno y posteriormente coordinador general del Ejecutivo.

El líder del Cecop reveló que en meses pasados fue amenazado por Salgado Gómez.

Señaló que “Salgado Gómez me dijo: te calmas o te metemos a la cárcel; gente mala te está observando, o te metemos a la cárcel o termina tu vida”.

Recalcó que “la orden es que hoy mismo me trasladen, ni siquiera al penal Las Cruces; sería más fácil acabar con un luchador social en la cárcel de Tepic. Nosotros ya lo presentíamos, el gobernador había anunciado que aplicaría la ley y eso significa que te va a madrear”.

Suástegui Muñoz señaló que no saldrá de Cacahuatepec: “si el gobierno quiere que venga por mí, no me voy ir de mi pueblo. Los vamos a esperar hombre y mujeres”.

Expresó que “el gobernador en lugar de amenazar debería cumplir su palabra empeñada en Cacahuatepec, en lugar de mandarnos a encerrar. Exigirle al gobernador ahora es un delito”, y recordó que el mandatario estatal no ha cumplido con los Acuerdos de Cacahuatepec, firmados el 16 de agosto de 2012, en los que se compromete a no usar la fuerza pública contra comuneros opositores, a buscar una audiencia con el presidente de la República Enrique Peña Nieto, a respetar las decisiones del Tribunal Agrario y a no criminalizar a los opositores a la presa.

En cuanto al diálogo propuesto por el alcalde Luis Walton Aburto, habitantes de Cacahuatepec aceptaron el planteamiento, pero pidieron que la reunión sea el próximo viernes a las 12 del día en los Bienes Comunales de Cacahuatepec, y que asistan otros funcionarios municipales.

“¡Sí, al diálogo, pero que venga Luis Walton!”, exclamaron pobladores.

“Nadie se va a exponer a salir y que allá nos agarren presos”, expresó el vocero del Cecop, quien añadió que “¡quieren acaparar el río, pónganse águilas, compañeros!”, y culpó a Aguirre Rivero y al senador perredista Armando Ríos Piter de actuar de común acuerdo con el gobierno federal para construir la presa La Parota.

Subrayó que “no estamos solos, están con nosotros el pueblo, la Organización de las Naciones Unidas, las organizaciones sociales e internacionales como Amnistía internacional”.

Expresó que “si algo nos llega a pasar o nos llegan a matar los culpable son Ángel Aguirre Rivero y Humberto Salgado Gómez. Él único enemigo de Guerrero es el gobernador, ha infiltrado gente para dividir a la policía comunitaria; pero al Cecop no lo pudo comprar ni dividir, lo que quiere es acallarlo”.