lunes, 11 de noviembre de 2013

GUERRERO: Seguir la lucha contra Mexhidro sería arriesgarlo todo, considera el alcalde


“Yo no iba a arriesgar a los productores y sus familias”, expone el primer edil de Cutzamala

JESÚS PINTOR ( Corresponsal)

Cutzamala de Pinzón, 10 de noviembre. La confabulación entre los grupos del poder federal con propietarios de Mexhidro, pese a la clemencia de los productores vejados por la empresa italiana, fue lo que obligó, tras reunión con los afectados, a aceptar un mal acuerdo, asentó el presidente municipal, Isidro Duarte Cabrera, pues el riesgo de perder todo tras los casi seis meses de lucha, era inminente.

El arreglo logrado el 6 de noviembre, dijo, si bien no lo dejó satisfecho “no había otra salida”, pues se pusieron en juego muchos intereses de la parte cupular, pero estaba antes que todo, expuso, la tranquilidad de los productores y sus familias; “yo no iba a arriesgarlos”.

Sin embargo, la lucha no culmina allí, pues el comité coordinador nombrado en la misma reunión e integrado como cuerpo colegiado, vigilará que se cumpla el convenio que habla entre otros puntos, de una reducción de 26 a 13 años, el tiempo que pedía Mexhidro para explotar las aguas de la presa El Gallo.

Por ello, tras recoger las opiniones de los productores sobre la salida “tengo la conciencia tranquila, pues también se ha dicho que me dieron un dinero por debajo del agua, o que utilicé el movimiento con miras electorales, lo digo con claridad: seguir con esta lucha, desgastaría a los cutzamaltecos, con el riesgo de que no obtener nada”.

Los empresarios italianos estaban abusando del municipio sin que la gente tuviera ningún beneficio, “y eso lo hicieron por siete años. La empresa trabajó sin ninguna vigilancia, y provocó el hartazgo en la sociedad para poder hacer de este movimiento, que duró aproximadamente seis meses”.

Fue un movimiento que tuvo la participación de varios actores políticos y se dirigió por las rutas adecuadas, “pero se dio un sospechoso silencio de la empresa Mexhidro y de las dependencias federales; eso nos orilló a reunirnos y a llegar a conclusiones, como que inclusive había apoyo directo del poder federal”.

En ese momento, expuso el presidente municipal, se recurrió a la decisión de ya no seguir exponiendo a la gente que se mantuvo en el plantón frente a las instalaciones de la planta generadora de energía eléctrica y a sus familiares, por lo que se buscó la reunión con las características de la de la semana pasada.

El acuerdo no fue fortuito, reveló Duarte Cabrera, pues la empresa no reconocía los daños y siempre iba con un ofrecimiento reducido de 3 millones de pesos para los productores afectados, cuando se pedían 60 millones; en la plática reciente se planteó llegar a 5 millones y se cerró con los 8 millones.

Llegó el momento “en que mi gente tuvo temor, pues pensaba en algún ataque, desaparición o hasta asesinato, pues la lucha de los productores fue de entrega total. Por ello nos detuvimos a repensarlo, y concluimos que eso era lo más conveniente. ¿De qué podían ser capaces los de la empresa Mexhidro y las mismas dependencias federales?, la verdad no quisimos indagarlo”.

Un factor más, para la conclusión de la lucha, abundó Duarte Cabrera, “fue que ya llegaban los tiempos de las cosechas, de ajonjolí, de la mazorca; si no aterrizábamos en una solución se iba a perder todo, y eso no le convenía al municipio, la empresa debería compartir sus ganancias”.