miércoles, 16 de octubre de 2013

Por abandonar a representados, SNTE perderá control del sindicalismo, prevén


FERNANDO INÉS CARMONA

Orizaba, Ver.- La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) está a nada de quedarse con el control total del sindicalismo magisterial en Veracruz; la indolencia en las secciones 32 y 56 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) por rechazar la reforma educativa se identifica como la principal causa. En tanto, el proceso legal para desconocer a Manuel Arellano y Juan Nicolás Callejas Roldán avanza y se da por descontado que se agotarán la legalidad para lograrlo.

El vocero de la CNTE en la región Altas Montañas, Jorge Cruz Ibáñez, reconoció que los secretarios generales de las secciones 32 y 56, Callejas Roldán y Arellano Méndez “cometieron el error de ser los primeros que encabezaron las marchas contra la reforma educativa, y después cuando negociaron se hicieron a un lado y dejaron en el abandono a los maestros”.

Refirió que en las primeras marchas contra la reforma a inicio de este año “los dirigentes de las secciones 32 y 56 intentaron mostrar una aparente unidad, pues incluso invitaron a las movilizaciones a quienes simpatizamos e integramos en la CNTE. Nos pidieron que los acompañáramos en la lucha y al final dejaron solos a todo el magisterio”.

El problema se agrava “cuando ellos son cómplices de las acciones represivas en contra de los compañeros maestros. Al quedarse callados avalan que se arremeta en contra de los maestros ya sea a través de amenazas administrativas o con el uso de la fuerza pública. Todo eso se va a terminar. Los maestros ya iniciamos las acciones para desconocerlos legalmente, estamos armando toda la estructura para incluso formar un comité seccional alterno y entonces sí, el comité nacional del SNTE no tenga argumentos legales para evadir la petición de desconocimiento de ambos dirigentes”.

Por ejemplo, agregó: estamos armando en cada unidad de trabajo, las asambleas para que desde las bases magisteriales podamos desconocer a los dirigentes, de ahí nos vamos a las regiones y finalmente haremos lo propio con el comité seccional, es decir integramos el comité alterno. La lucha es difícil porque los actuales dirigentes aún recurren a la amenaza en contra de los maestros, hay casos en los que son los compañeros los que nos comentan la forma en la que intentan detener este movimiento en contra de ellos”.

El rechazo es consecuencia de la forma en la que ambos dirigentes prefirieron seguir dependiendo de la nómina oficial en vez de atender los reclamos de los maestros, de sus representados. El tema no es fácil, “pero la mayoría de los maestros están integrados en la lucha en contra primero de la reforma educativa y para desconocer a quienes se dicen dirigentes sindicales pero que en sí no respaldaron la lucha y muchos menos apoyan a los maestros, por el contrario lo evidencian y lo dejan al desamparo de la autoridad educativa para que los afecte de manera perjudicial”.