martes, 19 de noviembre de 2013

Incrementan en el DF penas por violencia en marchas


Por Ángel Bolaños y Bertha Teresa Ramírez

México, DF, 19 de noviembre. Con el voto en contra de los diputados del PRD que pertenecen a Izquierda Democrática Nacional (IDN), salvo Antonio Padierna Luna, quien preside la Comisión de Administración y Procuración de Justicia que presentó el dictamen correspondiente, el pleno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) aprobó reformas al Código Penal que incrementa las penas hasta en una mitad a los delitos de robo, daño en propiedad ajena y lesiones cuando se cometan durante manifestaciones públicas, mítines, plantones, así como concentraciones de tipo recreativo y deportivo.

Con el voto de los legisladores perredistas del llamado bloque progresista, PAN, PRI, PVEM, Nueva Alianza, Movimiento Ciudadano, el dictamen se aprobó con 38 votos a favor, seis en contra y una abstención, este último de la diputada Dinorah Pizano, quien pidió; sin embargo, que se corrigiera su voto en contra.

La reforma se aprobó luego de un debate centrado principalmente entre los diputados Arturo Santana y Padierna Luna, ambos del PRD y quienes presentaron por separado las iniciativas que derivaron en el dictamen, con sus compañeros de bancada Alejandro Ojeda Anguiano y Eduardo Santillán Pérez.

Santana subió, al presentar al pleno el dictamen, señalando que con este se respondía a una exigencia ciudadana a partir del incremento de los actos violentos en manifestaciones desde la protesta del 1 de diciembre de 2012, en el contexto de la toma de protesta de Enrique Peña Nieto.

Afirmó que el Distrito Federal, por ser capital de la República, concentra el mayor número de protestas y “no podemos permitir que existan personas que bajo el anonimato de una máscara lesionen y lastimen” a los policías, así como tampoco que se ocasionen “daños a monumentos, a comercio y saqueos a establecimientos” con el pretexto del libre ejercicio de la manifestación.

Alertó que la reforma busca inhibir que grupos de infiltrados desvirtúen la legítima protesta con actos violentos, que pretenden desestabilizar la gobernabilidad de la ciudad.

Ojeda Anguiano, quien consideró estas modificaciones como una “contrareforma” a los cambios al mismo Código Penal que esta misma Asamblea aprobó en diciembre tras los desmanes contra la ciudad de diciembre pasado, “lejos de pedir que se investigue a las autoridades quienes son los verdaderos responsables”, la mayoría del PRD y de otros partidos aprueban unas reformas ambiguas, que atentan contra la protesta social”.