lunes, 13 de enero de 2014

Apelan activistas a instancias internacionales por el intento de encoger el Parque Arrecifal


NORMA TRUJILLO BÁEZ

Organizaciones de la sociedad civil denunciaron ante instancias internacionales la intención del gobierno mexicano de modificar los límites del Parque Nacional Sistema Arrecifal Veracruzano (PNSAV), con especies endémicas y que además representa una barrera física natural contra los huracanes para la ciudad de Veracruz, violentando su compromiso de conservar y proteger un humedal de importancia mundial, tan sólo para ampliar las instalaciones de la Administración Portuaria Integral (Apiver).

La censura colectiva de las 7 organizaciones no gubernamentales e investigadores fue porque el pasado 19 de diciembre la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) autorizó el proyecto de ampliación de Apiver, a pesar de que el Sistema Arrecifal Veracruzano fue declarado Área Natural Protegida (ANP) en 1992, con el objetivo de proteger el derecho humano al medio ambiente sano, y en 2004 fue inscrito como humedal de importancia internacional en la Lista Ramsar.

De acuerdo con la queja de la Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente (AIDA) y el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), con apoyo de la Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental (Lavida), Pobladores A.C., Senderos y Encuentros para un Desarrollo Autónomo Sustentable (Sendas), Litiga OLE, Pronatura Veracruz y el doctor e investigador Leonardo Ortíz Lozano; sólo duró 8 años esta protección por lo que presentaron al Secretariado de la Convención Ramsar un reporte sobre el incumplimiento del gobierno federal de ese tratado internacional.

Los ambientalistas dijeron que: “si bien el Estado mexicano puede modificar los límites de los sitios que inscribe en la Lista Ramsar, esto tiene que hacerse conforme a las causales y procedimientos determinados en la Convención Ramsar. Sin embargo, el gobierno federal pretende modificar el área del PNSAV contradiciendo sus propios actos y actuando en contravención del principio de legalidad de los que es firmante”.

Y agregaron: “de acuerdo con la información pública obtenida de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), la causal por la cual el gobierno mexicano decidió modificar los límites del PNSAV es la llamada cláusula de “error”, contenida en la Resolución VIII.22, la cual sólo puede invocarse por cambios en las características ecológicas resultantes de procesos que han degradando parte del humedal”. Sin embargo, aclararon, hasta ahora el gobierno federal “no ha probado científicamente que se hayan modificado las características ecológicas en detrimento del humedal. Es cuestionable que la Conanp haya decidido notificar el supuesto error al Secretariado Ramsar cuando la Semarnat estaba en vísperas de autorizar la ampliación del puerto de Veracruz”.

En su análisis los ecologistas explican que el otro camino legal para modificar los límites de los sitios Ramsar es la de “motivos urgentes de interés nacional”, contenido en la Resolución VIII.20, la cual implica una evaluación ambiental previa y una consulta a todos los interesados directos, algo que hasta el momento no ha ocurrido.

Esta decisión vertical, señaló Sandra Moguel, asesora legal de AIDA, “es porque el gobierno federal está determinado a modificar la poligonal del PNSAV de manera ilegal toda vez que no le es jurídicamente posible proceder según los procedimientos establecidos por la Convención Ramsar”.

En resumidas cuentas, precisó: “el gobierno mexicano viola la Convención Ramsar, situación que implica la transgresión de sus obligaciones internacionales sobre la conservación de un humedal de importancia internacional. De consumarse la modificación al PNSAV, el gobierno mexicano también habrá lesionado el derecho humano al medio ambiente sano de los mexicanos en general y de los veracruzanos en particular”.

Por lo anterior, entre otras cosas, las organizaciones solicitaron al Secretariado de la Convención Ramsar que considere inaceptable la reducción de los límites del PNSAV, y que la posible modificación se debata en la próxima Conferencia de las Partes que tendrá lugar en Uruguay en 2015.