lunes, 11 de noviembre de 2013

Asesinan al líder de productores agrícolas Luis Olivares Enríquez


En el ataque, también muere su mujer; autoridades localizan ocho casquillos de 9 milímetros
El 2 de noviembre, sicaros dejaron una amenaza para él en el cadáver de una persona cercana

FRANCISCA MEZA CARRANZA ( )

El dirigente de la Unión de Productores de la Costa Grande, Luis Olivares, fue asesinado ayer junto con su pareja, Ana Lilia Gatica, en la colonia Fuerte Emiliano Zapata, en Coyuca de Benítez, por personas armadas no identificadas; su ex esposa, Zeferina Romero Fernández, dijo que “él no tenía contrarios; yo pienso que fue el mismo gobierno”.

De acuerdo con vecinos, el asesinato ocurrió a las 8:30 de la mañana; el dirigente estaba sentado en la hamaca en el patio de su vivienda mientras que su pareja estaba en uno de los cuartos, y ahí los mataron.

Casi al mediodía había un par de mujeres fuera de la casa, que ya estaba acordonada con cinta amarilla. Según dijeron, acudieron efectivos de la Policía Ministerial y de la Marina, quienes sólo acordonaron la zona y colocaron vasos desechables sobre los casquillos de 9 milímetros que estaban en el patio, y luego se fueron tras dar la orden de que nadie pasara, para no alterar la escena.

Una de las vecinas dijo que tenía miedo por el resto de los habitantes de la zona, en la que habitan al menos 80 familias. “Si eso le hicieron a él, qué no le harán a los demás”, expresó.

Poco a poco, los vecinos bajaron. También llegó la Policía Estatal con los peritos, quienes comenzaron las diligencias; en total colocaron ocho conos que indicaban el número de casquillos.

Otra vecina platicó que se oyeron los disparos y después gritos de los hijos del dirigente, que llegaron a los pocos minutos. La mujer de Luis Olivares fue encontrada viva; sin embargo, a pesar de que llamaron por una ambulancia, nunca llegó.

Ante la tardanza de las autoridades, los familiares se llevaron los cuerpos a sus viviendas.

El de Luis Olivares fue llevado a la casa de su ex esposa, Zeferina Romero Fernández, donde lo preparó un médico forense para ser velado.

Romero Fernández platicó que iba a almorzar cuando oyó los disparos; dijo que corrió a ver porque minutos antes uno de sus hijos había salido a ver a su padre. Recordó, con lágrimas, que al llegar aún encontró con vida a la actual pareja de Luis Olivares, quien intentó decir algo.

Ella “estaba dentro, se estaba muriendo, todavía no se moría, quería ella hablar, pero no pudo hablar; ya como a los cinco minutos dejó de respirar”, relató.

Cuando mataron a su primo David Romero Téllez, el sábado 2 de noviembre, recordó, los sicarios dejaron un papel en el que lo amenazaron; le decían que donde se metiera lo encontrarían.

“Él no tenía así contrarios, yo pienso que fue el mismo gobierno, porque el gobierno siempre ha tratado de matar a los lideres, y es todo lo que le puedo decir… A mí nunca me comentó nada. Yo lo único que le dije es que se fuera, por el papel que le habían dejado en el cuerpo de mi primo; digo ‘vete’, pero dijo que no se iba a ir porque no debía nada; eso es lo que me dijo; no tenía miedo”, expresó.