miércoles, 8 de enero de 2014

Equipos de espionaje comprados por México sirven para espiar políticos: Pedro Miguel



Pedro Miguel, periodista de La Jornada, consideró que mientras más se conoce sobre el espionaje en México, se escudriña un “rompecabezas” de una “maquinaria monstruosa” que opera desde hace años.

En entrevista para Noticias MVS, primera emisión, habló sobre lo que hoy se dio a conocer en el mismo espacio informativo, referente a que dos de las empresas en espionaje más poderosas del mundo vendieron sus servicios al gobierno mexicano para combatir al narcotráfico y la delincuencia organizada, durante los sexenios de Vicente Fox y Felipe Calderón.

Sin embargo, las dos empresas -Verint y Narus- colaboraron con el gobierno de Estados Unidos para vigilar a la clase política mexicana y cuidar sus negocios.

Pedro Miguel consideró que ambas compañías “forman parte de un mercenariato” y forman parte de una “guerra virtual por controlar la información de la gente”.

Lo que debe escandalizar, señaló es un proceso de privatización de la inteligencia, en el que proliferan los “mercenarios de la información”, lo que no ha cambiado en la actual gobierno.

Mencionó que los elementos tecnológicos que el Estado mexicano compra, no los domina y no tiene ninguna garantía de que se utilizarán para otros fines.

“El Estado no tiene la menor garantía que van a operar para lo que ellos quieren”, dijo. En ese sentido, consideró que a Calderón y a Enrique Peña Nieto los conocen más que a sus propios médicos, gracias al espionaje.

“Acabaron siendo ellos los vigilados… vendieron nuestra privacidad a EU, a través de mercenarios tecnológicos”, comentó.

Y calificó como una “gran traición de funcionarios mexicanos” por haber contratado empresas de espionaje extranjeras, quienes no ofrecen ninguna garantía de que sólo vigilarán a los “narcos”, y terminan espiando a políticos, líderes, opositores o disidentes.

Este es el aporte de Pedro Miguel durante su conversación con Carmen Aristegui en Noticias MVS pimera emisión.