martes, 12 de noviembre de 2013

Tras muerte de La Quina, Romero Deschamps podría quedarse con fideicomisos millonarios


Patricia Muñoz Ríos

Imagen de Hernández Galicia durante una entrevista con La Jornada en julio de 2008Foto Marco Peláez

Con la muerte del ex dirigente sindical Joaquín Hernández Galicia, La Quina, el actual secretario general del gremio petrolero, Carlos Romero Deschamps, podría hacerse de dos millonarios fideicomisos: uno por 3 mil millones de viejos pesos depositado en Banamex y otro por 2 millones de dólares que está en un fondo de Nueva York, los cuales forman parte de una querella legal entablada por ambos que está en tribunales desde hace 24 años.

Los fideicomisos fueron creados supuestamente para obras sociales para los trabajadores afiliados al gremio. Los firmaron Hernández Galicia, cuando era secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), conjuntamente con Romero Deschamps, quien era integrante de su comité ejecutivo y uno de sus brazos derechos.

La Coalición Nacional de Trabajadores Petroleros informó sobre ambos fideicomisos y señaló que son los más cuantiosos, pero hay muchos más que estaban en procesos legales entre La Quina y Romero Deschamps.

Con intereses

La agrupación afirmó temer que, con el fallecimiento del ex líder, el actual dirigente se haga ilegalmente de estos fondos que pertenecen a los trabajadores petroleros. Señaló que se desconocen los montos precisos porque se han generado intereses durante más de dos décadas.

Explicó que tras la detención en 1989 se confiscaron a La Quina cuentas bancarias, propiedades, ranchos –otros se los invadieron– y vehículos.

Hubo saqueo indiscriminado de bienes, como las tiendas y granjas que había formado. No obstante, los fideicomisos para obras sociales no se tocaron y quedaron en los bancos.

El más cuantioso es el que está en Nueva York, que hace 24 años ascendía a 2 millones de dólares. Estos recursos no los ha podido tocar Romero Deschamps porque el fideicomiso era mancomunado con Hernández Galicia, señaló.

Advirtió que ahora, tras el fallecimiento, Romero Deschamps buscará formas legaloides para apropiarse de estos recursos; fue cuestión de sentarse a esperar. Incluso teme que los bancos puedan quedarse con los fideicomisos y no regresen a los trabajadores petroleros.

Luego del excarcelamiento de La Quina hubo encuentros entre la representantes de Romero y Hernández Galicia para llegar a un arreglo, pero sin éxito.

Según reveló esta coalición, Romero Deschamps –por conducto de Ricardo Aldana, tesorero del sindicato– ofreció a La Quina 20 por ciento de los dineros de los fideicomisos para que los liberara, a cambio de que el otro 80 por ciento se le quedará al comité del actual dirigente.

La Quina se negó al pacto, al considerar que era un atraco para los trabajadores, y se agravó el alejamiento entre ambos. Romero incluso alegó que lo hacía por ayudar al ex dirigente.

Por ese asunto acudieron a secretarios de Gobernación y a otras instancias, sin lograr nada. Hubo un funcionario que dijo que ayudaría a rescatar estos fondos, a cambio de que el gobierno se quedara con 60 por ciento, señaló la agrupación.